Estas son las partes de tu cuerpo con las que naciste y no utilizarás nunca

Estas son las partes de tu cuerpo con las que naciste y no utilizarás nunca

Tomado de http://enseddeciencia.com/feed
<img decoding="async" data-attachment-id="120701" data-permalink="https://ensedeciencia.com/2023/10/21/estas-son-las-partes-de-tu-cuerpo-con-las-que-naciste-y-no-utilizaras-nunca/edeciencia-2p-2023-10-21t193659-159/" data-orig-file="https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?fit=1640%2C924&ssl=1" data-orig-size="1640,924" data-comments-opened="0" data-image-meta="{"aperture":"0","credit":"","camera":"","caption":"","created_timestamp":"0","copyright":"","focal_length":"0","iso":"0","shutter_speed":"0","title":"","orientation":"1"}" data-image-title="EdeCiencia 2P – 2023-10-21T193659.159" data-image-description data-image-caption="

FUENTE: Photo Library

» data-medium-file=»https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?fit=300%2C169&ssl=1″ data-large-file=»https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?fit=800%2C451&ssl=1″ tabindex=»0″ role=»button» class=»size-full wp-image-120701″ src=»https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?resize=800%2C451&ssl=1″ alt width=»800″ height=»451″ srcset=»https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?w=1640&ssl=1 1640w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?resize=300%2C169&ssl=1 300w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?resize=1024%2C577&ssl=1 1024w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?resize=768%2C433&ssl=1 768w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?resize=1536%2C865&ssl=1 1536w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193659.159.jpg?resize=1200%2C676&ssl=1 1200w» sizes=»(max-width: 800px) 100vw, 800px» data-recalc-dims=»1″>

FUENTE: Photo Library

¿Alguna vez te has preguntado por qué nuestro cuerpo tiene partes que parecen no tener un propósito claro en la actualidad? Resulta que estas son las huellas de la evolución que han quedado impresas en nuestro organismo a lo largo de miles de años. Estos restos, conocidos como rasgos o estructuras vestigiales, son como ventanas al pasado de nuestra evolución. En esta nota, exploraremos algunos de los vestigios más sorprendentes que aún se encuentran en nuestro cuerpo.

¿Un tercer párpado?

Uno de los vestigios más curiosos que puedes encontrar en tu cuerpo es el tercer párpado. ¿Alguna vez has notado ese pequeño tejido rosado en la esquina de tu ojo, cerca del lagrimal? Se llama plica semilunaris, y es lo que queda de un tercer párpado funcional que nuestros ancestros utilizaban para proteger sus ojos y mantenerlos hidratados sin tener que cerrarlos. Aunque en los humanos ya no cumple una función esencial, es un recordatorio de nuestro pasado evolutivo.

El enigmático apéndice

El apéndice, esa pequeña bolsa conectada a nuestro intestino grueso, es otro ejemplo de un vestigio evolutivo en nuestro cuerpo. Se cree que en el pasado desempeñó un papel crucial en la digestión de material vegetal resistente, pero en la actualidad, su función es mucho menos relevante. A menudo se considera un remanente de nuestros ancestros herbívoros.

Los pezones masculinos

¿Te has preguntado alguna vez por qué los hombres tienen pezones si no cumplen ninguna función aparente en su anatomía? La respuesta radica en el desarrollo embrionario. Tanto los fetos masculinos como los femeninos comienzan su desarrollo de manera similar en el útero. Los pezones se forman antes de que el cromosoma Y entre en acción para diferenciar un feto en un hombre. Aunque no tienen una función real en los hombres, no representan ningún riesgo para el organismo.

Las muelas del juicio

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son otro ejemplo de vestigios en nuestro cuerpo. En el pasado, cuando nuestros antepasados tenían una dieta más dura, estas muelas eran necesarias para masticar alimentos resistentes. Sin embargo, a medida que nuestras dietas se volvieron más suaves y nuestras mandíbulas se hicieron más pequeñas, las muelas del juicio perdieron su utilidad y, a menudo, causan complicaciones en su desarrollo, lo que lleva a su extracción en la mayoría de los casos.

El coxis

El coxis, o rabadilla, es un pequeño hueso en la parte inferior de nuestra columna vertebral que representa lo que queda de la cola de nuestros antepasados. Aunque no se mueve, sirve como punto de anclaje para estabilizar la pelvis.

<img decoding="async" data-attachment-id="120700" data-permalink="https://ensedeciencia.com/2023/10/21/estas-son-las-partes-de-tu-cuerpo-con-las-que-naciste-y-no-utilizaras-nunca/edeciencia-2p-2023-10-21t193732-958/" data-orig-file="https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?fit=1640%2C924&ssl=1" data-orig-size="1640,924" data-comments-opened="0" data-image-meta="{"aperture":"0","credit":"","camera":"","caption":"","created_timestamp":"0","copyright":"","focal_length":"0","iso":"0","shutter_speed":"0","title":"","orientation":"1"}" data-image-title="EdeCiencia 2P – 2023-10-21T193732.958" data-image-description data-image-caption="

FUENTE: Getty Images

» data-medium-file=»https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?fit=300%2C169&ssl=1″ data-large-file=»https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?fit=800%2C451&ssl=1″ tabindex=»0″ role=»button» class=»size-full wp-image-120700″ src=»https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?resize=800%2C451&ssl=1″ alt width=»800″ height=»451″ srcset=»https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?w=1640&ssl=1 1640w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?resize=300%2C169&ssl=1 300w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?resize=1024%2C577&ssl=1 1024w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?resize=768%2C433&ssl=1 768w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?resize=1536%2C865&ssl=1 1536w, https://i0.wp.com/ensedeciencia.com/wp-content/uploads/2023/10/EdeCiencia-2P-2023-10-21T193732.958.jpg?resize=1200%2C676&ssl=1 1200w» sizes=»(max-width: 800px) 100vw, 800px» data-recalc-dims=»1″>

FUENTE: Getty Images
Vello corporal

Aunque no somos tan peludos como nuestros primos primates, todavía conservamos una cantidad considerable de vello en el cuerpo. En el pasado, este vello tenía un papel importante en la retención de calor y la comunicación sensorial. A pesar de que ha perdido gran parte de su utilidad, el vello de las cejas, por ejemplo, evita que el sudor entre fácilmente en los ojos, lo que podría causar irritación.

Orejas puntiagudas olvidadas

¿Alguna vez has notado ese pequeño bulto en el borde de tu oreja? Se llama tubérculo de Darwin o tubérculo auricular, y se cree que es un vestigio de orejas puntiagudas que tenían nuestros ancestros mamíferos. Aunque ya no nos ayuda en la audición direccional, es otro recordatorio de nuestro pasado evolutivo.

Estos vestigios no son exclusivos de los humanos; también se pueden encontrar ejemplos en el reino animal. Por ejemplo, las ballenas tienen pequeños huesos pélvicos que una vez pertenecieron a extremidades traseras de sus ancestros terrestres, y las serpientes llevan restos de pelvis y huesos de las piernas enterrados en sus cuerpos como pistas de su pasado ancestral de cuatro patas.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

Tomado de http://enseddeciencia.com/feed