junio 12, 2022

¿Son los hongos el futuro de la moda y el planeta

En una cultura donde creemos que tener más significa un mayor logro social y en un momento donde todos deberíamos cuestionar el punto de no retorno en la crisis ecológica que se tiene encima, nadie pone límites sobre lo que...

// Por: Steff Fink

Jue 9 junio, 2022

En una cultura donde creemos que tener más significa un mayor logro social y en un momento donde todos deberíamos cuestionar el punto de no retorno en la crisis ecológica que se tiene encima, nadie pone límites sobre lo que se produce; ni qué va a pasar con los desechos que esto genera ni los recursos que consumen.

Tras años de experimentación y desarrollo, bolsas, zapatos y abrigos están ahora siendo creados con “piel de hongo” o mejor dicho “piel de micelio” y al fin podemos como consumidores comprar estos nuevos accesorios gracias a diseñadores como Stella McCartney, Hermés y Balenciaga. Son las grandes casas de moda como ellos quienes están apostando y probando si este material realmente podría ser utilizado y vendido de manera masiva. 

Hecho por startups como Bolt Threads y Myco Works, la piel de micelio es prometedora para la industria de la moda ya que cada vez son más las marcas que están buscando alternativas al plástico y a los animales, y constantemente es mayor la demanda de los usuarios por encontrar productos que sean más amigables con el planeta y los animales. Pero llevar una idea de los laboratorios a los pisos de las tiendas involucra mucho tiempo y pruebas.

La piel de hongos es un material que incluso por su nombre ya es controversial. Es una alternativa sustentable a la piel de animales, hecha de la estructura y raíces de los hongos conocida como micelio. Y han encontrado una solución para crear este nuevo material que imita las propiedades de la piel. 

Claro, alternativas a usar piel han estado con nosotros desde hace muchos de años, la mayoría de las tiendas de fast-fashion lo que venden son pieles sintéticas hechas en su mayoría de plástico hasta hace realmente muy poco. Hemos visto gente que ha explorado con alternativas hechas de plantas como la piel de nopal, de fibra de coco y piña que pueden ayudar a combatir todos los problemas ambientales que la producción de piel de vaca o pieles sintéticas incluyen. Así que la idea de que ahora puedas encontrar una hermosa bolsa que se siente y se vea como piel real y que además ningún animal ni el planeta hayan sufrido en el proceso, es lo que realmente muchos de nosotros como consumidores estamos ya buscando. 

Y es ahora cuando por primera vez realmente podemos comprar y probar productos hechos con este material gracias a diseñadores como Stella McCartney, Lululemon y Balenciaga. La innovación requiere tiempo, cosa que ni la industria de la moda ni nosotros como consumidores estamos acostumbrados a esperar por nada. Vivimos en un estado de gratificación instantánea y cuando no la tenemos nos enojamos. Veníamos escuchando desde hace 5 años ya sobre este material hecho a base de hongos, pero apenas estaban en proceso de pruebas.

Lanzar un nuevo producto como este toma tiempo porque tiene que pasar por muchos procesos para que realmente lo podamos usar: tiene que ser funcional, verse bien, ser durable, maleable y tiene que hacer todas las cosas que la piel puede hacer, verse tan bien como la piel y durar tanto como ésta, porque de lo contrario, los clientes no apostarían por este tipo de productos “inferiores”.

Stella McCartney lleva años siendo pionera en la revolución de la sustentabilidad en la industria de la moda, usando materiales alternativos como plástico reciclado para crear nuevos materiales. La piel de micelio que ella usa claro que contiene un poco de plástico, pero es en un porcentaje mínimo, y no por eso lo hace menos alucinante. Es a mi parecer, muy emocionante ver que las marcas se están aventurando a generar este cambio. 

Esta podría ser la base para el lujo moderno en la industria. Veamos por ejemplo a la industria de la carne, el veganismo ha crecido exponencialmente en las últimas décadas. Cada vez vemos a más compañías presentar alternativas a productos hechos de carne y lácteos, y la misma tendencia la estamos viendo en la moda. Obviamente no creo que los artículos de moda hechos con pieles realmente lleguen a desaparecer por completo, particularmente en las marcas de lujo, pero sí es un gran avance si las pieles vegetales comienzan a tomar una parte del porcentaje actual. Sin embargo, sí estamos siendo testigos de cómo un nuevo mercado se está abriendo, para piezas y accesorios que tengan la misma función pero que estén hechos con materiales alternativos y no a base del sufrimiento animal. 

Esto claro, no llegó de la nada, hay un numero de factores que están empujando a la industria en esta dirección. Primero que nada es nuestra corriente cultural actual donde vemos una clara demanda por productos que no sean convencionales. La gente está cada vez más preocupada y consciente sobre el medio ambiente y los derechos de los animales. Y al mismo tiempo, vemos como la innovación en la moda es cada vez más madura y está lista para salir al mercado. 

Yo creo que será en pocos años cuando veamos que el porcentaje de productos hechos con materiales alternativos realmente sea importante, claro que esto dependerá de la demanda que se siga creando. Sin embargo, tras el despertar colectivo después de una pandemia, veo esto cada vez más cerca. 

Todavía son muchas las marcas que siguen casadas con la idea de que los consumidores no estamos listos aún. Así que la batalla aún no está ganada. Tomemos a Stella McCartney de ejemplo, ella fue una de las pioneras en empezar a usar plástico reciclado para crear materiales para sus colecciones y hoy en día vemos esta tendencia ya en muchas marcas no solo de lujo si no de fast fashion también. Los textiles de micelio son un elemento muy curioso con el cual podemos comenzar a probar el mercado para ver si los consumidores estamos realmente listos para dar el salto hacia un futuro más sustentable. 

El diseño y la moda prosperó de la mano de la libertad de no tener consciencia. Hasta hace poco nadie cuestionaba el por qué y para qué de las cosas. Pues el diseño responde a un sistema que necesita crear satisfactorios para necesidades no primarias de las personas. Sin embargo somos cada vez más los consumidores conscientes que buscamos y exigimos mejores productos que tengan congruencia con nuestra forma de pensar, ser y sentir.

El mundo de los hongos es aún misterioso para terminar de comprender, sin embargo son cada vez más las industrias que apuestan por ellos para crear productos innovadores que sanen no solo el planeta, el cuerpo si no también la mente. Tomemos el ejemplo de la compañía que crea ataúdes biodegradables, Loop, que terminan descomponiendo tu cuerpo para que vuelvas a formar parte de la tierra; o las marcas de microdosis como Prajnadose que apuestan por combatir la salud mental de manera natural y con un acercamiento más amoroso al de las farmacéuticas. 

Es nuestra obligación como consumidores exigir, buscar y educarnos sobre temas y productos que puedan tener no solo un mejor impacto en nuestras vidas, las de los demás si no también la del planeta. 

#Expresion-Sonora.com #Sonora
Tomado de https://warp.la/