noviembre 20, 2022

¡Patrimonio Mexicano! Estadio Olímpico Universitario cumple 70 años de su creación

Ubicado sobre Avenida de los Insurgentes Sur, en el corazón de Ciudad Universitaria, se encuentra desde hace 70 años un Patrimonio Cultural de la Humanidad: el estadio Olímpico Universitario.

TE RECOMENDAMOS: Marco García reveló el estilo de juego que tendrá Pumas: “la intensidad lo será todo”

Fue a la mitad del Siglo XX cuando se comenzó un proyecto que se llamaría —en primera instancia— Estadio de Exhibición, nombre que cambió casi dos décadas después con motivo de los Juegos Olímpicos de 1968 celebrados en la capital del país.

El recinto creado por un total de tres arquitectos (Agustín Pérez Palacios, Jorge Bravo y Raúl Salinas Moro) y detallado por el reconocido pintor y muralista Diego Rivera, es una auténtica obra de arte. La fachada principal del inmueble está hecha de piedras de colores, colocadas por 82 personas entre pintores, arquitectos y obreros, bajo la supervisión de Rivera. 

Estadio Olímpico Universitario fue reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad. FOTO: Mexsport

El estadio tardó dos años en construirse antes de ser inaugurado el 20 de noviembre de 1952 con un juego de futbol americano entre los Pumas CU y los Burros Blancos del Instituto Politécnico Nacional. En la ceremonia estuvieron presentes el entonces presidente de México, Miguel Alemán Valdés, y el rector de la UNAM, Luis Garrido Díaz. 

Si bien, originalmente el inmueble fue construido para albergar juegos de futbol americano, con el pasar de los años también se convirtió en la casa de diferentes equipos de futbol. 

Con el cambio de nombre en 1968, también se instaló el pebetero y el tartán que se encuentra alrededor del campo de juego. 

El escenario ha albergado diferentes eventos deportivos de gran magnitud además de dichos Juegos Olímpicos. Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos y hasta el Campeonato del Mundo de Futbol en 1986 se han celebrado ahí. Además, por supuesto, de finales de la liga mexicana de futbol y de la Liga Mayor de la Organización Estudiantil de Futbol Americano.

“Para los jugadores de americano sin duda es el mejor recinto”, comenta Diego Pareyón, el capitán de Pumas CU en la última temporada de Liga Mayor. 

“Es una estructura que a muchos niños los recluta para jugar en los Pumas. Que sea el aniversario de los 70 años del estadio nos hace muy felices el ser parte de esa historia. Lo respetamos y lo defendemos como si fuera un Coliseo. Es historia, son muchos sentimientos y que cualquier Puma que hubiera jugado, es inolvidable. Siempre será mi casa”.

El Olímpico Universitario tiene una capacidad de 69 mil espectadores, aunque por temas de seguridad ha dejado de permitirse el ingreso en su totalidad. De igual forma, cuenta con 41 túneles de acceso que sirven como entradas y salidas. 

Es tal su relevancia arquitectónica, que en 2007, la UNESCO ingresó al estadio Olímpico Universitario y Ciudad Universitaria a su lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

TE PUEDE INTERESAR: Ulises Rivas quiere ver a Pumas en los primeros lugares

UN RECUERDO IMBORRABLE

El vuelo de 10 mil palomas tras el discurso del entonces Presidente de la República (Gustavo Díaz Ordaz), aunado al histórico encendido del pebetero por parte de Enriqueta Basilio son parte de la historia del estadio Olímpico Universitario

“Cada vez que entro al estadio, se me viene a la mente el vuelo de las palomas en el encendido del pebetero”, recuerda Maximiliano Aguilar, ex atleta mexicano que disputó los Juegos Olímpicos de 1968.

Maximiliano Aguilar habló del Olímpico Universitario. FOTO: Martín Montiel | ESTO

El estadio Olímpico Universitario le trae innumerables recuerdos al ahora Director del Deporte Representativo de la UNAM.  “La primera vez que ingresé al estadio fue en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos del 68. Y el recuerdo es increíble, con las palomas y el festejo que se hizo. Fue muy emotivo y se quedó grabado en mi memoria. Cada vez que entro al estadio me vuelvo a emocionar”, comenta el nadador de 100 metros estilo mariposa en los Juegos Olímpicos que se disputaron hace más de medio siglo en la capital del país. 

“Es una sensación impresionante. El escenario te impacta. Dentro de la historia, Enriqueta Basilio fue la primera mujer en la historia que portó la antorcha y prendió el pebetero. Es un tema de inclusión desde 1968. Fue un evento que impactó a todo el mundo”, agrega en plática con ESTO.

Max se ha mantenido cercano al recinto donde pasó uno de los momentos más emotivos de su vida y que tiene un gran significado para el deporte de la Universidad Nacional Autónoma de México.  “Ha sido escenario de grandes eventos deportivos. El primero fue en 1955 que se celebraron los Juegos Panamericanos, y un año antes los Centroamericanos, después los Juegos Olímpicos con las ceremonias de inauguración y clausura. Después el Mundial de 1986, que recibió algunos partidos. La inauguración de los Juegos Panamericanos de 1975. Ha sido escenario de muchos eventos deportivos”.

“Ahora es la casa de los Pumas, pero fue la casa del América, del Necaxa, del Atlante. El futbol americano fue el deporte por el que se utilizó por primera ocasión. Hay grandes recuerdos de los clásicos sobre la rivalidad entre la UNAM y el IPN”, señala el también representante mexicano en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 y Montreal 1976, aunque estas ediciones lo hizo en la disciplina de waterpolo. 

Pese a lo antiguo del estadio, el ahora directivo de la UNAM cree que cuenta con un pasado que lo hace especial y a la vez un presente que le permite ser “funcional”: “Es emblemático, toda una historia del deporte universitario. Siempre se ha jugado futbol americano y el ambiente que se vive en el Olímpico no se ve en ningún otro lado. Es verdad que tiene sus años, pero sigue siendo muy funcional. Es el segundo más grande del país después del estadio Azteca. Es enorme y muy funcional”.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

  🔊Escucha nuestro podcast🔊
YouTube video player
Tomado de https://www.esto.com.mx/