julio 29, 2021

Una retrospectiva a Alicia en el País de las Maravillas, la psicodelia de Walt Disney

“Si yo hiciera mi mundo, todo sería un disparate. Porque todo sería lo que no es y entonces al revés. Lo que es, no sería. Y lo que no podría ser, sí sería”, se escucha en Alicia en el País de...

// Por: Oscar Adame

Mié 28 julio, 2021

Por: Carlos Miguel Rosales

“Si yo hiciera mi mundo, todo sería un disparate. Porque todo sería lo que no es y entonces al revés. Lo que es, no sería. Y lo que no podría ser, sí sería”, se escucha en Alicia en el País de las Maravillas, la película animada de Walt Disney que se estrenó en Nueva York el 28 de julio de 1951 con ayuda de la distribución de RKO Pictures. Es el decimotercer largometraje animado de Walt Disney Productions y fue un fracaso.

El film animado está basado en las obra del escritor inglés Lewis Carroll, Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas (1865) y A Través del Espejo y lo que Alicia Encontró Allí (1871). En ella se cuenta la historia de Alicia, una niña que entra a un a mundo surreal después de seguir a un conejo con un reloj a una madriguera. Alicia se encontrará en esta comedia musical con personajes como el Sombrerero Loco (y el inolvidable “Feliz No Cumpleaños”), El Señor Don Oruga, El Gato Risón y la intimidante Reina de Corazones.

La crítica, sobretodo la inglesa, acusó a Disney de americanizar a Alicia y tomarse demasiadas licencias con la obra original. La recaudación en taquilla fue una decepción en su estreno y la película no volvió a estrenarse en cine mientras Disney vivió.

Disney decía sobre la misma película, que a “Alicia le faltaba corazón, y era difícil que la audiencia se sintiera identificada con  ella”. Mientras Ward Kimball decía que el filme había tenido demasiados creadores involucrados, ya que Alicia había pasado por tres directores y cada uno trataba de hacer su secuencia animada más memorable, más grande y más loca que la de los demás.

A pesa de esto el film fue nominado a un Premio de la Academia, por mejor banda sonora, y al León de Oro en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

Walt Disney intentó durante casi 30 años llevar a Alicia a la pantalla. Desde 1923 cuando aun se encontraba den Kansas, Walt trato de llevar a la pantalla a Alicia con un serie de historias cortas que mezclaban animación con personajes reales, con una pobre recepción.

Cuando ya se encontraba en Hollywood, Disney se asoció con su hermano Roy  para fundar Disney Brothers, volvió a intentarlo después de reunirse con el distribuidor independiente M. J. Winkler. Entre 1924 y 1926 se produjeron más de cuarenta historias de las Comedias de Alicia, que le dieron a Walt una posición como productor.

La idea original para llevar a Alicia a la pantalla era mezclar acción real con dibujos animados, como lo hizo en su serie de los años 20 y como finalmente lo hizo el creador de Mickey en la pantalla grande con Mary Poppins. Pero este intento fracaso, primero por la adaptación cinematográfica de 1933 con Gary Cooper y Cary Grant, y después por su gran éxito de la película animada Blanca Nieves y los siete enanos.

El proyecto nuevamente fue suspendido por la crisis económica, resultado de la Segunda Guerra Mundial y en 1946 se decidió hacer una versión totalmente animada.

El look de la versión animada de Alicia en el país de las maravillas estaba originalmente basado en las ilustraciones que el artista británico John Tenniel hizo de la obra de Lewis Carroll en su primera edición. Pero eventualmente se decidió desecharlos y reinventar los personajes, para hacer una versión más enfocada a la comedia musical, que dejará a un lado la rigidez de la obra. La artista Mary Blair fue la encargada de darle ese look.

Para la película se escribieron 30 canciones basadas en versos y poemas del libro, un récord para la época, y al final se utilizaron 14, aunque algunas se utilizan solo unos segundos. El guion original corrió a cargo del escritor Aldous Huxley (Un Mundo Feliz), pero fue desechado por considerarlo demasiado serio.

Probablemente fue una gran decepción para Walt que la obra que pensó durante casi 30 años no tuviera el éxito que él esperaba. La película costó 3 millones de dólares y en su proyección original recaudó alrededor de 2,3 millones.

Lo último que hizo Disney en vida con el filme fue estrenarlo en televisión, convirtiéndose en la primera película animada de Disney en estrenar por este medio el 3 de noviembre de 1954 por la ABC.

Walt Disney murió el 15 de diciembre de 1966, así que no le tocó ver el resurgimiento de su obra. Con el estreno y éxito del Submarino Amarillo (1968), la cultura de la spsicodelia de la era hippie redescubrió a Alicia.

El color, la estética y dirección artística de la artista Mary Blair fue revalorizada y se le asoció con la contracultura hippie en la universidades de Estados Unidos. Aunque esto no le sentó muy bien a la compañía Disney, que decidió retirar las copias de la película de las universidades en 1974.

El éxito comercial de Alicia nunca fue grande. Pero a pesar de esto su influencia en la cultura pop trascendió a otros artistas y a otros medios por décadas.  Inspiró a incontables medios gráficos (playeras, tatuajes, ilustradores) y videojuegos como los Nintendo The Legend of Zelda: Marjor´s Mask. Inspiró a directores de cine como Tim Burton, que finalmente realizó una versión de acción real en 2010. Y se convirtió en un referente de lo irreverente y lo poco convencional.

#Expresion-Sonora.com #Sonora
Tomado de https://warp.la/

A %d blogueros les gusta esto: