abril 21, 2022

Relación entre peso y salud: ¿Es en verdad una problemática cultural?



Un peso adecuado se define como aquel que nos permite conservar una buena salud y una alta calidad de vida. Además, es el rango de peso dentro del cual la salud de una persona no se ve comprometida. ¿Hasta que punto se puede considerar una problemática cultural?


La opinión de una especialista de la nutrición publicada en el HuffPost da cuenta por qué es que resulta ser un problema cultural relacionar si o sí las cuestiones de salud con peso y cómo es que fomenta prácticas y prejuicios perjudiciales.

La Dra. Dori Steinberg es investigadora, dietista titulada y defensora de la prevención de los trastornos alimentarios. Actualmente es vicepresidenta de investigación y política en Equip Health.

Durante más de dos décadas, la Dra. Steinberg trabajó como investigadora de la “obesidad”, ayudando a crear y evaluar diversos programas de pérdida de peso. Tuvo buenas intenciones desde el principio, al igual que otros en su campo a lo largo de su carrera. Sentía que, al ayudar a las personas a perder peso, las estaba beneficiando.

“He luchado con mi propio peso e imagen corporal desde que era una niña. Al crecer en las afueras de Nueva York en los años 80 y 90, una época en la que la cultura de las dietas estaba viva y floreciente, desarrollé la creencia fundamental de que algo estaba mal en mi cuerpo y que ser gorda era algo que debía evitar, a toda costa”.

Revela que, cuando era adolescente, acudió a campamentos de adelgazamiento con la esperanza de que, si lograba perder peso, todo mejoraría. Como resultado, sólo conseguía culparse a sí misma, creyendo que si realmente deseaba perder peso, tenía que esforzarse más.

“Pensé que un mayor conocimiento de la nutrición era la clave para controlar mi propio peso y que podría ayudar a otros en el camino”. Afirma la investigadora.

Esta decisión le llevó a comenzar una carrera científica centrada en averiguar cómo “resolver” las enfermedades crónicas mediante la pérdida de peso. Pero se dio cuenta de algo: la mayoría de las personas sólo perdían una pequeña cantidad de peso y luego lo recuperaban al finalizar el tratamiento.

La Dra. Steinberg a los 11 años en 1991. Foto cortesía de Dori Steinberg.

Se dio cuenta que los datos de la investigación en que trabajó nunca lograron demostrar que el peso podía cambiarse a largo plazo, luego de numerosos intentos de crear un programa de reducción de peso exitoso. Asimismo, reconoce que utilizar el peso como principal indicador de la salud puede resultar problemático.

“La verdad es que la herencia determina una parte importante de nuestro peso y figura, así como nuestra estatura”, explica. En su opinión, “la idea errónea de que todos podemos tener cuerpos delgados” es “no sólo incorrecta, sino también perjudicial y discriminatoria”.

A raíz de sus reflexiones, comprendió que tenía un problema de alimentación ligado a su juventud. También se dio cuenta que muchos de sus juicios y actitudes profesionales sobre el peso y la salud estaban influenciados por su problema alimentario.

“A lo largo de este viaje, aprendí algunas cosas clave que creo que son importantes para que las organizaciones, los médicos, los investigadores y la población en general entiendan”.

Sostiene que existen ideas erróneas sobre la ingesta de alimentos. Señala que uno de los supuestos perjudiciales que contribuyeron a provocar su trastorno alimentario en primer lugar fue la idea errónea de que algunas comidas son “malas” y deben evitarse en favor de las “buenas”.

“Las personas necesitan todo tipo de alimentos para vivir y prosperar, incluso los azúcares y las grasas que nos han enseñado falsamente a rechazar siempre. Además, este pensamiento en blanco y negro ignora el hecho de que no todas las personas pueden acceder a los llamados alimentos Buenos”, aclara.

La pobreza y la inseguridad alimentaria son preocupaciones sociales importantes a tener en cuenta. Esto hace que a muchas personas les resulte difícil obtener frutas y verduras limpias, así como encontrar el tiempo para cocinar comidas “equilibradas” tres veces al día, o incluso saber cuándo es su próxima comida.

El problema de la inseguridad alimentaria está directamente relacionado con los trastornos alimentarios, a pesar de que rara vez se reconoce. “La idea de que hay que evitar determinadas comidas para mejorar la salud no hace más que aumentar el riesgo”, afirma la Dra. Dori Steinberg.

Entonces ¿El peso no está intrínsecamente ligado a la salud?

Es claro que en las últimas décadas la industria sanitaria ha puesto demasiado énfasis en la relación entre el peso y la salud. La Dra. Dori Steinberg declara que muchos médicos recurren casi instintivamente primero al peso y sugieren que esta es la respuesta; en lugar de investigar otros factores para afecciones como el dolor crónico o la diabetes. Aunque es sabido que la diabetes es la causante de múltiples afectaciones a la salud y se asocia al sobre peso y la obesidad.

Pero algo es cierto, el sesgo del peso perjudica de forma desproporcionada a las personas robustas, quienes a menudo evitan acudir a la atención médica debido al estigma que sufren.

La Dra. Dori Steinberg, enfatiza cree que “los médicos deben dar prioridad a la eliminación de otras causas fundamentales más graves de los síntomas”, en lugar de centrarse en el peso como factor principal, independientemente de a quién estén tratando.

“También deben escuchar a sus pacientes y confiar en que ellos son los que mejor conocen su cuerpo, en lugar de negarse a investigar una enfermedad o un dolor basándose en el tamaño corporal del paciente”, destaca la especialista.

La investigadora mantuvo sus creencias sobre el peso, la alimentación y la salud durante décadas, tanto a nivel personal como profesional. Lo que le ayudó a desaprender estas creencias fue el reconocimiento de que estaba fomentando comportamientos perjudiciales que suelen aparecer en las personas con trastornos alimentarios.

“La única diferencia es que pensamos que estos comportamientos son útiles para quienes tienen cuerpos robustos y perjudiciales para quienes tienen cuerpos delgados. La verdad es que estos comportamientos son perjudiciales para todos”.

A partir de este principio, fue capaz de romper con la idea asfixiante de que su valor estaba determinado por su peso. Como resultado, desarrolló un nuevo interés por la investigación de los trastornos alimentarios y por aplicar lo aprendido para ayudar a los demás.

Afirma que esta transformación en su vida laboral también le ha ayudado a mejorar su salud mental y a fortalecer las relaciones con su familia y amigos. La Dra. Dori Steinberg hace hincapié en la necesidad de desmantelar las suposiciones tóxicas de nuestra cultura sobre el peso y la salud para que nuestra próxima generación de niños pueda crecer sintiendo que sus cuerpos son valiosos sin ser alterados.

close .mailpoet_hp_email_label{display:none!important;}#mp_form_popup1 .mailpoet_form { }
#mp_form_popup1 form { margin-bottom: 0; }
#mp_form_popup1 h1.mailpoet-heading { margin: 0 0 20px; }
#mp_form_popup1 p.mailpoet_form_paragraph.last { margin-bottom: 5px; }
#mp_form_popup1 .mailpoet_column_with_background { padding: 10px; }
#mp_form_popup1 .mailpoet_form_column:not(:first-child) { margin-left: 20px; }
#mp_form_popup1 .mailpoet_paragraph { line-height: 20px; margin-bottom: 20px; }
#mp_form_popup1 .mailpoet_segment_label, #mp_form_popup1 .mailpoet_text_label, #mp_form_popup1 .mailpoet_textarea_label, #mp_form_popup1 .mailpoet_select_label, #mp_form_popup1 .mailpoet_radio_label, #mp_form_popup1 .mailpoet_checkbox_label, #mp_form_popup1 .mailpoet_list_label, #mp_form_popup1 .mailpoet_date_label { display: block; font-weight: normal; }
#mp_form_popup1 .mailpoet_text, #mp_form_popup1 .mailpoet_textarea, #mp_form_popup1 .mailpoet_select, #mp_form_popup1 .mailpoet_date_month, #mp_form_popup1 .mailpoet_date_day, #mp_form_popup1 .mailpoet_date_year, #mp_form_popup1 .mailpoet_date { display: block; }
#mp_form_popup1 .mailpoet_text, #mp_form_popup1 .mailpoet_textarea { width: 200px; }
#mp_form_popup1 .mailpoet_checkbox { }
#mp_form_popup1 .mailpoet_submit { }
#mp_form_popup1 .mailpoet_divider { }
#mp_form_popup1 .mailpoet_message { }
#mp_form_popup1 .mailpoet_form_loading { width: 30px; text-align: center; line-height: normal; }
#mp_form_popup1 .mailpoet_form_loading > span { width: 5px; height: 5px; background-color: #5b5b5b; }#mp_form_popup1{border-radius: 16px;background: #ffffff;color: #313131;text-align: left;}#mp_form_popup1{width: 379px;max-width: 100vw;}#mp_form_popup1 .mailpoet_message {margin: 0; padding: 0 20px;} #mp_form_popup1 .mailpoet_validate_success {color: #00d084} #mp_form_popup1 input.parsley-success {color: #00d084} #mp_form_popup1 select.parsley-success {color: #00d084} #mp_form_popup1 textarea.parsley-success {color: #00d084} #mp_form_popup1 .mailpoet_validate_error {color: #cf2e2e} #mp_form_popup1 input.parsley-error {color: #cf2e2e} #mp_form_popup1 select.parsley-error {color: #cf2e2e} #mp_form_popup1 textarea.textarea.parsley-error {color: #cf2e2e} #mp_form_popup1 .parsley-errors-list {color: #cf2e2e} #mp_form_popup1 .parsley-required {color: #cf2e2e} #mp_form_popup1 .parsley-custom-error-message {color: #cf2e2e} #mp_form_popup1 .mailpoet_paragraph.last {margin-bottom: 0} @media (max-width: 500px) {#mp_form_popup1 {background: #ffffff;animation: none;border: none;border-radius: 0;bottom: 0;left: 0;max-height: 40%;padding: 20px;right: 0;top: auto;transform: none;width: 100%;min-width: 100%;}} @media (min-width: 500px) {#mp_form_popup1 {padding: 16px;}} @media (min-width: 500px) {#mp_form_popup1 .last .mailpoet_paragraph:last-child {margin-bottom: 0}} @media (max-width: 500px) {#mp_form_popup1 .mailpoet_form_column:last-child .mailpoet_paragraph:last-child {margin-bottom: 0}}

Tomado de http://Notaantrpologica.com/