Podríamos estar equivocados respecto a las aves ´- National Geographic en Español

Podríamos estar equivocados respecto a las aves ´- National Geographic en Español

Un detalle pequeño, pero grande en sus consecuencias, complica lo que hasta ahora los científicos sabían de la clasificación de las aves.

Los dinosaurios de nuestro tiempo, es decir, las aves, son lo más cercano actualmente a aquellos seres prehistóricos que tanto nos han maravillado. Hoy se conocen cerca de 10 mil especies, mismas que los científicos buscan organizar en un árbol genealógico que sirva para entender cómo los últimos dinosaurios se adueñaron del cielo.

Ese trabajo, como se puede suponer, encierra una complejidad enorme. Pasa que, aunque el camino va andado, ahora un par de estudios, de publicación reciente, revela que puede haber un error fundamental en la reconstrucción. Los artículos están en la revistas Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) y Nature.

Dos árboles, un asunto a resolver

Lo que sale a flote con los científicos involucrados en la investigación es que un acontecimiento, ocurrido hace 65 millones de años, les indujo a un error. Ese detalle es que una sección de un cromosoma pasó millones de años congelada en el tiempo y se negó a mezclarse con el ADN cercano.

[embedded content]

Los especialistas estaban seguros de que las aves podían juntarse en dos grandes categorías, teniendo a los flamencos y las palomas como primos evolutivos. La nueva propuesta, considerando la equivocación, señala cuatro grupos y pone a las aves anteriores mucho más distanciadas en su parentesco.

Te puede interesar: El origen de los primeros animales de la Tierra comienza a revelarse

«No teníamos ni idea de que hubiera una gran parte del genoma con un comportamiento inusual. Nos tropezamos con ello», comenta Edward Braun, autor principal del artículo publicado en PNAS y profesor de biología en la Universidad de Florida (Estados Unidos).

El equipo supervisado por Braun dio a conocer un dato que pone en problemas a los trabajos anteriores. Él y su colega,  Siavash Mirarab, profesor de ingeniería informática de la Universidad de California (Estados Unidos), también contribuyeron a un artículo complementario, el que se publica en Nature.

Te puede interesar: Día Mundial de los Animales: estas son las 4 especies endémicas de México en peligro de extinción

Al haber dos árboles genealógicos tan distintos, los científicos tienen igualmente la inquietud de que algo similar haya sucedido en el estudio de otros animales. Claramente, el asunto es serio, puesto que puede cambiar radicalmente lo que conoce sobre la historia evolutiva.

Sigue leyendo:

Lampreas: Estos animales tienen más en común con nosotros de lo que imaginas

Estos son los animales que no deberías tener como mascotas

Qué sabemos de los tardígrados, los animales que desafían a la muerte

Scooby y el maltrato animal

Colossal Biosciences, la empresa que quiere resucitar animales extintos

Tomado de https://www.ngenespanol.com/

Un detalle pequeño, pero grande en sus consecuencias, complica lo que hasta ahora los científicos sabían de la clasificación de las aves.

Los dinosaurios de nuestro tiempo, es decir, las aves, son lo más cercano actualmente a aquellos seres prehistóricos que tanto nos han maravillado. Hoy se conocen cerca de 10 mil especies, mismas que los científicos buscan organizar en un árbol genealógico que sirva para entender cómo los últimos dinosaurios se adueñaron del cielo.

Ese trabajo, como se puede suponer, encierra una complejidad enorme. Pasa que, aunque el camino va andado, ahora un par de estudios, de publicación reciente, revela que puede haber un error fundamental en la reconstrucción. Los artículos están en la revistas Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) y Nature.

Dos árboles, un asunto a resolver

Lo que sale a flote con los científicos involucrados en la investigación es que un acontecimiento, ocurrido hace 65 millones de años, les indujo a un error. Ese detalle es que una sección de un cromosoma pasó millones de años congelada en el tiempo y se negó a mezclarse con el ADN cercano.

[embedded content]

Los especialistas estaban seguros de que las aves podían juntarse en dos grandes categorías, teniendo a los flamencos y las palomas como primos evolutivos. La nueva propuesta, considerando la equivocación, señala cuatro grupos y pone a las aves anteriores mucho más distanciadas en su parentesco.

Te puede interesar: El origen de los primeros animales de la Tierra comienza a revelarse

«No teníamos ni idea de que hubiera una gran parte del genoma con un comportamiento inusual. Nos tropezamos con ello», comenta Edward Braun, autor principal del artículo publicado en PNAS y profesor de biología en la Universidad de Florida (Estados Unidos).

El equipo supervisado por Braun dio a conocer un dato que pone en problemas a los trabajos anteriores. Él y su colega,  Siavash Mirarab, profesor de ingeniería informática de la Universidad de California (Estados Unidos), también contribuyeron a un artículo complementario, el que se publica en Nature.

Te puede interesar: Día Mundial de los Animales: estas son las 4 especies endémicas de México en peligro de extinción

Al haber dos árboles genealógicos tan distintos, los científicos tienen igualmente la inquietud de que algo similar haya sucedido en el estudio de otros animales. Claramente, el asunto es serio, puesto que puede cambiar radicalmente lo que conoce sobre la historia evolutiva.

Sigue leyendo:

Lampreas: Estos animales tienen más en común con nosotros de lo que imaginas

Estos son los animales que no deberías tener como mascotas

Qué sabemos de los tardígrados, los animales que desafían a la muerte

Scooby y el maltrato animal

Colossal Biosciences, la empresa que quiere resucitar animales extintos

Tomado de https://www.ngenespanol.com/