abril 16, 2022

Yon González, un actor apasionado del karate, da vida a un etarra en ‘Érase una vez en Euskadi’

La estrella de series como Gran Hotel o Las chicas del cable o películas como Perdiendo el norte participa en Érase una vez en Euskadi, un melodrama que refleja, a través de la mirada inocente de cuatro niños, los años de...

Actualizado Domingo,
31
octubre
2021

14:08

La estrella de series como Gran Hotel o Las chicas del cable o películas como Perdiendo el norte participa en Érase una vez en Euskadi, un melodrama que refleja, a través de la mirada inocente de cuatro niños, los años de plomo de ETA.

El actor Yon González. Foto: Sergio Lardiez.
El actor Yon González. Foto: Sergio Lardiez.

Para el gran público, Yon González (Vergara, Guipúzcoa, 1986) es una estrella que ha triunfado en series como El internado, Gran Hotel o Las chicas del cable y películas como Mentiras y gordas, Torrente 4 o Perdiendo el norte. Ahora estrena en cines Érase una vez en Euskadi, un melodrama ambientado en los años 80 y en el que da vida a Félix, un joven que se deja captar por ETA.

Un personaje secundario pero vital en la trama de una cinta que expone el convulso clima que vivían los habitantes de municipios pequeños del País Vasco en aquella época. Localidades en las que no identificarse con la banda terrorista generaba problemas.

Yon González da vida al joven Félix.
Yon González da vida al joven Félix.

UN RODAJE EN FAMILIA

En este filme, el actor de Vergara ha sido dirigido por su primo Manu Gómez, quien debuta como realizador de cine tras firmar series como Seis hermanas, Derecho a soñar o Néboa. Además de haberse puesto a las órdenes de un familiar, Yon González reconoce haber encontrado en el proyecto muchas referencias que le han hecho recordar su pasado. «Yo viví todo aquello que se cuenta en Érase una vez en Euskadi y tengo muchos recuerdos que he revivido», señala.

«Es una película muy tierna en la que se habla de todo y que hace que te enganches y reflexiones tras verla», indica el intérprete. «Los protagonistas de la historia son cuatro chicos y lo que sucede a su alrededor se describe a través de sus miradas. Hay un tema principal, que son sus vidas, y luego aparecen otros como la heroína o el terrorismo. No se profundiza en ellos, pero está bien recordar esa época para no caer en los mismos errores».

Sobre este último punto, Yon González no elude dar su opinión sobre los jóvenes que eran captados por ETA. «Defendían unas ideas que ellos pensaban que servían a un bien común y que, se supone, les iba a venir bien a todo el mundo. Pero eso generaba víctimas. Es irónico que algunos pensaran que estaban luchando por esas ideas de libertad y, al final, fueran ellos quienes acabaran perdiendo la suya».

En relación con su rol en un largometraje presentado en el pasado Festival de Cine de San Sebastián, el intéprete explica: «es curioso que Félix, mi personaje, sea hijo de padres andaluces que no saben euskera. En ese sobreesfuerzo por integrarse en el lugar, no sabe dónde se mete. Él defiende algo de manera férrea y eso le lleva hasta donde le lleva. En aquellos tiempos te enterabas de vez en cuando de que habían cogido a alguien cercano porque era de ETA. Yo, por ejemplo, con 5 o 6 años tenía un compañero en karate mayor, simpático, muy agradable y con una energía muy buena que, de repente, dejó de venir a clase porque estaba en la cárcel al haberse metido en el grupo terrorista. Así que se puede decir que entrené con alguien que era de ETA».

El filme recrea la vida de una pequeña localidad vasca en los años 80.
El filme recrea la vida de una pequeña localidad vasca en los años 80.

PROHIBIDO HABLAR DE POLÍTICA

«En aquella época, hablar de política generaba tensión. De todas formas», señala el intérprete vasco, «mis recuerdos de aquella etapa son maravillosos con la montaña cerca». Momentos del pasado de este actor que se entremezclan con una historia de ficción llena de paradojas. «No me extraña que los juguetes preferidos de los chicos que protagonizan la historia de esta cinta sean las pelotas de goma que disparaban los policías tras una manifestación. Pese a todo, lo que se ve en esta película puede entenderse como una historia familiar y universal. Es decir, que es recomendable para niños y adultos».

Junto a actores de largo recorrido como Vicente Romero, Ruth Díaz, Marián Álvarez o Luis Callejo, el reparto del filme cuenta con cuatro pequeñas (y nuevas) estrellas como son los intérpretes que dan vida a Marcos, José Antonio, Paquito y Toni, los niños protagonistas. «Todos ellos están fenomenal. Lo bueno que tiene trabajar con niños es que ves que están jugando. Y, desde el juego, hacen que ese aquí y ahora se viva de manera intensa y sin prejuicios», indica González, que subraya: «cuando les miraba cara a cara en una escena que compartía era muy fácil porque veía que estaban conmigo por completo. Se ve la buena mano que ha tenido el director con ellos, porque no todos valen para algo así. En ese sentido, ha sido una de las mejores experiencias que he disfrutado».

El actor en la serie 'Gran Hotel'.
El actor en la serie ‘Gran Hotel’.

UN EXPERTO KARATEKA

En su vida privada, aquella que sucede fuera de los focos, Yon González desarrolla más facetas. Es un experto karateka («estuve metido durante muchos años. Es un deporte muy completo en el que sobre todo trabajas la mente. Mi profesor, Josean, era maravilloso y un gran educador. Hacía que te involucraras y compitieras a tope») y aficionado a las manualidades («sé poner placas solares y me arreglo con la fontanería y la electricidad»). Dos hobbies que le han servido en más ocasiones de las que cualquiera podría imaginarse. Incluso como actor, al haber aprovechado conocimientos de artes marciales para ensayar escenas de acción en El internado.

Por último, Madrid tiene una especial importancia para Yon González. Aquí vino a probar suerte en la actuación hace años y aquí vive desde entonces. «Madrid me lo ha dado todo».

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura