julio 31, 2021

Suave matria. Julio Astillero y su famélica visión de la Consulta Popular

Por Beatriz Aldaco En entrevista en el programa de Los periodistas (Álvaro Delgado y Alejandro Páez Varela: https://www.youtube.com/watch?v=UPzNPUFIsDw&t=6689s) del día miércoles 28 de julio de este año, Julio Hernández López, también conocido como Julio Astillero, emitió sus opiniones sobre la Consulta...

Por Beatriz Aldaco

En entrevista en el programa de Los periodistas (Álvaro Delgado y Alejandro Páez Varela: https://www.youtube.com/watch?v=UPzNPUFIsDw&t=6689s) del día miércoles 28 de julio de este año, Julio Hernández López, también conocido como Julio Astillero, emitió sus opiniones sobre la Consulta Popular. En ellas se apoya para justificar que no acudirá a votar ese día (además de que no estará físicamente en el municipio en donde tiene ubicada su credencial de elector). Simularé un diálogo con él basándome en sus dichos:

1.- Astillero destaca las virtudes de la consulta popular

“(La consulta popular) Es un ejercicio muy importante, muy valioso (…) porque es el primero que tiene valor constitucional. Hasta ahora se han hecho consultas de otra índole, pero no han tenido ni valor constitucional ni respaldo institucional ni eventual poder vinculatorio, ni resultados verificables. Han sido simulaciones de consulta o ejercicios parciales”.

BA: Aunque difiero de su generalización descalificatoria con respecto a todas las consultas populares anteriores que se han realizado en México, aprecio que la consulta popular del domingo 1 de agosto le parezca valiosa, con impacto constitucional y un eventual poder vinculatorio.

2.- Astillero asegura que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no supo decir “no” a la consulta “para no confrontarse con los poderes políticos dominantes”

Así lo dijo: “Vamos ahora a una primera consulta y tiene un platillo suculento, o lo tenía en su convocatoria: apostar, decidir por la suerte judicial de los expresidentes de la república, pero eso ha sido desgastado por una Suprema Corte de justicia de la Nación que no supo decir no y que mantuvo un sí que en el fondo es un no (…) No es culpa de quienes la empujaron, sino es culpa de la SCJN que para no confrontarse con los poderes políticos dominantes, prefirieron hacer este mazacote que no dice nada”.

BA: Habla usted maravillas de la consulta pero después se lamenta de que la SCJN no le haya dicho NO a su instrumentación. ¿No es deseable la realización de buenos proyectos, como éste que usted avala y alaba? ¿Hay que frenar iniciativas nobles y provechosas como la que usted supuestamente aprueba? O sus opiniones favorables sobre la consulta son pura simulación… Y es que la contradicción que exhibe es tan evidente como extrañísima. Si la consulta presenta tantas virtudes como usted ha destacado, ¿por qué la SCJN tendría que haber dicho “no” a su instrumentación? ¿No será más bien que la corte dijo “sí” a la consulta porque es lo que legalmente le competía; porque de no haberlo hecho de esa manera, habría incumplido la ley?

El artículo 26 de la Ley Federal de Consulta Popular indica, entre otras cuestiones, que cuando la petición de consulta popular provenga del presidente de la república, como es el caso, la Suprema Corte resolverá sobre la constitucionalidad de la materia y revisará “que la pregunta no sea tendenciosa o contenga juicios de valor”. Eso es lo que obligó a la corte a cambiar la redacción de la pregunta original sin decirle “no” al ejercicio legítimo de democracia participativa, pero parece que usted, don Julio, no ha leído la Ley de Consulta Popular. Lástima.

¿Con qué datos fundamenta usted que la SCJN prefirió redactar “un mazacote” para no tener que “confrontarse con los poderes políticos dominantes”? ¿Qué pruebas tiene de que la SCJN aprobó la consulta no porque es legal, sino para no confrontarse con esos poderes? Su declaración es atrevida, irrespetuosa y acusatoria, una expresión de mala fe sin ofrecer una sola prueba. Además, habla por toda la SCJN, cuando la votación sobre la consulta fue de seis votos a favor y cinco en contra. ¿Estaba enterado? Parece que no.

3.- La amplitud de la pregunta de la consulta le parece a Astillero un elemento negativo

Lo expresó así: “… esa pregunta no tiene ningún sentido, es tan amplia como todo el universo, desde los suplentes de regidores del municipio menos poblados del país pasando por síndicos, por presidentes municipales, por diputados locales, diputados federales, senadores, secretarios de Estado, expresidentes de la república”.

BA: Si bien la mayoría coincidimos en que la pregunta formulada por la corte es rebuscada y general, estamos al tanto de algo que al parecer usted, Astillero, no conoce o finge no conocer: la amplia labor de difusión en todo el país para que los ciudadanos sepan que los protagonistas principales de la consulta son los expresidentes mexicanos, de Carlos Salinas de Gortari a Enrique Peña Nieto. Sobre todos ellos existen carpetas de investigación que se han ido alimentando y documentando durante mucho tiempo, las cuales serán entregadas a las autoridades correspondientes, resulte vinculatoria o no la consulta.

Otro asunto que usted desestima es el enorme beneficio que se obtiene gracias precisamente a la amplitud de la pregunta: que una multiplicidad de actores políticos podrá ser enjuiciada si el resultado de la consulta es vinculatorio, incluido el mismo presidente López Obrador. ¿No es éste un elemento valiosísimo a favor de la democracia, la justicia y el combate a la impunidad? Todo ello con la gran utilidad de que, de nuevo, si el resultado es vinculatorio, éste “tendrá efectos durante los tres años siguientes, contados a partir de la declaratoria de validez”, como lo estipula la ley. Es decir, a diferencia de la justicia “tradicional”, la derivada de la consulta popular debe ejercerse en un periodo bien delimitado, durante el cual la SCJN estará obligada a definir los mecanismos para dar seguimiento al proceso de justicia, dando instrucciones al Poder Ejecutivo y al Legislativo.

4.- A Astillero le parece poca cosa que se constituyan comisiones de la verdad para enjuiciar a determinados actores políticos

Así lo descifra: “Entonces me parece que lo que va a devenir de esa consulta es decir que hubo una vocación ciudadana que quiere que haya una especie de comisión de la verdad. Ya lo adelantó el propio Santiago Nieto Castillo diciendo que de ahí puede venir el mandato para una comisión de la verdad”.

BA: Lo que a usted le parece poca cosa sería en realidad un resultado muy edificante y constructivo para la democracia mexicana. Imaginemos una comisión de la verdad como la que se instituyó para el caso Ayotzinapa, pero encargada exclusivamente de enjuiciar los delitos de lesa humanidad cometidos por los expresidentes. Sólo a quien le parezcan irrelevantes esos delitos le puede parecer irrelevante la consulta.

5.-  Abundante o famélica (no se decide), a Astillero la consulta le termina pareciendo una farsa

Con estos sesgos aderezados con forzadas figuras retóricas, Astillero termina por mandar al bote de la basura a la consulta: “Entonces siendo tan suculenta de origen esa consulta, termina en un plato famélico con migajas mal elaboradas, con panes mal elaborados, y con una apariencia casi de holograma de justicia”.

BA: ¿No era la amplitud, la abundancia, lo que le molestaba de la interrogante de la consulta? ¿Resulta ahora que, al contrario, la consulta es un “plato famélico”? ¿Por fin? Y, ¿con qué bola de cristal predice el futuro para calificar de “holograma de justicia” a un proceso que ni siquiera comienza todavía?

No tiene que dar más explicaciones, Julio, de antemano sabíamos que no contábamos con usted.

#Sonora #Expresion-Sonora.com —> Tomado de https://sonorainclusiva.com/

A %d blogueros les gusta esto: