noviembre 13, 2022

Tom Brady y los Buccaneers conquistaron Múnich

En una constante que ha envuelto a los juegos internacionales a lo largo de esta temporada, Múnich no podía quedarse sin su final dramático. Los Buccaneers dominaron el trámite del encuentro, sin embargo los Seahawks apretaron las cosas en el último cuarto. La reacción no fue suficiente y Tampa Bay se llevó la victoria 21-16, la segunda consecutiva y que de alguna manera deja ver que Tom Brady está de vuelta. Por si fuera poco, el quarterback sumó un nuevo récord a su carrera, al convertirse en el primer mariscal de campo en ganar y lanzar touchdown en cuatro países distintos.

TE RECOMENDAMOS: Micah Parsons calienta el duelo Cowboys vs Packers: “Si ves a una cucaracha, la pisas”

La inoperancia que había mostrado la ofensiva de los Buccaneers en las semanas previas quedó en el olvido. Tampa Bay fue capaz de mover las cadenas con éxito. El mariscal de campo se vio certero en sus envíos y los receptores volvieron a hacer jugadas grandes. El efecto impactó hasta en Julio Jones, antiguo maestro en esas artes y que, sin embargo, llevaba tiempo apagado. El ex de los Falcons se escapó a la zona prometida y con un juego físico ingresó a las diagonales para poner los primeros puntos, poco más tarde, Leonard Fournette, por tierra, aumentó la venta sin que los Seahawks pudieran hacer algo.

Pero si algo tiene la NFL es su capacidad de plantear escenarios propicios para las sorpresas. Cuando los Buccaneers amenazaban con anotar una vez más, una jugada desastrosa donde Brady se colocó de receptor terminó en intercepción, el quarterback se cayó al momento de que Fournette lanzó el pase y el balón llegó al defensivo. Aunque Seattle no pudo capitalizar el error debido a un fumble de Smith en la zona roja, algo cambió en la ofensiva, al verse capaces de mover el ovoide.

Tampa Bay notó eso y no quitó el pie del acelerador, y de no ser por un touchdown de Chris Godwin al arranque del último cuarto la cosa se habría puesto complicada. La ventaja le permitió a los Buccaneers resistir un poderoso embate de los Seahawks, quienes se acercaron peligrosamente con touchdowns de Lockett y Godwin, éste último con un gran pase de Gino Smith. Aunque Seattle buscó una última serie milagrosa, los Buccaneers se terminaron el reloj con un poderoso ataque terrestre, protagonizado por el novato Rachaad White, quien superó las 100 yardas.

La mejoría de Brady fue notoria respecto a sus partidos anteriores, al completar 22 de sus 29 envíos para 258 yardas y dos touchdowns y una intercepción.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

  🔊Escucha nuestro podcastst🔊 YouTube video player
Tomado de https://www.esto.com.mx/