abril 18, 2021

¿Qué pasó con los primeros detenidos de Guantánamo?

El Pentágono dijo que eran “lo peor de lo peor”. Solo dos de los 20 primeros prisioneros enviados a la Bahía de Guantánamo en 2002 siguen ahí. Otros están repartidos por el mundo, entre ellos cuatro dirigentes talibanes. #Sonora #Expresion-Sonora.com ...

Tras un primer periodo de confinamiento, ahora viven con sus familias en viviendas que les han dado los cataríes. Pueden moverse libremente por la cosmopolita capital de Catar —las mujeres compran en los mercados locales, los niños estudian en una escuela gestionada por Pakistán—, pero necesitan la bendición de su país de acogida, así como de Estados Unidos y de la nación de destino, para viajar al extranjero.

Sus traslados responden a una estrategia adoptada por el gobierno de Obama de enviar a ciertos detenidos a otros países porque el gobierno considera demasiado arriesgado devolverlos a sus hogares. Entre 2009 y 2017, los diplomáticos estadounidenses negociaron acuerdos de reubicación con países amigos que ofrecían rehabilitación, alojamiento e, idealmente, puestos de trabajo a los detenidos que habían conseguido autorización.

El gobierno de Trump transfirió solo a un detenido, un terrorista confeso de al-Qaeda que fue enviado a su natal Arabia Saudí para completar una sentencia de prisión de una comisión militar por un acuerdo de admisión de culpabilidad negociado en el gobierno de Obama,

Entre los 30 prisioneros yemeníes acogidos por el estado petrolero de Omán estaba Samir Naji al Hasan Moqbel, uno de los primeros 20. Ahora, con 43 años, ha encontrado trabajo en una fábrica, se casó y es padre de dos hijos, según otro ex preso de Guantánamo, Mansour Adayfi, quien ha hecho una crónica de cómo es la vida después de la detención para algunos presos liberados.

Otros dos de los primeros 20 detenidos, Ali Ahmad al Rahizi, de 41 años, y Mahmoud al Mujaihd, de 40, ambos de Yemen, no tuvieron tanta suerte. Formaban parte de las casi dos decenas de presos enviados a los Emiratos Árabes Unidos en los dos últimos años del gobierno de Obama.

Siguen encarcelados allí en condiciones que el proyecto Life After Guantánamo, con sede en Londres, describe como sombrías y amenazantes, en parte porque Emiratos ha considerado repatriarlos involuntariamente a Yemen, un país asediado por la guerra y la crisis humanitaria. Yemen es un destino peligroso para los detenidos, porque alberga una poderosa filial de Al Qaeda.

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://nytimes.com/es/feed

A %d blogueros les gusta esto: