abril 14, 2022

Memín Pinguín: la popular historieta que es fuertemente criticada, ¿la leías?

Memín, a quien conocimos en aquellas revistas de páginas de color sepia, se convirtió en el niño de cómic más famoso en nuestro país Tomado de https://www.elsoldehermosillo.com.mx/rss.xml...

A finales de la década de los sesenta, cada semana llegaba a los estanquillos de todo México una nueva aventura de un niño afromexicano travieso y de ojos grandes de nombre Memín Pinguín, a quien conocimos en aquellas revistas de páginas de color sepia y que se convirtió en el personaje de cómic más famoso en nuestro país.

Te recomendamos: «Si rezan el credo, descansan el Viernes Santo» propuesta de empresa a sus empleados [Video]

En 1962, su primer cómic

Aunque apareció primero en las historietas “Pepín”, integrada por historias cortas, Memín, de acuerdo a la Hemeroteca Nacional de México, contó con su propia revista a partir de 1962, realizada por la legendaria argumentadora Yolanda Varga Dulché y los inolvidables trazos de Sixto Valencia.

El cómic, informa el portal especializado en la historieta mexicana, dura siete años y se publican 362 números. Al final, Memín y sus amigos se encuentran con un adivino, quien para convencerlos de su magia les relata su vida desde el principio, por lo que la historia vuelve a comenzar.

Un niño «tonto, pobre y negro»

Yolanda Vargas, afirma el portal, concibió a Memín con una serie de características que lo distinguirían de Carlangas, Ernestillo y Ricardo, el resto de los niños que asistían a la escuela primaria “Benito Juárez” y que provenían de diferentes estratos sociales.

Así, para la argumentista, Memín debía ser «feo, torpe, ignorante, chapucero, pobre y negro»; pero en compensación también es “tierno, alegre, simpático, tenaz, solidario con sus amigos”. Además tiene un amor incondicional por Eufrosina, su madre lavandera.

Memín era «resuave»

Para el historiador Carlos Martínez Juárez otro rasgo que distinguió al cómic de Memín Pinguín fue el uso de expresiones coloquiales, que reflejan el contexto urbano donde se desarrollan las aventuras de Memín. Así es posible leer frases como: “resuave”, “nos vidrios”, “riata”, “cuate”, o “cacles”.

“Algunas de estas expresiones son muy coloquiales, se escuchan o escuchaban en las calles, en los barrios y en las vecindades de aquella época”, afirma Martínez Juárez, quien en 2017 dedicó su tesis de licenciatura al personaje de Yolanda Vargas y Sixto Valencia.

«Humor racista»

El cómic de Memín Pinguín se vio en entredicho tras una controversia desatada en 2005, cuando a la salida de unos timbres postales conmemorativos de la historieta, grupos antirracistas estadounidenses denunciaron que la figura del niño era ofensiva y reforzaba una serie de estereotipos de la comunidad afroamericana.

El historiador Federico Navarrete incluso ha calificado al cómic como “humor racista”. En su libro “Alfabeto del racismo mexicano” escribó sobre Memín: “El dibujo ridiculiza sus rasgos ‘raciales’ y repite estereotipos del negro simpático pero flojo y vivales. Su madre, de la mujer sexualizada y violenta”.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Aunque fuertemente criticado, Memín Pinguín es un ícono de la cultura popular mexicana, y desde 2019 forma parte del catálogo digital de historietas, resguardadas en la Hemeroteca Nacional de México de la UNAM.

Nota publicada en El Sol de Tampico

Tomado de https://www.elsoldehermosillo.com.mx/rss.xml