¿Por qué la hierba te hace feliz? Conoce la anandamida, la molécula de la felicidad del cannabis



La anandamida, conocida popularmente como la molécula de la felicidad del cannabis, también conocida como AEA (para los científicos), encierra el misterio de la alegría que el cannabis proporciona a sus consumidores.


Los cannabinoides son un grupo apasionante de compuestos. A lo largo de los años, los investigadores o científicos interesados en el cannabis han hecho varios descubrimientos sobre las plantas de cannabis, sus perfiles de cannabinoides y terpenos, así como su relación única con el sistema endocannabinoide humano (ECS). Quizá te interese saber que el cuerpo humano produce una clase natural de cannabinoides, uno de los cuales son las anandamidas.

A medida que sigas leyendo, te introducirás en el mundo de las anandamidas, cómo interactúan con cannabinoides importantes como el THC y el CBD, y por qué se las conoce como moléculas de la felicidad.

Visión general de la anandamida

La anandamida es un cannabinoide endógeno primario producido en el cuerpo humano. Esta clase de cannabinoides no es tan famosa como sus homólogos derivados de plantas, pero reaccionan significativamente bien entre sí.

El nombre “anandamida” significa literalmente “la molécula de la felicidad”. Por ello, mucha gente asume que este compuesto se llama informalmente “compuesto de la dicha”, cuando es sólo el significado literal del nombre. Anand significa felicidad o deleite, mientras que amida se utiliza para describir la fórmula química de la molécula.

La anandamida tiene características y actividades únicas que ayudan al SCE a tener una relación beneficiosa con las plantas de cannabis. No se descubrió hasta principios del siglo XX, más o menos cuando se descubrieron el THC, el CBD y otros fitocannabinoides. Posteriormente, las revistas científicas sugirieron que los fitocannabinoides podían unirse a los receptores naturales del cuerpo humano para mostrar sus impactos. Entre 1990 y 1995, el Dr. Rapheal Mecholam y su equipo de investigación informaron que habían aislado con éxito la anandamida del cerebro humano.

Como se ha mencionado anteriormente, la anandamida se produce de forma natural en el cuerpo humano en bajas cantidades. El proceso de producción se distribuye a través de diferentes vías moleculares que utilizan múltiples enzimas. La anandamida tiene una vida media relativamente corta que se inicia con la N-aracedoil fosfatidiletanolamina (NAPE), el precursor de la membrana. Cuando la anandamida se libera en el cuerpo, se disipa rápidamente.

La importancia y la función de la anandamida
El sistema endocannabinoide (SCE) comprende principalmente los receptores CB1 y CB2. Ambos receptores interactúan con otros factores para garantizar el mantenimiento del estado homeostático del organismo.

El equipo de investigación formado por Lumir Hanus, William Devane y Mechoulam observó que la molécula de felicidad se comporta como el THC. Ambos compuestos tienen una reacción altamente vinculable con los receptores cannabinoides. La anandamida y el THC son agonistas parciales de CB1 y CB2. Son capaces de inducir efectos en el SNC y en el sistema inmunológico. Sin embargo, el THC tiene una relación más fuerte e innata con el receptor CB1. Durante un período más prolongado, el THC cataliza múltiples efectos químicos. Por el contrario, la anandamida es frágil, lo cual es otra razón por la que no puede inducir un efecto psicoactivo significativo. En cambio, es responsable de inducir sensaciones de placer, recompensa, inspiración o motivación. Su ubicación en el cerebro se encuentra principalmente en áreas relevantes para la memoria, la alimentación, el aprendizaje y el movimiento. Los científicos afirman que la anandamida permite a los seres humanos establecer o romper las conexiones neutras que fomentan la memoria y el aprendizaje.

La función principal de la anandamida es la homeostasis. El cerebro la libera regularmente para mantener el sistema endocannabinoide en condiciones adecuadas.El cannabis y la anandamida

El cannabis y la anandamida

El cannabis y la anandamida tienen una relación única y multifacética. Cada cannabinoide de la planta de cannabis tiene un efecto diferente sobre la molécula de la felicidad. Los científicos habrían preferido tener más información sobre los resultados del THC y el CBD en la molécula AEA.

THC y AEA

El THC y la anandamida tienen perfiles similares. Ambos son agonistas parciales del receptor CB1, y tienen estructuras químicas afines.

Cuando el cuerpo descompone el THC, éste procede a secuestrar los receptores CB1, provocando una respuesta dramática más profunda, que se manifiesta como psicoactividad. El THC influye gradualmente en el funcionamiento de la corteza orbitofrontal, el hipocampo, los ganglios basales y el cerebelo. El consumidor puede experimentar a veces una falta de coordinación y de memoria a corto plazo.

El THC y la AEA estimulan la liberación de dopamina, que hace que el usuario sienta placer. La dopamina también está implicada en otras acciones como el sexo, la alimentación y las recompensas.

La dopamina, sustancia química del cerebro, se libera cuando las neuronas transmiten señales eléctricas entre sí. La naturaleza de la señal enviada determina las decisiones que tomas en tus actividades cotidianas. Sin la dopamina, serías incapaz de motivarte consciente o inconscientemente, de aprender, de cambiar de estado de ánimo o de mantener una capacidad de atención saludable.

Tenga en cuenta que el uso irregular a corto plazo del THC influye directamente en el sistema de recompensa del cerebro, mientras el compuesto permanezca activo. El uso periódico de THC podría disminuir relativamente la cantidad de dopamina producida, provocando una reducción de la motivación y otras emociones negativas. Las moléculas de anandamida están directamente influenciadas por

CBD y AEA

El CBD es el segundo cannabinoide más importante derivado de las plantas. Reacciona con la enzima FAAH (la sustancia química implicada en la descomposición de la AEA).

El CBD es la razón principal por la que la anandamida tiene una vida media corta, ya que contrarresta el efecto de la sustancia química del cerebro, ya que retrasa la descomposición de la enzima FAAH.

Aumentar la disponibilidad de AEA en el cuerpo

Aumentar la cantidad de anandamida en el cuerpo no sólo se consigue fumando o utilizando productos a base de THC. Hay otras formas de aumentar la molécula de la felicidad, ya sea consumiendo ciertos alimentos, realizando algunas actividades o utilizando otros productos cannabinoides menores.

Lo principal es consumir sustancias que inhiban el FAAH o que contengan cantidades importantes de anandamida. De esta manera, el cuerpo tiene automáticamente un nivel elevado de AEA.

Algunas de las sustancias que puedes consumir son el extracto de CBD, el aceite de CBD, la trufa negra, el chocolate, la pimienta negra o larga y el kaempferol. Los ejercicios y actividades como los mimos o el yoga, el ciclismo y las carreras de larga distancia ayudan a aumentar los niveles de anandamida. Es aconsejable limitarse a actividades de resistencia.

Conclusión

A largo plazo, el consumo responsable de cannabis ayudaría a alimentar una perspectiva más abierta de la vida. Los conocimientos científicos sobre la anandamida y su relación con los cannabinoides han avanzado mucho desde que se descubrió el primer cannabinoide.

Todavía queda un sinfín de información por descubrir sobre cómo las plantas de cannabis y los cannabinoides podrían maximizarse para ayudar a los usuarios a sentirse más felices a largo plazo. Hasta entonces, te recomiendo que sigas consumiendo productos a base de THC con moderación. Recuerda siempre que con más cannabinoides, ejercicios o actividades basadas en la resistencia, y una comida bien equilibrada, podrás obtener más felicidad o placer a medida que tus niveles de AEA aumenten.

close

Tomado de http://Notaantrpologica.com/