abril 18, 2021

Qué 8 superalimentos se originaron en América Latina

El cacao, la maca, el aguacate y la chía son algunos de los superalimentos que se originaron hace miles de años en América Latina; no solo destacan por su valor nutritivo sino por sus efectos positivos en el cuerpo #Sonora #Expresion-Sonora.com...

Muchos de los hoy llamados “superalimentos” se originaron hace miles de años en América Latina y formaban parte de la dieta de antiguas culturas. Algunos de estos alimentos tenían un uso especial en ceremonias religiosas y también eran apreciadas por sus efectos en el cuerpo potencialmente positivos en la salud más allá de la nutrición, como alimentos funcionales.

1. Cacao

Los primeros vestigios del cacao en México datan del año 1900 y 1800 a.C. Los primeros en cultivar el árbol del cacao, fueron los Olmecas en el año 1500 a.C. Era un regalo de los dioses que sólo podía ser consumido por personas de élite. Con el paso del tiempo, la cultura del cacao se extendió a las poblaciones mayas y aztecas.

El cacao era un símbolo de abundancia que se empleaba al momento de rituales religiosos dedicados a las divinidades. Los aztecas llamaban xocolatl a la bebida hecha con cacao, se bebía como reconstituyente para dar fuerza y despertar el apetito sexual, tratar la fatiga, aumentar el peso de los desnutridos, estimular el sistema nervioso de los apáticos, agotados o débiles, entre otros fines; según se explica en la revista La Ciencia y el Hombre de la Universidad Veracruzana.

Los nobles mexicanos hacían cocer el cacao con agua y para endulzarlo, le agregaban miel silvestre o jugo dulce de arce, aromatizándolo con un poco de vainilla y la gente sencilla le agregaba atole de maíz para hacerlo nutritivo. Las semillas de cacao también se utilizaban como monedas de cambio, costumbre que perduró hasta años después de consumada la Conquista. El cacao es rico en antioxidantes, ayuda a mejorar el flujo sanguíneo, entre otros beneficios para la salud.

2. Aguacate

Aguacate hass
Foto: Franklin Andrés Hernández/Pexels

El aguacate es un fruto mexicano con una maravillosa historia, es un sobreviviente a la evolución. Tiene un origen de hace más 10 millones de años, desde el Neógeno, debió haberse extinguido, pero resistió y espero la llegada de los humanos, en el último periodo fue cultivado por los mayas.

Los fósiles del aguacate sugieren su presencia en la sierra de Nuevo León desde épocas muy antiguas; en el centro de México desde 16 000 y 8000 a. C., y en la península de Yucatán desde 3400 a. C. De acuerdo a The Conversation, los primeros huertos de aguacate en México comenzaron con grupos olmecas y mayas, quienes elegían los frutos más deliciosos.

El nombre del aguacate viene del náhuatl “ahuacatl”, que significa testículos, debido al parentesco entre las gónadas masculinas y el fruto. Está cargado de grasas saludables, fibra y varios nutrientes importantes, un alimento que favorece la salud del corazón.

3. Frijoles 

Frijoles con arroz
Foto: Shutterstock

El frijol era cultivado en Mesoamérica hace ya 8,000 años y fue una de las principales especies que se integró a la dieta básica de las culturas indígenas mexicanas, detalla la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de México; en este país se encuentran 70 especies con gran variedad de tamaños y colores, como el negro, flor de mayo, morado, pinto, canario, y ayocote.

Los frijoles son un alimento de gran valor nutricional y que ofrece múltiples beneficios a la salud, como ayudar a reducir el colesterol en sangre y prevenir la diabetes. Su consumo es recomendado por instituciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

4. Tomate

alimentos crudos-tomates
Foto: Rauf Allahverdiyev/Pexels

El tomate era utilizado por las culturas prehispánicas mexicanas como ingrediente vital para sus platillos, aunque también existen vestigios que fue utilizado para pagar los impuestos. El tomate fue llevado a Europa el siglo XVI. Como era un producto nuevo, no sabían ocuparlo y combinarlo con su cultura gastronómica. Italia decidió integrarlo a sus comidas convirtiéndose en un ingrediente básico de su cocina.

El tomate es un fruto reconocido como fuente de antioxidantes como la vitamina C y el licopeno.

5. Maca

maca
Foto: Shutterstock

La maca es un ingrediente común en la cocina peruana. Es una raíz originaria de la región andina, cultivada durante al menos 2000 años. Además de sus usos culinarios, la maca también puede tener varios beneficios para la salud. La maca es rica en fibra, una gran cantidad de aminoácidos esenciales, ácidos grasos y otros nutrientes, como vitamina C, cobre, hierro y calcio.

Algunos estudios señalan que la maca podría mejorar la libido, aumentar la energía y el rendimiento, pero los autores advirtieron que se requiere más investigación.

6. Chile

Chiles
Foto: Karolina Grabowska/Pexels

Existen evidencias de que el chile ha formado parte de la dieta de los mexicanos desde hace más de 8,000 años. En dicho país existe un registro de 64 tipos diferentes de chiles que se consumen frescos, deshidratados, cocidos o industrializados.

Los chiles pueden llegar a tener más vitamina C que las naranjas y tienen una privilegiada mezcla de compuestos protectores de la salud. Una nueva investigación presentada por la Asociación Americana del Corazón señala que comer chiles con regularidad es excelente para el corazón y puede ayudarte a agregar unos años más a tu vida.

7. Chía

chía
Foto: Shutterstock

La chía es una semilla de una planta antigua nativa del centro y sur de México, Guatemala y Nicaragua, que destaca por su valor nutrimental.

La chía junto con el amaranto fue un cultivo alimenticio importante en México. La chía se cultivaba ya en 3500 a. C., y durante la época prehispánica se ofrecía a los dioses aztecas en ceremonias religiosas. La palabra “chía” en maya significa fuerza. Cuenta la leyenda que los aztecas, especialmente los guerreros, la usaban como bebida energética.

Las semillas de chía son la fuente vegetal más rica en ácidos grasos omega-3 y ofrecen proteína completa que contiene los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir, explica la Escuela de Salud Pública de Harvard.

8. Cacahuates

cacahuates
Foto: Piviso/Pixabay

Los cacahuates son originarios de América del Sur y llegaron a México durante la época prehispánica. Los españoles conocieron los cacahuates en la gran Tenochtitlán, los llevaron a Europa y África; lo que permitió que su cultivo y su consumo se expandieran por todo el mundo.

El “cacao de tierra” ayuda a prevenir enfermedades cardíacas y favorecer la salud como las almendras y nueces de árbol más caras. Los cacahuates también pueden ayudar a prevenir la enfermedad Alzheimer, según investigadores de Harvard.

Los cacahuates contienen una variedad de nutrientes, proteínas, fibra, grasas buenas, vitaminas, minerales, polifenoles, antioxidantes, flavonoides y aminoácidos. Todos estos componentes son beneficiosos para la salud humana.

Te puede interesar: 

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de https://eldiariony.com/feed

A %d blogueros les gusta esto: