noviembre 3, 2022

Yuri Andrujóvich: «La sociedad rusa está en gran declive»

El escritor Yuri Andrujóvich habla con DW sobre el creciente interés en la literatura ucraniana, sobre un diálogo con representantes de la cultura rusa, y sobre el fin de la guerra.#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://rss.dw.com/rdf/rss-sp-all...

El escritor Yuri Andrujóvich habla con DW sobre el creciente interés en la literatura ucraniana, sobre un diálogo con representantes de la cultura rusa, y sobre el fin de la guerra.

En Ucrania, Yuri Andrujóvich es considerado un ícono de la literatura ucraniana moderna.En Occidente, uno de los autores contemporáneos más conocidos e influyentes. Las novelas de Andrujóvich fueron traducidas a más de 20 idiomas. Recientemente, el escritor fue galardonado con el Premio Heinrich Heine, de la ciudad de Düsseldorf. A principios de octubre se publicó en Alemania la nueva novela de Andrujóvich, «Radio Nacht» (Noche de radio). DW habló con el autor durante una gira por Alemania con motivo de la publicación de su nueva obra.

DW: ¿En qué consiste, durante la guerra en Ucrania, su misión como representante de la cultura ucraniana?

Yuri Andrujóvich: Está relacionada, en gran parte, con la situación particular en nuestro país. Es un tema en cada uno de mis encuentros con lectoras y lectores. No solo yo, sino también todos los intelectuales y artistas ucranianos que tienen proyectos o actuaciones, demuestran que nuestro país es resistente, que nuestra cultura no solo sobrevive de alguna manera, sino que es extremadamente activa, incluso aun cuando se encuentra en un estado bastante turbulento. En la conciencia europea, en especial aquí, en Alemania, no ha habido tal presencia cultural desde hace mucho tiempo. Este momento se debe aprovechar.

¿Cuál es su opinión del ánimo actual en la sociedad alemana con respecto a la guerra en Ucrania?

Mi sensación es que la mayoría de la sociedad apoya a Ucrania y que entiende cada vez mejor por qué no podemos acceder a un alto el fuego rápidamente, y tampoco podemos negociar con el enemigo. Pero hay una parte de la sociedad que es tradicionalmente prorrusa, algo característico de los estados que pertenecían a la ex República Democrática Alemana, o simplemente también hay pacifistas que solo ven una cosa: «Que haya paz lo antes posible, porque la guerra es mala”. Luego también existe una actitud antiestadounidense, que está profundamente anclada en la mentalidad de los alemanes. Se trata de personas que todavía creen que se trata de un conflicto entre Rusia y EE. UU., y que Ucrania no decide nada, y está siendo desgarrada por esas dos potencias, aunque solo una de ellas, como vemos hoy, es verdaderamente poderosa.

Ni un escritor ni todo un grupo de escritores puede cambiar algo de eso, porque esas personas no acuden a los encuentros. Pero pienso que todo eso junto, tanto los esfuerzos políticos, sobre todo los éxitos de nuestras fuerzas militares, así como también la diplomacia cultural a muchos niveles está cambiando paulatinamente esa imagen, y tiene un efecto positivo.

¿Se ha abierto más la sociedad alemana frente a Ucrania?

Absolutamente. Yo sé cómo era antes. Recuerdo las dificultades que había que superar luego del Euromaidán y del comienzo de la invasión rusa, en 2014 y 2015. Los periodistas con los que hablé en ese momento estaban más dispuestos a escuchar. Pero esos encuentros eran muy difíciles porque había personas testarudas en el público que hacían preguntas sobre supuestos neonazis, y decían que Crimea siempre había sido rusa. En otras palabras: «Olvídense de Crimea y vivan en paz y armonía con los rusos”.

Durante un festival literario en Noruega, usted apareció junto al escritor de habla rusa Mijaíl Shishkin, algo que indignó a parte de la sociedad ucraniana. ¿Qué piensa sobre un diálogo con representantes rusos de la cultura bajo las condiciones actuales?

Se trata de asuntos muy individuales y personales, que se deben contemplar en un contexto determinado. En cada caso se debe actuar para que todo beneficie lo más posible a Ucrania. Lo más fácil sería rechazar la comunicación con los rusos. Pero hay otro camino. Se puede hablar sobre lo que uno considera importante, más aún porque mi interlocutor, Mijaíl Shishkin, representa una narrativa que es muy útil y necesaria para Ucrania. Pero no hay un principio unitario en esto.

El autor ucraniano Yuri Andrujóvich durante la presentación de su nueva novela.

El autor ucraniano Yuri Andrujóvich durante la presentación de su nueva novela, «Noche de radio», en la ciudad de Bonn. (25.10.2022).

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, advirtió a los rusos sobre una movilización en Rusia para participar en la guerra. ¿Tiene sentido dirigirse así a los rusos?

Pienso que eso es bueno y correcto por razones tácticas, porque crea confusión. Es parte de la guerra de la información. Zelenski se dirige personalmente a la población rusa, pero la otra parte no quiere el diálogo. Rusia no ha llegado aún a ese estadio. Es una sociedad en gran declive, se está degradando cada vez más. Eso significa que no harán caso de Zelenski. La impopular movilización no cambia a los rusos, según muestran las encuestas. No salen a protestar a la calle. Pero no quiere decir que eso siempre seguirá igual.

¿En qué circunstancias se podría poner fin a la guerra contra Ucrania?

Aquí se debe mencionar, sin duda alguna, el fracaso del ejército de nuestro enemigo, y el agotamiento de sus recursos militares y sus armas, ya que sus recursos humanos todavía son numerosos, aunque cada vez de peor calidad. Para mí, una clara señal de la victoria será la restauración de las fronteras internacionales reconocidas de Ucrania, con las que comenzó la independencia de nuestro país. La segunda etapa de la victoria será entonces el inevitable ingreso a la OTAN y a la Unión Europea de Ucrania, lo que confirmará que somos parte del mundo occidental. Y que el agresor ruso nunca más nos invadirá, en ninguna circunstancia, por más que cambie su realidad interna. Y eso para siempre.

¿Cómo será Ucrania después de una victoria en esta guerra?

Una victoria significa una gran confianza en uno mismo y optimismo social. Hoy en día hay bastante de eso. Porcentajes sorprendentemente altos muestran que los ucranianos son optimistas sobre el futuro. Si este estado de cosas se ve reforzado por una victoria, eso será una gran ventaja para la reconstrucción de Ucrania y su renovación completa. Pero también habrá mucho dolor y tristeza, porque innumerables personas han perdido todo, o algo muy importante. Hará falta un gran esfuerzo de toda la sociedad para sacarlos de la depresión y para que vuelvan a la vida. Todavía habrá muchos peligros en nuestro camino, diferentes líneas divisorias entre las personas que estaban en el extranjero, que lucharon en el frente o que estaban bajo ocupación. Se pueden enumerar muchos más conflictos. Para evitarlos, ya hay que ser consciente ahora del potencial negativo que pueden tener.

(cp/ers)

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://rss.dw.com/rdf/rss-sp-all