agosto 12, 2021

Se tambalea defensa de García Luna tras anunciarse que Reyes Arzate se declarará culpable

El caso de Genaro García Luna podría dar un giro inesperado para el exsecretario de Seguridad Pública, luego de que se diera a conocer que Iván Reyes Alzate, excomandante de la Policía Federal (PF), planea declararse como culpable de filtrar información estratégica para ayudar a grupos delincuenciales en México.

De acuerdo con Alan Feuer, corresponsal del periódico The New York Times que está siguiendo de cerca el caso del exfuncionario mexicano, Reyes –conocido por el sobrenombre de ‘La Reina’- tiene planeado interponer una declaración de culpabilidad ante la Corte Federal de Nueva York Este (Brooklyn) en octubre.

Reyes Arzate fue detenido en Estados Unidos en enero de 2020 y cuenta con tres cargos por conspiración para distribuir cocaína en su contra. Entre las acciones que se le imputan se encuentran haber recibido sobornos por parte de diversos cárteles a cambio de facilitar sus actividades, incluyendo protección y entrega de información estratégica.

En su cargo como comandante de la PF, ‘La Reina’ era uno de los funcionarios mexicanos con mayor interacción con las agencias estadounidenses de inteligencia, como la Agencia de Control de Drogas (DEA); además, también era uno de los elementos más cercanos al propio García Luna, máximo responsable de la estrategia de seguridad durante el gobierno de Felipe Calderón.

Si Reyes finalmente se declara culpable con el objetivo de buscar una sentencia reducida por parte de la jueza Cheryl Pollak –el fiscal Richard Donahue asegura que tienen más de 13 mil documentos en su contra- ello afectaría la estrategia de la defensa del exsecretario. Analistas cercanos al caso consideran que el ex mando policial es la pieza clave para encarcelar a García Luna.

Este último fue capturado en Texas el 11 de diciembre de 2019, y se le imputaron cuatro cargos criminales por facilitar las operaciones del Cártel de Sinaloa en territorio estadounidense. Sin embargo, el desarrollo del juicio se ha estancado debido a la enorme cantidad de pruebas a desahogar, la cual ya rebasa el millón de documentos.

Otro factor para que las audiencias sigan postergándose es la dificultad –tanto para los fiscales como para la defensa- al momento de conseguir las declaraciones de testigos clave en el caso, como consecuencia de la pandemia de COVID-19, por lo que el juez Brian Cogan ha accedido a varias peticiones de retraso.

Mientras tanto, el círculo de colaboradores de Genaro García Luna continúa reduciéndose. Junto con la captura de Reyes Arzate a comienzos del año pasado se suma la de Luis Cárdenas Palomino, coordinador de Seguridad Regional de la PF y mano derecha del exfuncionario, señalado por la obtención de confesiones a través de tortura.

Con información de Sin Embargo.

Imagen:

Tomado de https://www.themexico.news/feed/

A %d blogueros les gusta esto: