abril 25, 2022

#Opinión: Un café maldito en Ucrania

Esta es la historia de un café maldito en Ucrania. Cuentan los que conocen que ahí habita una bruja que impacta en la vida de todo aquel que se atreve a entrar y beber un poco de lo que ofrecen. Me pasó.

Esta es la historia de un café maldito en Ucrania. Cuentan que lo habita una bruja que impacta en la vida de todo aquel que se atreve a entrar.
Fotos: Especiales

Por Luis Orlando Montane Pineda

RegeneraciónMx, 10 de marzo de 2022.- Mi nombre es Jackson. Nací en la ciudad de Nueva Orleans, mejor conocida como la cuna del jazz. Por obvias razones soy músico, tengo una banda donde toco el saxofón y hemos tenido varias ciudades. Hemos tenido buenos tiempos y otros un poco complicados, pero hemos salido adelante y tenido experiencias inolvidables que han enriquecido nuestras almas.

Las giras más importantes que hemos tenido han sido por América del Sur, Canadá, Alaska, México, Cuba, Costa Rica y la mejor de todas, en Europa, sobre todo por las presentaciones que tuvimos en Rusia y Ucrania durante un conflicto bélico entre ambos países.

Esto sucedió en el 2019, cuando nuestra gira sólo incluía un concierto en Ucrania y todos los demás en Rusia. El conflicto entre estos países ya tiene varios años, pero en ese tiempo existía un grupo terrorista neonazi que estaba involucrado con el crimen organizado, que ya ha asesinado a muchos niños de la ciudad de Donetsk. Pero, antes de irnos a Rusia, pude experimentar la visita al mejor café del mundo: ‘Lo desconocido’ (неизвестный), en Ucrania.

El café maldito

Días antes de la gira, nuestra amiga Yadira Ramírez —una seguidora de la banda—, que es bruja vudú en Nueva Orleans e hija de un mexicano migrante y de una bruja de vudú afroamericana, nos habló de una mujer ucraniana que se dice tiene más de 800 años de vida.

Dicha mujer también se trata de una bruja y, según Yadira, es muy poderosa. Concentra su poder en aquel café local que ya mencioné, en el café ‘Lo desconocido’. Yadira también nos comentó que ese lugar puede estar maldito para unos y ser milagro para otros, pero, en definitiva, entrar a ese café cambia la vida de cualquiera para siempre, ya sea para bien o para mal.

Nuestra amiga también nos dijo que hay personas que se han curado de enfermedades mortíferas y personas sanas que mueren después de ir a ese café maldito, incluso, gente que ha llegado poseída suele curarse o librarse de los demonios después de tomar el café de ese lugar. Y también lo opuesto: gente que llega bien y se llevan demonios de ese lugar, por eso es llamado ‘Lo desconocido’, ya que tu futuro será impredecible después de estar ahí. Lo único que sí te puedo asegurar es que tu vida jamás será la misma.

Con estos antecedentes y considerando que yo soy adicto al café, insistí a mis compañeros de la banda que pasáramos a visitar ese famoso café maldito. Afortunadamente accedieron. El lugar era lo que esperaba: un lugar parecido a una antigua biblioteca, con libros, pócimas de brujería —negra y blanca—, hierbas, tés de todos los sabores, ropa para brujos y santeros, entre otras cosas.

En realidad esa fue la única razón por la que fui y, por supuesto, después de tomar el café más rico que jamás haya probado en mi vida, no pude evitar buscar a la bruja quién, según Yadira, era hermosa, pero extraña. Con cabello blanco qué exponía sus años y una mirada penetrante. En ese lugar caben aproximadamente 70 personas y ella puede verlos a todos al mismo tiempo, ¿cómo es eso posible?

LEER MÁS:  #Opinión: Justicia para César

De repente, sentí una mirada penetrante y, al voltear a mi izquierda, la vi. ¡La pude ver! Su belleza sí que era extraña. No escuché nada en ese momento, todo se volvió silencio y, de repente, pude escuchar el ruido de todas las personas platicando, riendo, comprando y disfrutando de este riquísimo café. En seguida, ella desapareció de mi vista.

Yadira nos comentó que cada quien tendría su propia experiencia y que, cuando pagáramos la cuenta, en el recibo vendría un mensaje muy importante que debíamos leer. Cuando pagué mi cuenta y observé mi recibo observé que todo estaba en ruso, excepto el famoso mensaje: “No le cuentes a nadie tu experiencia en este lugar, no les hables de mí ni de lo qué te pasará de ahora en adelante. En caso de que rompas el silencio sufrirás las consecuencias“, decía.

Me dio escalofríos y sentí que mientras leía este mensaje ella me lo estaba diciendo al oído. Salimos de ahí, y nadie habló del mensaje del recibo. Ningún miembro de la banda. Creo que también se asustaron con el mensaje, todos creemos en la brujería, ya que somos de Nueva Orleans. Todo esto de lo desconocido es parte de nuestras vidas. Luego seguimos con la gira en Rusia y regresamos a los Estados Unidos.

Esta es la historia de un café maldito en Ucrania. Cuentan que lo habita una bruja que impacta en la vida de todo aquel que se atreve a entrar.

Mi vida cambió

En el aeropuerto, mientras esperábamos nuestro vuelo de regreso a casa, pude escuchar una canción. Era una música similar a la que nosotros tocamos, pero más oscura. Demoniaca, pero fascinante a la vez. Que con una voz que, podría jurar, era igual a la voz de la bruja, hablaba de tres niños enamorados de una mujer llamada Amanda, qué formaban parte de una banda de música. Amanda nunca se fijaría en ninguno de ellos aun considerando que los tres estaban enamorados de ella.

Y así seguía la canción. Lo más extraño es que todo eso era verdad, era la historia de mi vida y mis dos mejores amigos, quienes, en realidad, tuvimos la idea de crear esta banda cuando estábamos en la secundaria, y los tres estábamos enamorados de una compañera llamada Amanda, que era hermosa y popular y jamás se fijaría en tres nerds de la banda de música.

A partir de ese momento, mi vida cambió. Recuerdo qué todas las canciones que escuchaba (en donde fuera) hablaban sobre mi vida, hasta que un día, esperando un taxi, escuché en mi teléfono un tema que decía: «Siria le dará felicidad a tu vida, Siria ocupará toda tu atención, Siria será el nuevo amor de tu vida». ¿Qué significaba eso? Me preguntaba yo, esa no era parte de mi vida, yo nunca he viajado a Siria.

LEER MÁS:  #Opinión: Justicia para César

Después de unos días llegó una seguidora de la banda al bar donde ensayábamos. Era una amiga mía de nombre Brianna. Llegó con una bebé en brazos: la vi y era hermosa. Pero, en su carita, debajo de su ojo izquierdo, tenía un lunar en forma de ‘v’. Brianna me dijo “ella se llama Siria y es tu hija“. Claro que yo me sorprendí y estuve apunto de desmayarme, pero ese lunar lo hemos tenido desde hace mucho tiempo en mi familia: lo tiene mi bisabuela, mi abuela, mi mamá y ahora mi hija Siria.

Y así iba sucediendo con la música y mi destino. Escuchaba una canción y resultaba algo de mi pasado o narraba mi futuro. Un día empezamos una gira por California, Nevada y Colorado. En uno de esos lugares, la empresa que nos contrató se dedicaba a la promoción de viajes turísticos fuera de serie: carreta con caballo, paseo en limosina de lujo y paseo en helicóptero en el gran cañón. Meses antes, una canción relató un viaje en helicóptero, pero me pedía que no me subiera.

Dio la casualidad que la empresa nos ofreció un tour en helicóptero y yo decidí no abordarlo, haciéndole caso a la canción. El resto de los integrantes aceptaron el viaje y… una hora después, las sirenas de ambulancias empezaron a sonar por todos lados. Una falla mecánica derrumbó la aeronave y provocó la muerte de todos los que estaban abordo.

A partir de ahí todo empeoró: la policía me arrestó y fui enviado a corte, porqué me acusaron de haber provocado ese accidente, ya que no quise subir al helicóptero. Hubo demandas por todos lados: desde los familiares de mis amigos y otros miembros de la banda. Me culparon de no haber hecho lo posible para que los demás no subieran. ¿Qué querían que hiciera? ¿Qué les dijera que una canción con la voz de una bruja me previno de no subirme al helicóptero?

Después de todo el Juicio y el morbo mediático que se generó decidí visitar a mis familiares, pasar un tiempo con ellos y luego regresar a casa para abrazar a mi hermosa Siria. Pero, un día, en un taxi, el chofer me preguntó que si podía poner su música en la radio. La canción que sonó captó mi atención, porque, nuevamente, era la mujer del café embrujado de Ucrania. El mensaje, esta vez, fue: «vas a morir, vas a morir, nunca debiste haber hablado de mí».

Fin

¿Qué te pareció esta historia? Te recuerdo que puedes ver más leyendas en nuestro canal de YouTube ahora llamado Pesadilla’s radio. También estaremos trabajando en radios digitales y desde ahí subiremos nuestro material en YouTube, así que esperamos que te suscribas, compartas nuestro contenido y nos apoyes con tu like. Nos vemos hasta el próximo relato de pesadilla.

Sigue a Luis Orlando Montane en YouTube como Pesadilla’s Radio

Tomado de https://regeneracion.mx/feed