enero 18, 2022

Encuentro que convenció a expertos de la Fuerza Aérea que los extraterrestres existen

El capitán Mantell tuvo un fatal encuentro con uno de los platillos voladores, cuyo desenlace sigue levantando especulaciones

La muerte del capitán Thomas F. Mantell de la Guardia Nacional de Kentucky, Estados Unidos, ayudó a convencer al mundo sobre la existencia de Objetos Voladores no Identificados (OVNI), cuando en enero de 1948, el capitán Mantell tuvo un fatal encuentro con uno de los platillos voladores, cuyo desenlace sigue levantando especulaciones.

Aquel 7 de enero parecía un día normal, de rutina para los pilotos en el aeródromo Godman Army en Fort Knox, Kentucky; sin embargo alrededor de las 13:00 hora local, el sargento Quinton Backwell informó que se encontró con un objeto volador “muy blanco” con un borde rojo en su parte inferior que veía a los lejos.

Por su parte, el comandante Guy Hix secundo el informe al describir el objeto que se veía de un cuarto del tamaño de la Luna llena, el cual, junto con otros miembros castrenses, observó el objeto no identificado por casi 35 minutos, según describe Daily Star.

Según los informes, el objeto volador viajaba a 500 millas por hora a 10 mil pies de altura. Ante ello, la Fuerza Aérea decidió enviar un escuadrón de reconocimiento. Fue entonces que cuatro pilotos a bordo de aviones F-51D Mustangs del C Flight del escuadrón Fighter 165, iniciaron su vuelo hacia la extraña figura voladora.

Uno de los pilotos abandonó la persecución debido a que se quedaba sin combustible por lo que tuvo que regresar a la base, mientras los otros tres pilotos, incluído el capitán Thomas Mantell, siguieron su marcha hacia el objeto.
Los tres pilotos no pudieron identificar que era aquel objeto enorme y blanco que levitaba y avanzaba. La base pidió a su personal que no trataran de igualar la altitud del objeto ya que había riesgos de perder el oxígeno al subir más hacia el cielo.

No obstante, los tres pilotos siguieron su marcha hasta que el teniente Albert Clemens y el teniente Hammond decidieron cancelar la persecución cuando llegaron a los 22 mil 500 pies de altura, situación que no impidió al capitán Mantell seguir adelante.

El capitán Mantell vio un enorme objeto metálico
Al acercarse al objeto volador no identificado, el capitán Mantell lo describió como algo “metálico y de un tamaño tremendo”, esas fueron sus últimas palabras antes de que perdiera el conocimiento por la falta de oxigenación por haber alcanzado una gran altura.

De pronto el avión del capitán Mantell comenzó a caer en picada dando vueltas hasta estrellarse en una granja en los límites de la frontera con el estado de Tennessee, eran las 15:18 horas de aquel 7 de enero de 1948.

Al acudir a recuperar el cuerpo de Thomas Mantell, el objeto volador desapareció sin dejar rastro. Algunos especialistas de inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos comenzaron a darse cuenta de los avistamientos OVNI.

El historiador de OVNIs, Curtis Peebles, recopiló rumores sobre lo que sucedió aquel día con el OVNI de Kentucky, los cuales van desde que se trataba de un misil soviético hasta que efectivamente se trató de una nave espacial. Además, la causa de muerte del capitán Mantell se especula que fue debido a un ataque a balazos y que el resto de su avión tenían emisiones radioactivas.
Con información de El Heraldo de México.

Tomado de https://politico.mx/

A %d blogueros les gusta esto: