Soldado de Chocolate, el sabroso refresco mexicano considerado desayuno completo


Reto a cualquier persona a que me presente a un habitante de la Península de Yucatán, o de cualquier otra parte de México,  que haya probado, pero no le haya gustado, el exquisito sabor del extinto refresco mexicano Soldado de Chocolate

Su receta integrada de leche en polvo, cocoa, malta, azúcar y chocolate, dejó enganchados a millones, quienes esperan que por un milagro los dueños de Embotelladora de Refrescos Pino SA de CV, empresa que produjo la bebida de 1950 hasta 2011, la vuelvan a producir y vender. 

De cómo la Península de Yucatán se enganchó a Soldado de Chocolate

Y puede que el milagro ocurra, pero también se antoja imposible, por algunas razones que explicaremos más abajo. Mientras,  hablemos de por qué la gente se enamoró, no, más bien, se volvió adicta a Soldado de Chocolate en el estado de YucatánQuintana Roo, Campeche e incluso en la Ciudad de México, a donde llegaba casi de contrabando. 

La gente recuerda que empezaron por regalarlo para hacerle promoción, siendo los niños los primeros en rendirse a su sabor. Por ahí de 1953 una niña de nombre Aida Farías Zavala salía cada ocho días en comerciales de Telesistema Mexicano anunciando el refresco con el siguiente jingle: 

“Ya no tengo frío pues mamá me da Soldado de Chocolate en mi desayuno y merienda.  Soldado de Chocolate es, la bebida que a chicos y a grandes mejor deleita”.  Por supuesto ni tardas ni perezosas, a las madres de la Península de Yucatán, les pareció buena idea enviar a sus hijos e hijas a la escuela con un Soldado de Chocolate en el estómago. 

Niña Aida Farías Zavala, quien realizaba los comerciales de Soldado de Chocolate, en Telesistema Mexicano

Un refresco considerado desayuno completo

Conforme Soldado de Chocolate se popularizó, la bebida no podía faltar en ningún festejo, como cumpleaños infantiles y el Día del Niño. Al fin que no costaba mucho regalarles este antojo a los infantes, algo así como 2 centavos

Para principios de 1960 el refresco estaba tan adaptado al gusto de la Península que muchos recuerdan a decenas de pescadores de Campeche hacerse a la mar con una hielera llena, no de caguamas, sino de Soldados de Chocolate, para poderlo degustar al medio día comiendo tortas de lechón tostado.  

En un foro de Facebook, un hombre llamado Manuel Gómez, afirma que el refresco era tan popular que los médicos no dudaban en recetarlo caliente a niños y bebés para paliar males menores como el empacho.  

La fiebre chocolatosa por este refresco yucateco llegó a la Ciudad de México. Los capitalinos recuerdan que pocos establecimientos los vendían, de los más populares, uno ubicado en Calzada de Tlalpan, del cual se desconoce el número. Además de un negocio en la colonia Portales. Mientras que otros capitalinos recuerdan  haberse bebido varios Soldados de Chocolate en sus viajes de infancia o adolescencia a la Península de Yucatán. 

En 2011 se fabricó el último refresco Soldado de Chocolate, por el abrupto cierre de la empresa Refrescos Pino SA de CV, misma que se vio presionada económicamente por adeudos con los trabajadores

El padre de Soldado de Chocolate fue el capitán de barco, José María Pino Rusconi, fundador de Refrescos Pino. Antes de crear su compañía el hombre era famoso por deleitar a los invitados de sus fiestas con bebidas deliciosas, no alcohólicas. Fue así como fue motivado a fundar la empresa que diera una de las bebidas mexicanas que dejara tantos recuerdos en los mexicanos.

refrescos mexicanosSoldado de Chocolate
autor
Viajero que además de experiencias por la vida anda tras el click.

Tomado de https://www.mexicodesconocido.com.mx/