#WARPTeVé Master of None: cuando el amor no es suficiente; la serie regresa después de una pausa de 4 años

¿Alguna vez el amor es suficiente? Parte de convertirse en adulto es darse cuenta que las buenas intenciones suelen quedar en intentos ingenuos y cojos de lograr las cosas. No, el amor por sí solo no es suficiente. Construir una relación...

// Por: Concepción Moreno

Jue 27 mayo, 2021

¿Alguna vez el amor es suficiente? Parte de convertirse en adulto es darse cuenta que las buenas intenciones suelen quedar en intentos ingenuos y cojos de lograr las cosas. No, el amor por sí solo no es suficiente. Construir una relación entre adultos conlleva una buena dosis de disciplina, compromiso y negociación. Y de considerar el lado oscuro de la otra persona tanto como se abraza a la parte luminosa. Quizá esto último sea lo más obvio, pero también es lo más difícil.

Master of None, la serie que Aziz Ansari hizo para Netflix sobre los dilemas de ser adulto en este siglo XXI, ha regresado y lo hace de gran manera con una tercera temporada que va construyéndose de a poco hasta llegar a un final conmovedor. Podría parecer pretensiosa al inicio, con tomas largas en las que parece que nada sucede, pero hay que mirar con atención: ahí, en cada escena, se está construyendo una historia.

¿Qué historia? La de Denise (Lena Waithe) y Alicia (Naomi Ackie), recién casadas, viviendo en una granja en el campo, una vida que de inicio parece idílica. Como recordaremos, Master of None seguía la vida de Dev (Ansari), un joven actor que no entendía nada de relaciones amorosas y que trataba de sobrevivir en la gloriosa ciudad de Nueva York. Desde el punto de vista de Dev, la vida era correr o entregarse. Desde el punto de vista de Denise y Alicia, las otras protagonistas de la serie, su vida comprometida en una relación adulta. Dev aparece por ahí, pero la serie ya no es sobre él.

Ansari dirige todos los episodios de esta nueva temporada. Por cierto, este arco de cinco episodios se siente como una despedida. Ansari, metido en un pequeño escándalo sexual en 2018, había dicho que no tenía gran cosa que agregar a la serie. Quizá tenga razón, pero este temporada de Master of None es madura y compleja, completa el viaje a la vida adulta de una generación que se sigue comportando como si siguiera en la adolescencia bien entrados en los 30, lo que era la intención de Ansari desde el inicio. Sí: se siente como un adiós. Adiós a la infancia.

Alice y Denise tienen una vida hermosa, pero el amor no es suficiente. A veces las relaciones se quiebran a pesar de todo el amor que dos personas pueden regalarse una a la otra. La serie sigue la vida de ambas mujeres tratando de sacar adelante su matrimonio y topándose de frente con el muro de sus diferencias.

El estilo naturalista con el que están dirigidos los episodios dotan a Master of None de una cualidad de vouyerismo muy atractivo: estamos involucrados en primer plano en este matrimonio que parece el paraíso, hasta que algo sucede. De hecho, muchas cosas suceden, pero la construcción de la temporada es tan gradual que da la sensación que el final llega como un golpe. Pero no, es una construcción preciosa, compleja y finalmente entrañable. Como dice el subtítulo de la serie, Moments in Love, se trata de pequeñas viñetas en las que vamos comprendiendo que los instantes cotidianos son resquicios en los que se van acumulando el polvo del que se alimentan las relaciones humanas.

[embedded content]

#Expresion-Sonora.com #Sonora
Tomado de https://warp.la/

A %d blogueros les gusta esto: