¿Qué pasa cuando entierras lentejas crudas en el jardín?: ¡lentejas como abono casero!

¿Sabías que las lentejas pueden ser un gran aliado para el cuidado de tus plantas? Sí, así es, estas legumbres no solo son una excelente opción para nuestra alimentación, sino que también contienen altísimas cantidades de nutrientes que pueden ayudar a...

¿Sabías que las lentejas pueden ser un gran aliado para el cuidado de tus plantas? Sí, así es, estas legumbres no solo son una excelente opción para nuestra alimentación, sino que también contienen altísimas cantidades de nutrientes que pueden ayudar a mejorar la salud de nuestras plantas y de la tierra.

Es importante mencionar que no se deben aplicar las lentejas crudas directamente a las plantas, sino que es necesario seguir una serie de recomendaciones que nos asegurarán sacar el máximo provecho de sus nutrientes. En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre cómo utilizar las lentejas como abono casero para tus plantas.

Las lentejas contienen altas cantidades de magnesio, potasio, hierro y vitaminas como la C, B6 y B. Estos nutrientes contribuyen al crecimiento de las plantas, mejoran la salud de la tierra y ayudan a combatir hongos, plagas y enfermedades. Además, contienen fibra y fósforo, uno de los macronutrientes más necesarios para las plantas, lo que hace que estén más vigorosas y tengan una mejor floración y frutos.

Para utilizar las lentejas como abono casero, es necesario triturarlas hasta obtener un polvo fino. Este polvo se puede utilizar para hacer dos tipos de abono: uno de liberación rápida y otro de liberación lenta.

Para hacer el abono de liberación rápida, se debe mezclar una cucharada sopera de polvo de lentejas por cada litro y medio de agua. Este abono se puede aplicar una vez por semana durante los meses de primavera y verano, y una vez cada dos semanas durante los meses de otoño o invierno.

[embedded content]

Por otro lado, el abono de liberación lenta se hace esparciendo el polvo de lentejas directamente sobre la tierra de la maceta. Este abono libera sus nutrientes de forma gradual durante un periodo de seis meses, lo que hace que las plantas se mantengan saludables y vigorosas durante más tiempo.

Es importante recordar que las lentejas no contienen mucha cantidad de nitrógeno, por lo que es recomendable utilizar otros abonos ricos en este nutriente para complementar su uso.

Las lentejas son un súper alimento para nuestras plantas y pueden ser una excelente opción como abono casero. Siguiendo las recomendaciones adecuadas, podemos obtener grandes beneficios para nuestras plantas y para la salud de la tierra. ¿Qué esperas para probarlo en tus propias plantas?

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/