noviembre 3, 2022

Zombi-covid gana concurso de disfraces en regreso de Día de Muertos a las calles de San Juan

CRÓNICA: AMÍLCAR SALAZAR/LALUPA.MX

FOTOS: CÉSAR ORTIZ/LALUPA.MX

Alrededor de cinco mil ciudadanos vivos –disfrazados de muertos– tomaron las calles del centro histórico de San Juan del Río, Querétaro, para participar la noche del 31 de octubre en la edición 2022 de la Marcha de los Muertos, desfile instituido en 2017, pero que se interrumpió durante dos años a causa de la pandemia de Covid-19.

Trajes de calaca, diablo, momia, zombi, espantapájaros; de vampiro, araña, alacrán y otros bichos; de brujo prehispánico de Catemaco y calabaza de Halloween; de Chucky, Carrie, Hannibal Lecter, Freddy Krueger y otras figuras del cine de horror; caretas de Anonymous y Joker; ropa de catrina y catrín como los pintó Diego Rivera, y también galas de boutique y rostro pintarrajeado al modo que impuso en México cierta película de James Bond. De todo, como en desfile.

Efusivo festejo –ya prácticamente sin cubrebocas– para cientos de sanjuanenses que a partir de las 19 horas colmaron algo más de dos kilómetros de la avenida Benito Juárez, desde el Puente de la Historia hasta la Plaza Independencia, para arribar a un acto de premiación a los mejores disfraces, ello de acuerdo con un jurado que fue integrado por autoridades del municipio.

La representación de un zombi-covid por parte de dos estudiantes de secundaria recibió 4 mil pesos como premio al primer lugar, mientras que una pareja de universitarios obtuvo el segundo por sus trajes prehispánicos de Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl. Finalmente, el tercero fue cedido a una familia que encontró la manera de representar el Día de Muertos a través de la famosa figura de la Chilindrina.

Micrófono en mano, Eduardo Guillén, director de Turismo y maestro de ceremonias en un templete provisto de luces, sonido y vapores de hielo seco, entregó dichos premios, acompañado del secretario de Desarrollo Económico, José Francisco Landeras Layseca, quien durante una intervención celebró “un evento mágico, un evento diferente, un evento que era esperado desde hace más de dos años”.

Coronando el desfile, dos camionetas de la firma funeraria Mausoleos Guadalupanos cruzaron la ruta para mover hasta la Plaza Independencia dos enormes cráneos de papel maché. Vistosas figuras de una mujer de la capital de Oaxaca y un hombre de Pátzcuaro, Michoacán, ello por tratarse de municipios recientemente “hermanados” con el de San Juan del Río, en función de un acuerdo firmado por el alcalde sanjuanense, Roberto Cabrera Valencia.

El diseño de dichos cráneos implicó “una fusión entre la catrina y el alebrije, formas típicas de la cartonería mexicana”, comentó a LaLupa.mx su autora, Juanamaché Méndez, escultora, pintora y maestra de la Casa de Cultura. Ella dijo que la realización de las obras le demoró 30 días, al haberlas tatuado meticulosamente con orlas de origen otomí, así como flores, plantas, mariposas y peces de las tres ciudades representadas.

El programa de la noche incluyó la develación en la Casa de Cultura local de una ofrenda por el Día de Muertos, misma que fue dedicada a Sara Pérez Romero, nacida en 1870 en San Juan del Río, y quien acompañó a lo largo de vida y carrera política al expresidente y líder de la Revolución Mexicana Francisco I. Madero.

Una segunda ofrenda, instalada en el quiosco de la Plaza Fundadores, se dedicó oficialmente al desaparecido fotógrafo y cronista sanjuanense José Velázquez Quintanar, quien virtualmente cedió un amplio espacio del quiosco para que los ciudadanos colocaran fotografías y objetos de sus seres queridos. Una oferta que propició multitudes: “Quién no tiene un muertito en la familia”, musitó una voz como de ultratumba.

(Visited 76 times, 14 visits today)

Last modified: 3 noviembre, 2022Tomado de https://lalupa.mx/