abril 19, 2021

The Weeknd, de vender marihuana al Super Bowl (nota de Adolfo López en OEM-Informex)

Con este show complementa una carrera que lo ha colocado como el cantante más popular de Spotify, con 68 millones de escuchas al mes Adolfo López | OEM-Informex De ser un joven que vendía mariguana, a la estrella del medio tiempo...

The Weeknd promo / Cortesía | Universal Music

Con este show complementa una carrera que lo ha colocado como el cantante más popular de Spotify, con 68 millones de escuchas al mes

Adolfo López | OEM-Informex

De ser un joven que vendía mariguana, a la estrella del medio tiempo del Super Bowl. Así ha sido la vida de Abel Makkonen Tesfaye, mejor conocido como The Weeknd, el cantante número uno en Spotify y una de las estrellas más grandes de la música en la actualidad.

Su alocado cabello estilo afro caracteriza al oriundo de Toronto, Canadá. Pero su voz tan aguda y suave como poderosa y oscura han sido las claves para su éxito, una estrella que recuerda mucho al Rey del Pop, Michael Jackson, de quien el propio cantante se ha declarado fan en múltiples ocasiones.

Antes de ser el artista más exitoso del momento, Abel Makkonen vivió una infancia difícil. Su papá lo abandonó cuando tenía seis años. Entonces su abuela y su madre se hicieron cargo de él. Sin embargo a los 11 años comenzó su relación con las drogas, primero mariguana y luego otras más fuertes como cocaína y hongos alucinógenos.

Renunció a la escuela un fin de semana (de ahí su nombre artístico). Y luego de irse a vivir con un amigo, comenzó a generar ingresos vendiendo mariguana en las calles. Conoció a Jeremy Rose, productor musical con el que creó sus primeros temas y con el que creó un concepto musical llamado The Weekend.

Los problemas creativos entre ambos provocaron un distanciamiento. Y finalmente Abel se dejó el nombre artístico pero le quitó una “e”, quedando sólo como The Weeknd. El conflicto se mantiene hasta hoy, pues Jeremy Rose argumenta haber sido el creador del sonido conceptual que Abel mantiene hasta ahora, sin haber recibido crédito en algún momento.

Ya como solista, Drak escuchó su música y lo impulsó para darse a conocer. Fue entonces que The Weeknd presentó tres mixtapes, una especie de colección musical para que los artistas emergentes se den a conocer, que luego fue compilada en Trilogy, lanzada por XO, compañía disquera que el propio cantante creó en 2011. Este álbum llegó al cuarto lugar en la lista de Billboard y al número cinco en Canadá.

A partir de entonces, atrajo a las empresas musicales más grandes como Republic Records, compañía dependiente de Universal Music que adquirió los derechos de distribución de sus próximos álbumes, con lo que inició su conquista por las listas de popularidad.

Su primer álbum oficial, Kiss land, llegó al número uno en Reino Unido, mientras que en Estados Unidos y Canadá alcanzó la segunda posición. Mezclando r&b, con el soul, el funk y hip-hop, The Weeknd cuenta en este disco sus problemas de adicciones, sus relaciones fallidas y su obsesión con el sexo, temáticas que han sido comunes en todos sus álbumes.

El éxito del disco poco se compararía con el que tendría su siguiente material: Beauty behind the madness, material con el que logró su primer Grammy, luego de ser el álbum más escuchado del 2015 en Spotify y donde se nota más la influencia comercial para volverlo una estrella pop.

Muestra de ello es Earned it, tema que fue parte de la banda sonora de 50 Sombras de Grey, por la que fue nominado a un Premio de la Academia. La canción no ganó el Oscar, pero recibió un segundo Grammy.

The hills, una mezcla de trap con r&b cubierto de sintetizadores que potencia su estilo vocal y que se volvió su primer número uno en Billboard. La canción vendió 11 millones de copias sólo en Estados Unidos.

Le siguió Can’t feel my face, un pop mucho más accesible y bailable que de inmediato recuerda el estilo ochentero de Michael Jackson. La canción se volvió su introducción a otros territorios internacionales, llegando al número uno en más de 10 países, incluido México. La estrella pop había nacido.

The Weeknd ha caracterizado sus lanzamientos discográficos por reunir diversos estilos musicales y esto fue lo que demostró con Starboy, su tercer disco de estudio en el que reunió colaboraciones Lana del Rey, Kendrick Lamar y Future, cuyo resultado fue un tercer Grammy.

Pero fue con Daft punk que realizó dos de sus duetos más exitosos: Starboy y I feel it coming. El primero, un testimonio sobre el éxito, la fama y los excesos en cuyo videoclip el cantante muestra sus Discos de Oro y premios obtenidos. El segundo, una canción romántica que recuerda el sonido disco de los años ochenta y con un video futurista muy al estilo de la banda francesa.

After hours es su cuarto álbum y con el que The Weeknd se consagra como la estrella masculina del momento. Spotify registra que cada mes cerca de 68 millones de personas escuchan su músical. Blinding lights se volvió el éxito del año y está próximo a superar los 2 mil millones de reproducciones en la plataforma streaming, cifra que sin duda superará luego de su actuación esta noche en el Super Bowl.

La canción es por mucho la más exitosa del 2020. Su estilo synthwave con electro pop la llevó al número uno en la lista de popularidad de más de 30 países del mundo. Permaneció por 38 semanas en el top cinco de Billboard –prácticamente un año– y fue la música que acompañó los anuncios comerciales para el Super Bowl del 2020.

Blinding lights fue el segundo sencillo de After hours, un disco que es la síntesis del estilo musical de The Weeknd. Tan variado en sus sonidos como firme en su discurso sobre la fama, el éxito y los excesos.

El álbum vino acompañado de un concepto musical ubicado en Las Vegas, donde el cantante se ve nublado por la fama y las drogas. Debido a la pandemia, The Weeknd adoptó un concepto televisivo para sus presentaciones en vivo, donde los juegos de cámara y los fondos visuales son los verdaderos protagonistas.

Este es sin duda el disco más completo del cantante. Por ello causó enorme sorpresa que no haya recibido ninguna nominación a los Grammy de este año. “Los Grammy siguen siendo corruptos”, fue la respuesta que The Weeknd dio luego del anuncio de los nominados en noviembre pasado. “Me debes a mí, a mis fans y a la industria transparencia”, escribió en su cuenta de Twitter.

La decisión de la Academia de Música de no nominarlo no tiene gran explicación. Pero la mejor respuesta que el cantante pudo dar fue recibir los premios más importantes en los MTV VMA, los American Music Awards y ahora su presentación en el medio tiempo del Super Bowl.

El acto que ofrecerá esta noche el cantante se rodea de misterio. Primero porque afirmó que no tendrá invitados especiales. Segundo, por la manera en la que resolverá el espectáculo dado que la producción requiere de decenas de personas trabajando al mismo tiempo lo cual, en tiempos de pandemia es difícil de pensar. Y tercero porque las cámaras y la televisión han sido sus aliadas en sus últimas presentaciones en vivo, así que esta noche sólo se puede esperar un espectacular show televisivo.

The Weeknd tiene el reto de conquistar al público en tiempos adversos. De realizar un medio tiempo que supere el show que ofrecieron Shakira y Jennifer Lopez el año pasado, y finalmente de posicionar su nombre como uno de los más importantes de la industria, pues parece que este era el único logro que le quedaba por conquistar.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción

Tomado de http://julioastillero.com/feed

A %d blogueros les gusta esto: