Pasos a Afganistán colapsan por ultimatum a 1,7 millones de afganos para abandonar Pakistán

A horas de expirar plazo que Pakistán dió a refugiados indocumentados para abandonar el país, el caos impera en pasos fronterizos con Afganistán, donde cientos de camiones cargados con miles de personas buscan salir.#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://rss.dw.com/rdf/rss-sp-all...

Esta medianoche concluye el ultimátum que Pakistán dio el pasado 3 de octubre a los extranjeros indocumentados, incluidos 1,7 millones de afganos, para que abandonasen el país si no querían ser expulsados por la fuerza. Este elevado numero de afganos ha generado grandes esperas en los principales cruces entre Pakistán y Afganistán, como en el paso clave de Torkham, donde predomina la ansiedad entre los migrantes que aguardan a que las autoridades afganas registren sus datos antes de permitirles la entrada al país.

«Gulfishan, Gulfishan, ¿dónde estás? Nos vamos”, gritaba este martes (31.10.2023) una mujer que aparentemente llamaba a su hija, a la que buscaba entre las calles abarrotadas. Cerca de ella, un hombre de unos 40 años empujaba la silla de ruedas de su madre anciana, mientras recordaba la ironía que suponía deshacer el camino andado tiempo atrás, cuando recorrieron esa ruta en sentido contrario desde Afganistán.

«Nuestros padres nos sacaron de Afganistán hace cuarenta años en hombros, ahora los llevamos de regreso en sillas de ruedas, así es nuestra vida», dijo a Efe Haider Zaman, preguntándose por qué Pakistán no podía permitirse acoger a una señora como su madre, de unos 80 años.

Sin permiso, sin dinero, sin esperanzas

Quejas como la suya contra el Gobierno paquistaní resonaban con fuerza entre la mayoría de migrantes afganos, que denunciaron que las autoridades no estaban preparadas para gestionar una repatriación masiva como la que se habían visto obligados a efectuar con apenas un mes de plazo.

Es el caso de otro migrante, Rashid Khan, que aseguró a Efe que fue detenido junto a su familia hace dos días a unos tres kilómetros de la frontera y todavía no había recibido el permiso para seguir adelante, mientras protestaba por el excesivo precio que los transportistas les cobraban para llevarles hasta la frontera, muy superior al habitual.

«Nos cobraron 200.000 rupias paquistaníes (unos 711 dólares) desde Peshawar a Jalalabad (Afganistán)», afirmó Khan. Esto se suma a la falta de comida y refugios en la frontera, aun a sabiendas de la enorme cantidad de gente que iba a acudir allí estos días, un vacío que ha sido aprovechado por los lugareños de los pueblos cercanos para abrir tiendas improvisadas para sacar un beneficio extra.

HRW: «Abusos policiales, acoso, agresiones y detenciones arbitrarias»

«Es una zona montañosa lejana. Por supuesto que estamos cobrando más, pero dónde comprarán si no», dijo uno de los comerciantes, Irshad Khan. Pese a la falta de refugios, las autoridades anunciaron que establecerán un centro de inmigración que comenzará a funcionar a partir del miércoles, y donde prevén llevar a los migrantes que no hayan abandonado el país en el plazo previsto antes de expulsarles definitivamente.

En este sentido, la organización internacional Human Rights Watch (HRW) señaló este martes que el Gobierno paquistaní está utilizando «amenazas, abusos y detenciones» para obligar a los afganos indocumentados a regresar a Afganistán.

«Los amplios llamamientos de las autoridades paquistaníes a favor de una deportación masiva han instigado un aumento de los abusos policiales contra los afganos, incluidos acoso, agresiones y detenciones arbitrarias», lamentó HRW, que recordó que muchos de ellos están esperando una solicitud de asilo para trasladarse a otros países.

jov (efe, France24, HRW)

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://rss.dw.com/rdf/rss-sp-all