Un bronce olímpico con valor histórico

María Teresa Ramírez se colgó el bronce en los 800 metros libres, la única medalla en natación femenil ganada por la delegación azteca hasta el momento Tomado de https://www.informador.mx/rss/deportes.xml...


A sus siete años de edad tomó la difícil decisión de abandonar sus clases de piano para dedicarse a la natación y ésta no fue en vano, pues siete años más tarde María Teresa Ramírez hizo historia en la alberca olímpica Francisco Márquez tras conquistar la medalla de bronce en los 800 metros libres durante los Juegos Olímpicos de México 1968.

Luego de un final de locura donde María Teresa peleó palmo a palmo por la tercera posición ante la australiana Karen Moras, la mexicana finalmente ganó la presea de bronce por diferencia de una brazada, pues detuvo el cronómetro tan sólo una décima de segundo antes que su contrincante.

Aquel 24 de octubre de 1968, María Teresa no sólo hizo historia por haberle entregado una presea olímpica a la delegación mexicana, sino que además esa medalla de bronce tiene un especial significado para el deporte nacional al ser el primero y hasta ahora único metal olímpico que ha obtenido una mujer mexicana en natación.

A pesar de que a sus siete años de edad ya acumulaba muchas lecciones de piano y ya ofrecía conciertos en diferentes eventos, María Teresa también tomaba al unísono clases de natación y mostraba buenas cualidades en las modalidades de estilo libre, de espalda y de mariposa.

Fue hasta antes que estaba cerca de cumplir sus ocho años de edad cuando la mexicana decidió inclinarse por la actividad deportiva y comenzó a soñar con llegar a unos Juegos Olímpicos para representar a su país.

Su primera competición notable ocurrió en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Puerto Rico 1966, donde María Teresa se hizo acreedora de tres medallas de bronce, una de ellas en nado libre individual y las otras dos en relevos.

Un año después participó en los Juegos Panamericanos de Canadá 1967 y también logró resultados destacados, pues compitió en las modalidades de estilo libre y de espalda, consiguiendo el quinto lugar en ambas competiciones.

25 de octubre 1968. Así publicó EL INFORMADOR la hazaña de Maritere. EL INFORMADOR/ARCHIVO

El gran día

El 24 de octubre de 1968 llegó el momento de la verdad para María Teresa. Para esa fecha ya había competido en otras cuatro categorías en busca de una medalla olímpica y sólo le había alcanzado para ganar el cuarto lugar en los 400 metros libres. Ese día era su última oportunidad de subir al podio en la Final de los 800 metros libres o se iría con las manos vacías.

María Teresa ya había logrado el gran sueño de llegar a una justa olímpica para competir en representación de México, pero ahora buscaba una hazaña aún más grande: subir al podio olímpico.

Llegó el día de competir por la medalla en los 800 metros libres. Tras escucharse la chicharra de salida, las nadadoras estadounidenses Debbie Meyer y Pamela Kruse tomaron la delantera rápidamente y nunca bajaron la guardia para quedarse con los primeros lugares. Sin embargo, María Teresa nunca perdió la esperanza de ganar la presea de bronce.

Se acercaba la recta final de la competencia y la mexicana sostenía una lucha parejera por el tercer lugar contra la australiana Karen Moras.

El drama no se detuvo. Después de más de nueve segundos de una lucha cerrada por la tercera posición, María Teresa dio una brazada más potente en los últimos metros y se adjudicó finalmente la presea de bronce con un tiempo de 9:38:05 minutos, superando por muy poco a Karen Moras que detuvo el cronómetro en 9:38:06 minutos.

María Teresa no dudó en celebrar aquel resultado histórico para México y no se quitó la medalla durante todo el festejo.

Incluso aquel día durmió con la presea colgada a su cuello. 

¿Te gustó este contenido?

  • Te invitamos a descargar la aplicación de EL INFORMADOR en donde tendrás acceso a este y otros contenidos de INFORMAPLUS. Prueba 10 días de manera gratuita ingresando a este link para la descarga. https://bit.ly/3mHhcdK
  • INFORMAPLUS ofrece una experiencia de lectura única, jerarquizada y editada como en nuestra versión impresa, pero con los valores y herramientas de una versión digital hojeable como leerlo en formato de página o por nota, marcar o compartir tus favoritos, copiar contenidos e incluso, si lo prefieres, escucharlos.
  • Además de materiales exclusivos, la suscripción incluye acceso a las ediciones de EL INFORMADOR, Gente Bien, Aviso de Ocasión y Suplementos.
  • Con INFORMAPLUS además formarás parte de CÍRCULO INFORMADOR, el programa de beneficios exclusivos para suscriptores de EL INFORMADOR.

Tomado de https://www.informador.mx/rss/deportes.xml

A %d blogueros les gusta esto: