agosto 14, 2021

¿Qué ha sucedido con el caso de José Eduardo, joven fallecido en Yucatán tras ser torturado?

El caso de José Eduardo Ravelo, joven veracruzano que falleció en Mérida tras haber sufrido agresiones físicas y sexuales bajo custodia policial, dio un giro este viernes, cuando un juez de control determinó no vincular a proceso a los cuatro oficiales que presuntamente habrían estado involucrados en el caso.

El juzgador argumentó que, aunque está comprobado que el individuo falleció a causa de las heridas sufridas tras haber sido víctima de tortura, no se puede acreditar que los cuatro agentes señalados por la Fiscalía General del Estado hayan estado involucrados en el incidente sucedido el pasado 21 de julio.

El magistrado alcanzó esta resolución tras haber admitido como prueba varios documentos solicitados por la defensa de los uniformados, incluyendo un video que estuvo circulando en las redes sociales durante los últimos días, el cual supuestamente demostraría que José Eduardo se encontraba intoxicado en el momento de su detención.

La grabación, con una calidad de imagen que dista de ser buena, muestra al hoy occiso dialogando con los policías responsables de su detención mientras sufre los efectos del ‘cristal’ (éxtasis). Esto es confirmado por el propio José Eduardo, quien admite que consume esa y otras sustancias adictivas.

Sin embargo, un hecho que llamó la atención de muchos usuarios en las redes sociales es que la voz que presuntamente corresponde a la del detenido no coincide con la imagen, pues se le escucha hablando en momentos en los que no mueve la boca. Además, no se notan variaciones en la modulación de su voz pese a la gran cantidad de movimientos simultaneos que realiza, por lo que existen sospechas acerca de la fabricación del video.

Tras hacerse público que el juez determinó no perseguir judicialmente a los policías señalados, el Ayuntamiento de Mérida publicó un video en el que el secretario técnico, Alejandro Ruz Castro, celebra la decisión, asegurando que se evitó una ‘injusticia’ que hubiese afectado no solo a los agentes sino a sus familias.

Durante su intervención, el funcionario –quien apareció en lugar del alcalde Renán Barrera- aprovechó para presumir los logros de la Policía Municipal, la cual ha sido responsable de la seguridad en el centro de Mérida durante los últimos dieciocho años. Sin embargo, incurrió en una contradicción al asegurar que aún le quedan por mejorar protocolos en materia de derechos humanos.

Uno de los objetivos del video presuntamente modificado era demostrar que Eduardo no había sido golpeado durante su detención. Sin embargo, el medio local Por Esto publicó una serie de imágenes que se oponen a la versión ofrecida por las autoridades en los reportes de la detención.

Entre las imágenes se encuentras algunas en las que se observa que el ‘Güero’ –como lo llamaban sus familiares- fue sometido por uno de los agentes al interior de una camioneta, el cual puso su rodilla sobre el cuello del detenido para inmovilizarlo, corroborando que se violaron los protocolos de derechos humanos.

Además, el reporte asegura que Ravelo vestía una camiseta roja y pantalón azul de mezclilla en el momento en el que fue asegurado, como también se muestra en el video. Sin embargo, las imágenes de las cámaras de seguridad muestran que, cuando se encontraba al interior de la celda, había sido despojado de sus prendas, vistiendo únicamente un bóxer oscuro.

En esta imagen también se pueden apreciar moretones en brazos, piernas y torso. Posteriormente, su compañero de cuarto tomó otras fotografías de las lesiones, las cuales envió a los familiares de la víctima para presentar la denuncia. Este último reveló que, tras haber sido liberado a la mañana siguiente, José Eduardo mostraba dificultades para caminar.

Sorprendentemente, las irregularidades no terminan ahí, ya que la madre del joven veracruzano reveló el pasado jueves que el alcalde Barrera le ofreció 2.5 millones de pesos como ‘reparación del daño’ por la muerte de su hijo. No obstante, él mismo habría abandonado la negociación luego de que la oferta fuera rechazada.

La señora Ravelo asegura que, cuando le manifestó al edil que no quería dinero, sino justicia para su hijo, este la habría amenazado con publicar una serie de videos en los que se observaba el minuto a minuto de la detención. Sin embargo, nunca demostró estar en posesión de estos, aunque insistió en que los elementos policiacos eran inocentes y solo estaban en ‘cumplimiento de su deber’.

Luego de que se hizo pública la resolución del juez, la Fiscalía General del Estado de Yucatán (FGE) anunció que apelará y presentará las imágenes publicadas por el medio local como pruebas para que la causa prosiga. Esta actitud contrasta con la mostrada en otros casos, en los que dicha dependencia ha sido omisa o incluso partícipe de irregularidades.

Con información de Al Chile, Por Esto e Infobae.

Imagen: Haz Ruido

Tomado de https://www.themexico.news/feed/

A %d blogueros les gusta esto: