septiembre 28, 2022

Recolectores de basura crearon una biblioteca con miles de libros desechados

Los recolectores de basura de Ankara, la capital de Turquía, han abierto una biblioteca pública con libros que fueron encontrados The post Recolectores de basura crearon una biblioteca con miles de libros desechados appeared first on Portal Ambiental. Tomado de https://portal-ambiental.com/...

Los recolectores de basura de Ankara, la capital de Turquía, han abierto una biblioteca pública con libros que fueron encontrados en la basura por trabajadores, entre los desechos. La noticia de la nueva biblioteca ubicada en Çsankaya, Ankara se difundió rápidamente y ahora la gente ha comenzado a donar libros directamente a la biblioteca, en lugar de tirarlos a la basura.


Serhat, un joven de 32 años que trabaja en el servicio de recolección de basura, siempre soñó con tener una biblioteca. Al ver la cantidad de libros abandonados en los basureros, tanto él como muchos de sus compañeros llegaron a plantearse cuál podría ser el volumen de libros que podrían generar para construir una pequeña biblioteca de uso interno.



Y fue así como surgió la idea de empezar a almacenar todos los libros abandonados para poder crear una pequeña biblioteca comunitaria, tanto para los trabajadores como para sus familias.

La idea de recolectar libros y revistas se convirtió en una tarea que, durante meses, mantuvo a los trabajadores del cuerpo doblemente ocupados: no solo hacían su trabajo, sino que, además, almacenaban y clasificaban los libros que encontraban en sus rutas. En cuestión de pocas semanas, decidieron dirigirse al alcalde, para poder ubicar la cantidad de libros que tenían acumulados, ya que el volumen sobrepasaba lo esperado.

Desde la institución municipal, se les cedió un espacio en el barrio de Çsankaya, específicamente en una antigua fábrica de ladrillos que llevaba más de veinte años cerrada. Lo que en un principio estuvo pensado para acomodar una biblioteca para los trabajadores y sus familiares, poco a poco fue convirtiéndose en un espacio de interés también para vecinos, quienes se acercaban al lugar para donar libros, catálogos y revistas.


Así es como, en poco menos de siete meses, la biblioteca dejó de ser un espacio solo para los trabajadores y quedó abierta al público convirtiéndose en un nuevo espacio cultural.

Desde su apertura, el volumen de libros no ha cesado, en la actualidad, hay más de 6000 libros catalogados, incluye una sección para niños, un área dedicada a los libros de investigación científica y una serie de libros en inglés y francés para aquellos lectores que se atreven a leer en otras lenguas.

Además, el hecho de haber sido creada por operarios que trabajan por la noche, ha convertido a esta en la biblioteca con el horario más amplio de toda Turquía: desde primera hora de la mañana hasta las 5:30 de la madrugada. De esta forma, los trabajadores pueden pasar por la biblioteca para tomarse un café, hacer un descanso durante la noche o sacar algún libro en un horario acorde con sus rutinas laborales.

La biblioteca tiene una zona de lectura, un área infantil, un espacio para juegos de mesa y una pequeña cafetería. Parte de la iluminación está hecha con tubos de cobre, también encontrados en la basura, y las paredes están cubiertas con posters e ilustraciones. Además, se han puesto en marcha programas de préstamos de libros tanto a particulares, colegios, organizaciones sin fines de lucro y centros penitenciarios.

Tomado de https://portal-ambiental.com/