junio 21, 2021

‘Rick y Morty’ no falla: el arranque de su temporada 5 sigue brindando a HBO la ciencia-ficción más atrevida de la televisión

'Rick y Morty' está en ese momento clave de todas las series de largo recorrido (especialmente las sitcoms, con su estructura de episodios independientes en los que no se "avanza" un arco dramático mayor) en el que tienen...

‘Rick y Morty’ está en ese momento clave de todas las series de largo recorrido (especialmente las sitcoms, con su estructura de episodios independientes en los que no se “avanza” un arco dramático mayor) en el que tienen que plantearse si la fórmula está agotada o no. En este caso la serie, es cierto, no tiene un número excesivo de capítulos, y además no estrena temporada cada año, pero aún así su deber es planteárselo.

El motivo es que sus personajes tienen caracteres muy definidos, su género y estructura está clara desde el minuto uno, y apenas se ha movido de ese esquema. Corre el riesgo de que, en las muchas temporadas que tienen aún por delante después de la reciente renovación por 70 episodios, se estanque más allá de un punto de no retorno. Un éxito cada vez más notorio y masivo hace que la tentación de permanecer fiel a unos códigos sea difícil de esquivar. ¿Corre ‘Rick y Morty’ el riesgo de convertirse en una ‘Los Simpson’ en clave de culto?

De momento, hoy arranca la quinta temporada y sí, es cierto, algunas dinámicas que conviene revisar para que la serie no se sumerja en una espiral repetitiva siguen ahí: la relación entre Rick y Morty es la que más se ha desgastado (porque es la que más se ha explorado), y en este primer episodio, sencillamente no se alude a ella más allá de cierta indiferencia mutua muy significativa. No hay apenas humor referencial sobre temporadas anteriores, no hay casi relación entre abuelo y sobrino. ¿Será esta una nueva temporada puente antes de iniciar arcos más ambiciosos?

En cualquier caso, esta temporada empieza con uno de esos chistes-que-no-lo-son de textura meta que caracterizan a la serie, y es la aparición del que es definido por el propio Rick Sánchez como “mi némesis”: Mr. Nimbus, una extraña parodia de Aquaman (o más bien, de Namor) con la pansexualidad a flor de piel. ¿Cómo es posible que nunca antes hubiéramos oido hablar de Nimbus, nada menos que la némesis del protagonista, o Rick no hubiera prohibido nunca a Morty tocar el agua del mar? Uno de esos detalles que reformulan levemente la continuidad de la serie y le dan densidad a la historia no contada de los personajes.

Más de lo mismo, pero tan bien como siempre

Esta trama principal está complementada por las idas y venidas de distintos personajes: algunos de ellos apuntan en la dirección en la que posiblemente irán en esta temporada. Jerry y Beth se sumergen en un estilo de vida en torno al “sexo positivo” y se abren a la posibilidad de un trío ante la cómica repugnancia de absolutamente todos los demás personajes; Summer tiene una intervención breve pero refrescante como una sidekick de Rick más efectiva que Morty.

Este último sin duda tiene la subtrama más estimulante, ya que muy en la línea de los clásicos de la serie, sus humanísimas pulsiones (en torno a un personaje secundario, además, que llevamos viendo desde la primera temporada) desatan el lado más ridículo de la ciencia-ficción. En este caso, una civilización conectada a la nuestra en la que el tiempo transcurre mucho más rápido.

Ese detalle lleva al episodio no solo a una espléndida parodia de los mundos de fantasía (“Narnia shit“, como dicen ellos), sino que como siempre en la serie, llevan el humor mucho más allá mediante la aplicación extrema de las reglas del género. Es decir, agarran el concepto “tiempo a distintas velocidades” y multiplican los gags hasta extremos absolutamente inesperados. Sin olvidar que detrás de toda la trama hay solo un adolescente con sus cosas de adolescente, lo que resulta entrañable y patético a la vez. Aunque en este sentido también el episodio apunta a que veremos algún cambio en el carácter de Morty.

El arranque de la quinta temporada no pasará a los anales de los episodios míticos de la serie: le falta algún momento icónico, ese equilibrio entre el absurdo, el metaombliguismo, la reverencia al lore de los personajes y la perversión de la ciencia-ficción clásica, al estilo de Pickle Rick, la trama de Evil Morty o el momento ‘Get Schwifty’. Pero como arranque de una nueva tanda de episodios está muy bien, y hace conservar la esperanza en que quedan grandes momentos en la serie para rato. Y cinco temporadas después, no es moco de pavo.

#Sonora #Expresion-Sonora.com —> Tomado de https://www.xataka.com/index.xml

A %d blogueros les gusta esto: