Una millonaria de 92 años se mantiene al frente de su empresa y se resiste a jubilarse. Su secreto: ser un David entre Goliats

Una millonaria de 92 años se mantiene al frente de su empresa y se resiste a jubilarse. Su secreto: ser un David entre Goliats

Estados Unidos es el país con mayor población de millonarios del mundo, por lo que, por simple estadística, resulta más sencillo hacerse millonario en esas latitudes que en cualquier otro rincón del mundo.No obstante, ser mujer y no haber nacido en...#Sonora #Expresion-Sonora.com ---> Tomado de https://www.xataka.com/index.xml

Estados Unidos es el país con mayor población de millonarios del mundo, por lo que, por simple estadística, resulta más sencillo hacerse millonario en esas latitudes que en cualquier otro rincón del mundo.

No obstante, ser mujer y no haber nacido en una familia acomodada de la que heredar complica bastante la tarea de conseguir más de seis cifras en la cuenta bancaria. Pese a eso, Joan Payden ha conseguido ser una de las mujeres millonarias hechas a sí mismas más veteranas de Estados Unidos a sus 92 años.

La fortuna de Payden, segúnla lista de millonarios de Forbes, está valorada en unos 700 millones de dólares, situándose como la segunda mujer millonaria más longeva de la lista estadounidenses a sus 92 años. Por delante de Payden solo se encuentra Alice Schwartz, de 97 años, que consiguió su fortuna valorada en 2.100 millones junto a su marido David al fundar la empresa Bio-Rad Laboratories.

Una millonaria hecha a sí misma en un mundo de hombres

Tal y como publica Forbes, Joan Payden inició el camino hacia su fortuna jugándose todos sus ahorros para la jubilación en fundar la asesoría de inversiones Payden & Rygel de la que, a sus 92 años, todavía es directora ejecutiva.

Payden es licenciada en matemáticas y física en el prestigioso Trinity College en Washington D.C. Pese a tener esa especialidad, inició su carrera como una de las pocas ingenieras que la década de los 50 del siglo pasado eran capaces de construir una refinería de petróleo. La aventura le duró poco y se enfrentó a un despido masivo.

Tras el fiasco en el sector de la ingeniería, Joan Payden intentó reconducir su carrera de vuelta a las matemáticas, por lo que entró a trabajar en la asesoría financiera Merrill Lynch. “Me contrataron con un descuento del 25% porque no sabía la diferencia entre un bono y una acción», declarabaPayden a Los Angeles Times.

Al cabo de un par de años, Joan se mudó a California, donde consiguió un empleo en la consultora financiera Scudder, Stevens & Clark. En su carrera tuvo que pelear en desventaja en un entorno empresarial dominado por los hombres.

“Celebraban sus reuniones anuales de la empresa en un campo de golf muy grande y prestigioso y, por supuesto, no dejaban entrar a las mujeres. Así que me senté en el porche”, explicó años más tarde a los recién graduados de la Universidad de NotreDame.

En 1983, Joan Payden se cansó de tener que demostrar que merecía los ascensos tanto como cualquier hombre y decidió montar su propia empresa. Dimitió de su puesto en Scudder, Stevens & Clark, capitalizó su fondo de pensiones (401(k) en EEUU) y reclutó a Sandra Rygel, una de sus compañeras, para iniciar con ella una nueva consultoría financiera: Payden & Rygel.

Desde entonces, su empresa se ha posicionado como una de las consultoras más importantes de EEUU, gestionando más de 162.000 millones de dólares en activos, con sedes en Los Ángeles, Boston, Londres y Milán.

De naturaleza discreta, la veterana millonaria es reacia a las entrevistas y procura no dar bombo a sus aportaciones benéficas. No obstante, muestra un gran compromiso con entidades filantrópicas como el Ejército de Salvación de EEUU, o el apoyo a su alma mater con donaciones para sus instalaciones e intervenciones en la graduación de los alumnos que salen de sus aulas.

A sus 92 años, Joan A. Payden no parece tener intención de jubilarse al frente de la compañía que fundó. No es extraño, al fin y al cabo, ella apostó todos los ahorros de su jubilación en fundar esa empresa. La jugada le salió muy rentable y los 700 millones de dólares son la prueba de ello.

En Xataka | Hay un hombre que lleva 85 años trabajando para la misma empresa. Y no tiene planes de jubilarse

Imagen | The Salvation Army Southern California Division

#Sonora #Expresion-Sonora.com —> Tomado de https://www.xataka.com/index.xml