#ParaQueLoSepan: Ricardo Raphael: el “defensor de derechos humanos”


Por Ricardo Sevilla

El sábado pasado, Ricardo Raphael de la Madrid aseguró que el periodismo “enfrenta una campaña creciente de estigmatización… desde el púlpito del poder”.

En su columna el periódico Milenio (Política Zoom), el sobrino del expresidente priísta Miguel de la Madrid, escribió que se trata de “una campaña sistemática y deliberada” que utiliza “una andanada de armas verbales”.

A través de un texto titulado “¿Quién es quién en la estigmatización de las voces críticas?”, Ricardo Miguel Raphael de la Madrid manifestó: “en México se está experimentando una campaña de estigmatización cada día más riesgosa para quienes nos dedicamos al periodismo y la defensa de los derechos humanos”.

Y agregó: “a periodistas y defensores se les representa como un veneno social que exige depuración”.

El conductor de Canal 11 se dijo preocupado por las acciones que “las empresas de medios” pudieran adoptar. Y anotó que ante la dicotomía de “salvar el negocio” o “proteger a un individuo estigmatizado”, los empresarios no dudarían en resguardar su negocio.

Partamos de este último planteamiento. En primer lugar, el columnista no habla de medios de comunicación, sino de “empresas de medios”. En segundo lugar, reconoce que el periodismo que se hace en dichas empresas es, en todo caso, un “negocio”.

Sin proponérselo, Raphael convalida el argumento de quienes barruntan que los propietarios de estas “empresas de medios” están menos interesados en ejercer el periodismo o informar que “en salvaguardar el negocio”.
Por otro lado, llama la atención que Raphael, que se enlista entre los “periodistas” estigmatizados, no haya usado en su artículo un lenguaje directo sino reticente.

Por alguna razón, el profesor del CIDE decidió escribir mediante circunloquios y, pese a que sus imputaciones están dirigidas al Gobierno federal y, en particular, al presidente López Obrador, prefirió expresarse con ambages y aludiendo a un “poder mayoritario”.

Más allá del lenguaje fosco e impreciso que Raphael utiliza en su texto ⎼y que contradice las reglas básicas sugeridas por Vicente Leñero (Manual de periodismo) y Gonzalo Martín Vivaldi (Géneros periodísticos: reportaje, crónica, artículo), que sugieren emplear un estilo directo en periodismo⎼ sorprende que el columnista de Milenio se llame así mismo “defensor de los derechos humanos”.

Pero ¿será realmente un “defensor de los derechos humanos”, como dice serlo, este articulista que publica, ya no digamos en un periódico, sino en una “empresa de medios” denominada Milenio Diario, S.A. de C.V?
De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los defensores son aquellas personas que “se esfuerzan en promover y proteger los derechos civiles y políticos y en lograr la promoción, la protección y el disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales”. Los defensores de derechos humanos protegen, entre otras cosas, “los derechos de la mujer, el niño, los indígenas, los refugiados y desplazados internos, y de minorías nacionales, lingüísticas o sexuales”.

Ahora veamos, mediante un par de ejemplos, cuál ha sido el desempeño que Ricardo Raphael de la Madrid, quien se declara “estigmatizado” por el “poder mayoritario”, ha tenido en torno a los derechos humanos.
Durante el sexenio del panista Vicente Fox, el sobrino de Miguel de la Madrid fue nombrado consejero ciudadano en el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred). Raphael estuvo ahí cuatro años: del 2002 al 2006.

Posteriormente, durante los gobiernos del panista Felipe Calderón y del priísta Enrique Peña Nieto, fue designado consejero de la Asamblea Consultiva del mismo organismo (2011-2016). En 2014, durante la administración del exjefe de Gobierno capitalino Miguel Ángel Mancera, el profesor del CIDE también fue nombrado miembro del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), un cargo que, por cierto, todavía ocupa, pero ya sólo en calidad de asambleísta emérito (es decir: ya no acude a ninguna asamblea), al lado de Sergio Aguayo, Marta Lamas y otros personajes.

RAPAHEL EXCUSÓ EL RACISMO DE LORENZO CÓRDOVA

Cabe destacar que, en 2015, cuando se dio a conocer un audio donde el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, se mofó de un grupo de indígenas, Ricardo Raphael de la Madrid fungía como consejero de la Asamblea Consultiva del Conapred, el “órgano de opinión, asesoría y promoción de las acciones, políticas públicas, programas y proyectos que diseña o desarrolla el Consejo en materia de prevención y eliminación de la discriminación”.

Paradójicamente, ante las pruebas que revelaron a Córdova Vianello como un funcionario que había incurrido en actos de discriminación (y escarnio), el consejero Ricardo Raphael de la Madrid desestimó los hechos y, junto a otros consejeros (entre quienes se encontraban la periodista Gabriela Warkentin de la Mora, dos de los actuales miembros del consejo consultivo de la organización MCCI: Pedro Salazar Ugarte y Jacqueline Peschard, y el dueño de Cinepolis, Alejandro Ramírez Magaña), el Conapred decidió no proceder contra Córdova Vianello.

No conforme con ayudar a que el Conapred exonerará al presidente del INE, Raphael de la Madrid se apresuró a publicar un panegírico a favor de Córdova en las páginas de El Universal (21/05/2015).

En el periódico ⎼o mejor dicho: en la “empresa de medios” denominada El Universal Compañía Periodística Nacional, S.A. de C.V⎼ Raphael escribió: “Los enemigos de Córdova están decididos a reventar la reputación que durante años construyó como académico y autoridad electoral”. Sin ningún tipo de arrebolamiento, el consejero del Conapred escribió: “Resulta difícil aceptar el argumento que quiere presentar al presidente del INE como un xenófobo irredento”.

Con una mano en la cintura, el “defensor de los derechos humanos” excusó el comportamiento y los dichos burlones, racistas y ofensivos del titular del INE, arguyendo que “las expresiones desafortunadas y sin duda cándidas de Lorenzo Córdova… sacadas de contexto, pueden ser calificadas como discriminatorias”. Pero, a juicio de Raphael, que denegó todas las pruebas que sustentaban el hecho, no lo fueron. Para el director general del Centro Cultural Universitario Tlatelolco de la UNAM, Lorenzo no es “una persona que disfrute colocándose encima el abrigo de la institución a la que representa”, sino un hombre que “con la ceja muy arqueada” es el “objetivo consentido de fotógrafos”.

Sin duda, un comportamiento insólito (por no llamarlo arbitrario ni tendencioso) en un sujeto que se proclama así mismo como un “defensor de derechos humanos”.
Pero esta no ha sido la primera ⎼ni la única⎼ ocasión en que Ricardo Miguel Raphael de la Madrid ha incurrido en actitudes que vulneran la integridad de otras personas.

De acuerdo con un artículo de Carlos Fazio publicado en La Jornada (02/01/2008), “el 21 de diciembre de 2006, al cumplirse nueve años de la matanza de Acteal, el historiador Héctor Aguilar Camín, Ricardo Raphael de la Madrid, la división de estudios jurídicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y la agrupación política nacional Alternativa Ciudadana asumieron la defensa legal y mediática de varios paramilitares enjuiciados como responsables materiales del multihomicidio de 45 indígenas tzotziles de la sociedad civil Las Abejas, en el campamento de desplazados Los Naranjos, de Chenalhó, Chiapas”.

Recordemos que, a las 11:30 de la mañana del 22 de diciembre de 1997, un grupo de paramiliatares denominado “Máscara Roja” ingresó a una pequeña iglesia ubicada en la comunidad de Acteal, en el municipio de San Pedro Chenalho, Chiapas, donde un grupo de personas se encontraban orando. Provistos de fusiles AK-47 y M-16 ⎼armas de alto poder de uso exclusivo del ejército⎼, el comando asesinó a 16 niños, niñas y adolescentes, a 20 mujeres (siete de ellas embarazadas) y nueve hombres adultos. Todos indígenas tzotziles. Poco después, 26 personajes fueron identificados por los deudos de las víctimas como autores materiales de aquellos crímenes.

Sin embargo, Ricardo Raphael volvió a desestimar las pruebas y, durante un revisionismo histórico basado en opiniones y no en hechos comprobados, refutó la versión de los testigos y de las familias de las víctimas de Acteal.

Cabe mencionar que, en 2009, además de ser consejero del Conapred, Raphael de la Madrid era subdirector de opinión editorial del periódico El Universal.

Y precisamente en un artículo editorial titulado El “affaire” Acteal, aparecido el 10 de agosto de 2009 en las páginas de aquel diario, el autodenominado “defensor de derechos humanos” opinó que, pese a que los criminales habían sido plenamente identificados por las familias de los asesinados, se trataba en realidad de “ciudadanos… condenados injustamente a causa de una serie de delitos, cuya responsabilidad la autoridad no pudo probar… su culpabilidad resultaba un tanto conveniente”.


https://archivo.eluniversal.com.mx/editoriales/45189.html

Dos años antes, en la revista Nexos, (donde actualmente Raphael de la Madrid es articulista y durante once años [1997-2008] fungió como miembro del comité editorial), el dueño de esa publicación, Héctor Aguilar Camín, también intentó reducir los crímenes de Acteal a una mera “rivalidad entre zapatistas/perredistas y priistas/cardenistas”, lo cual, según él, “derivó hacia la confrontación armada”.

¿Qué interés tendría Ricardo Raphael de la Madrid, en defender, desde el CIDE, esta versión revisionista de Acteal?
Mañana hablaremos sobre su trayectoria y los cursos que este hombre, exempleado del Cisen, ha impartido en el CIDE sobre gerencia policial.

Para Que Lo Sepan

* Escritor, periodista y traductor. Es coordinador de Opinión e Investigaciones en RegeneraciónMx.

Tomado de https://regeneracion.mx/feed

A %d blogueros les gusta esto: