Tribunal rechaza amparo de la UIF para mantener a Lozoya en prisión por Agronitrogenados

Un tribunal federal desechó el recurso de amparo que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (UIF) interpuso contra la resolución de otorgar libertad condicional a Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) por el caso Agronitrogenados.

El Tercer Tribunal Unitario en Materia Penal del Primer Circuito determinó que el cambio de medida cautelar hacia el exfuncionario no afecta al patrimonio de la persona moral ofendida y porque la UIF, en su calidad de entidad gubernamental, no cuenta con derechos fundamentales que pudieran ser vulnerados con esta decisión.

La dependencia encabezada por Pablo Gómez Álvarez, por su parte, argumenta que el recurso no fue promovido como una ‘persona moral’ sino como una de las partes afectadas en la causa penal, por lo que presentará un recurso de queja para que sea un tribunal colegiado quien revise la procedencia del amparo.

De esta manera, el Tercer Tribunal Unitario ratifica la decisión tomada por una jueza federal el pasado 22 de enero, quien permitió que Lozoya pueda continuar en libertad su proceso por la adquisición de una planta chatarra de fertilizantes por parte de Altos Hornos de México (AHMSA), la cual habría sido asegurada a través de sobornos.

Sin embargo, el exfuncionario no pudo abandonar las instalaciones del Reclusorio Norte, debido a que aún enfrenta una medida de prisión preventiva cautelar dictada por el juez del caso Odebrecht. No obstante, si este decidiera declarar procedente un cambio de estatus jurídico, podría recuperar su libertad de manera inmediata.

Lozoya fue extraditado a México en julio de 2020, tras haber sido arrestado en España en febrero de ese mismo año. A su llegada a nuestro país, se acogió a un criterio de oportunidad ofrecido por la Fiscalía General de la República (FGR) a cambio de su testimonio para exhibir las tramas de corrupción del gobierno anterior.

En su declaración, el imputado aseguró que al interior del gobierno federal existió una red de corrupción, encabezada por Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray, que no solo aceptó los sobornos de la constructora brasileña, sino que utilizó esos recursos para pagar a legisladores de oposición y periodistas a cambio de apoyar sus Reformas Estructurales.

Sin embargo, su fallo al proveer evidencia tangible que sustentara sus acusaciones contra sus excompañeros, así como el abuso de su situación jurídica –fue visto cenando en un lujoso restaurante de Lomas de Chapultepec- provocaron que la FGR y la UIF solicitaran prisión preventiva en su contra, la cual fue otorgada ante el alto riesgo de fuga que existía.

Con información de El Sol de México.

Imagen:

Tomado de https://www.themexico.news/feed/