diciembre 3, 2021

Hispania Nostra: una tarea de gigantes hecha con aportaciones de 150 euros

La asociación recibe la Medalla de Honor de la Real Academia de San Fernando tras 45 años dedicados al cuidado del patrimonio histórico. Leer#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura...

Actualizado Miércoles,
23
junio
2021

01:25

La asociación recibe la Medalla de Honor de la Real Academia de San Fernando tras 45 años dedicados al cuidado del patrimonio histórico.

La Junta directiva de Hispania Nostra (con Araceli Pereda en el centro), en el senado, en 2018.)
La Junta directiva de Hispania Nostra (con Araceli Pereda en el centro), en el senado, en 2018.)HISPANIA NOSTRA

«No es un dato que mucha gente conozca, pero España es el tercer país del mundo con más bienes considerados Patrimonio de la Humanidad. Es el país que más veces ha sido premiado con los premios Europa Nostra al buen cuidado de sus monumentos. Tenemos el patrimonio, tenemos los profesionales, que están muy cualificados en el pensar y en el hacer, y tenemos una protección jurídica que es homologable a la de cualquier otro país. Lo que nos falta es mejorar la relación de la sociedad con su patrimonio.Es una cuestión de educación y de participación y también de orgullo.Ojalá ocurriese como en Francia, que en cada pueblo hay vecinos que se ocupan de que su monumento esté bien señalizado y que sea accesible y que asumen encantados las incomodidades de tener ese patrimonio».

Araceli Pereda, presidenta de la Fundación Hispania Nostra, está autorizada para hacer síntesis históricas. Hace 40 años trabajó en la redacción de la última Ley del Patrimonio del Reino de España, entonces como funcionaria del Ministerio de Cultura.Este año, es testigo de la negociación que llevará a la nueva ley, cuyo anteproyecto obtuvo ayer la aprobación del Consejo de Ministros.

Por el camino, Pereda recibirá en nombre de Hispania Nostra (hoy, en Madrid), la Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, un reconocimiento al trabajo de la asociación en defensa del patrimonio desde 1976. Suyas son las ya famosas listas rojas de monumentos en peligro, así como las candidaturas a los premios Europa Nostra a las buenas prácticas.

El caso de Hispania Nostra no sólo es singular por su objeto: también lo es por su sujeto. La asociación es un ejemplo raro de participación de la sociedad civil en la cultura, a medias entelequia, a medias ideal. «Vivimos de las contribuciones de los particulares, de las pequeñas contribuciones de 150 euros, mucho más que de las grandes donaciones. En 2020, hicimos 170 nuevos socios. Hasta junio de 2021 ya contamos otros 170», explica Pereda.

Hispania Nostra cuida a sus contribuyentes. Tiene una estructura territorial con delegaciones por toda España y organiza jornadas en las que los socios comprueban el estado de los monumentos amenazados y confraternizan entre ellos.

«Hay dos cosas que hemos aprendido en este tiempo», explica pereda. «Sólo si se cuenta con la gente se logra algo. Eso incluye involucrar a los vecinos del pueblo en el que está el monumento, porque si el señor que tiene las llaves no abre la puerta de la iglesia, no hay nada que hacer. La otra enseñanza es que actuar sobre un bien sin conseguir que tenga un uso real, lleva a que se vuelva a deteriorar enseguida. Hay que encontrar el punto justo entre la sostenibilidad y el respeto por la historia».

¿Qué esperar de la nueva ley? «La anterior ley estaba hecha para actualizar la legislación de la República y para normalizar la manera en que la sociedad española debía relacionarse con su patrimonio», explica Pereda. «El tema, en esa época, era inventariar lo que había y declarar una protección jurídica. Ahora, se el tema y el son es distinto: hay que ampliar el concepto de patrimonio, llevarlo al patrimonio natural, al inmaterial, concepto del paisaje, a la arquitectura subacuática, el patrimonio inmaterial…».

«Cada vez más, vamos a otro sentido del patrimonio en el que lo que importa es darle un valor nuevo, expresar que la Historia tiene que ver con la calidad de vida de las personas, que tiene un efecto económico. No sólo es cuestión de proteger sino de optimizar y crear una protección social», continúa Pereda. «En un momento en el que el despoblamiento es un problema evidente, el patrimonio es una buena herramienta para fijar la población a su territorio. Un monumento crea un hotel, que crea un restaurante, que crea un taller de artesanía, que consigue que haya buenos profesionales en un pueblo… El reto es cómo conseguir que esa riqueza cree desarrollo y no sobre-explotación, que son las dos caras de Jano del turismo».

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura

A %d blogueros les gusta esto: