Tren México-Toluca, con presupuesto ajustado en su etapa final de construcción

...

El interés que ha manifestado el gobierno federal de poner en operación el tren México-Toluca a finales del próximo año no se ve reflejado en su presupuesto, el cual se estrecha a pesar de que hay licitaciones en marcha (esta semana se planea dar el fallo de una relacionada con el plan de ordenamiento intermodal en Observatorio que implica unos 250 millones de pesos).

El costo actual de todo el proyecto, incluido su equipamiento y trenes, es de  103,615.4 millones de pesos.

Al cierre del 2020 se le habían destinado poco más de 65,000 millones de pesos de acuerdo con información que se dio a conocer entonces. Por el momento no existe un sitio donde se pueda ver el monto actualizado que se ha canalizado el tren que inició su construcción en el 2014 y debía terminarse cuatro años después con un costo de 33,471.8 millones de pesos.

La falta de planeación (principalmente cambios de trazo porque no se contaba con el derecho de vía requerido originalmente) ha encarecido y retardado la obra ferroviaria que agilizará el flujo de personas entre la Ciudad de México y Toluca.

Con base en información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), durante el primer trimestre del año se le hizo un recorte de 1,000 millones a los 7,000 millones de pesos que se le habían asignado y solamente se ejercieron 9.1 millones de pesos.

Pese a que el tiempo para concluir los trabajos se acorta y es afectado por el incremento de costos en materiales de construcción, la situación presupuestal de este año no se vislumbra diferente en término de ajustes a la del 2021, cuando se le asignó, vía la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), un presupuesto similar y con las reducciones finalmente quedó en 100 millones de pesos y se ejercieron el 90 por ciento.

Por fortuna, el proyecto recibió el año pasado una inyección de poco más de 7,500 millones de pesos de Banobras, a través del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador pidiera ese apoyo.

Sin embargo, para el 2022 año no se podrá vivir el mismo entusiasmo porque de recursos no presupuestales se prevé destinar al tren apenas 3,000 millones de pesos.

El avance de este año

Al cierre de marzo pasado, de acuerdo con la SHCP, se registró un avance físico del 76.9% del proyecto, toda vez que ya se contabilizan obras que se adicionaron en el actual sexenio, como la estación Vasco de Quiroga y un puente atirantado en el tramo 3, que está cargo del gobierno de la Ciudad de México y recibe transferencias del gobierno federal para hacer frente los compromisos que asume con empresas constructoras y consultoras.

Sobre la importancia de la estación Vasco de Quiroga, la SICT ha informado que tiene un carácter social y en su ubicación convergen la Universidad de la Salud, la zona este de Santa Fe, instalaciones militares y la nueva oferta cultural de la cuarta sección del bosque de Chapultepec.

Sobre los tramos 1 y 2 de la obra civil están en detalles finales, incluso en el primero ya se hacen recorrido de prueba entre la estación terminal Zinacantepec y la estación Lerma, pasando por Pino Suárez y Tecnológico (en esta última se planea una conexión terrestre con el aeropuerto de Toluca).

El rol de la CDMX en el tren

En los últimos meses, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, ha realizado visitas a la zona de trabajo que está bajo su jurisdicción (17 km que llevan un avance del 56.4%).

En una de ellas, el 17 de marzo, estuvo acompañada por personal de la Secretaría de Marina, porque aseguró que la van a apoyar para tratar de concluir en el tiempo prometido.

“Estamos haciendo la visita de obra, las empresas constructoras y supervisoras (PRET, CARGO y CAABSA)…. Aquí están conmigo porque se están comprometiendo con la ciudadanía, con los habitantes de la ciudad y con el Estado de México para que le metamos muy fuerte a la obra y pueda salir en tiempo para beneficio de todas y de todos”, expuso.

Cumplir el objetivo es complicado porque culminar el tren responde a temas técnicos que siguen surgiendo, por ejemplo, el mes pasado se adjudicó a Alfa Proveedores y Contratistas un contrato por 1,357.3 millones de pesos, sin IVA, para realizar diversos trabajos en la construcción de la cimentación superficial (zapatas) y superestructura de la estación terminal Observatorio, para lo cual hay un plazo de 244 días.

Por lo pronto, el 18 de abril el Gobierno de la Ciudad de México efectuó un convenio con la SICT para la reasignación de 950 millones de pesos que se deben canalizar a la construcción del tren.

Al momento que se termine el proyecto ferroviario, se tiene contemplado que el recorrido de 58 km se haga en 39 minutos a una velocidad comercial entre estaciones de 90 km por hora y la capacidad de un tren en hora de máxima demanda será 15,660 pasajeros en una frecuencia de 4-6 minutos.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx

Tomado de https://www.eleconomista.com.mx/