Rusia ordena retirar al personal diplomático de su embajada en Ucrania

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia anunció que evacuará a todo el personal diplomático de su embajada en Kiev, después de que la crisis con Ucrania se haya disparado tras la reciente decisión de Moscú de reconocer la independencia...

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia anunció que evacuará a todo el personal diplomático de su embajada en Kiev, después de que la crisis con Ucrania se haya disparado tras la reciente decisión de Moscú de reconocer la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.

«En las circunstancias actuales, nuestra primera prioridad es cuidar de los diplomáticos y empleados rusos de la Embajada y consulados generales», ha indicado. Por ello, se «ha decidido evacuar al personal de las misiones extranjeras rusas en Ucrania», una medida que se pondrá en marcha «en un futuro cercano», señala el comunicado.

En dicho texto, Moscú también ha denunciado que desde 2014, su embajada en Kiev y los consulados en Odesa, Leópolis y Járkov, así como otros espacios culturales que Rusia mantiene en Ucrania, «han sido objeto de repetidos ataques».

Antes de que Rusia tomara esta decisión, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ya adelantó que romper las relaciones diplomáticas entre ambos países complicaría aún más la situación que es ya «extremadamente desagradable».

«Naturalmente, la ruptura de las relaciones diplomáticas sería un escenario sumamente inoportuno, que solo hará que todo sea aún más difícil no solo para los Estados sino también para sus pueblos», dijo Peskov, informa la agencia TASS.

Senado aprueba el envío de tropas

El senado ruso allanó el martes el camino para que el presidente Vladimir Putin envíe tropas a Ucrania, avivando los temores occidentales de una invasión inminente.

La aprobación unánime de la Cámara alta, el Consejo de la Federación, permite a Putin desplegar «fuerzas de paz» en las dos regiones ucranianas separatistas reconocidas por Moscú como independientes, y potencialmente en otras partes de Ucrania.

El gobierno ruso siguió adelante con estos preparativos pese a una ola de nuevas sanciones anunciadas por Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea, en respuesta al reconocimiento de la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.

kg

 

Tomado de https://www.eleconomista.com.mx/