julio 31, 2021

#Opinión: Históricas reformas legislativas en Hidalgo

Por: Roy Sánchez

En las últimas semanas el Congreso del Estado de Hidalgo ha aprobado leyes y reformas históricas para el estado y para el país entero. La más sonada fue la reforma del 30 de junio del 2021 despenaliza el aborto hasta la semana 12, pero el trabajo legislativo de trascendencia no acaba ahí, el 19 de julio se aprobó la Ley de Víctimas para el estado. Ambos proyectos legislativos fueron impulsados originalmente hace más de dos años por la entonces diputada morenista Susana Araceli Ángeles Quezada, quien ahora es presidenta municipal de Tizayuca.

Susana Ángeles o Susy, como la conocen en Hidalgo se ha posicionado como el referente más claro de la 4T en el estado, pues desde el inicio de la legislatura local en 2018, su trabajo se convirtió en el eje programático de la bancada morenista.

Esto es históricamente significativo porque en este perfil la 4T encontró un potente altavoz para el proyecto nacional que llegó al poder de forma democrática y pacífica en 2018, pero que en muchos casos careció de perfiles capaces de impulsar el proyecto desde un nivel ideológico y conceptual junto con una capacidad real de generar mayorías electorales y legislativas que pudieran impulsar la transformación.

El paso de Ángeles Quezada por el Congreso local de Hidalgo dejó una histórica contribución al fortalecimiento de los derechos humanos. Fue la principal promotora de la reforma que permitió a las personas trans modificar su identidad sin trámites violatorios de su dignidad; impulsó el punto de acuerdo de urgente resolución por medio del cual se solicitó de manera urgente al gobernador del estado la creación de la Comisión de Búsqueda de Personas (misma que el gobernador atendió de manera casi inmediata), y posteriormente propuso la Ley de Víctimas y la primera propuesta de reforma al Código Penal del estado, por medio del cual se despenalizaba el aborto hasta la semana 12 del embarazo.

Las implicaciones de estas reformas tienen repercusiones históricas. Se reconoció el derecho de quienes sienten la necesidad de cambiar su identidad para ser congruente con su género; se reconoció el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, y finalmente se reconoció el papel fundamental del estado en garantizar la protección de las víctimas y con ello garantizar el derecho a la vida y a la integridad física y patrimonial de todos y todas las hidalguenses.

En particular, la Comisión de Búsqueda de Personas y la Ley de Víctimas integraron una visión garantista y humana al trato que se le debe dar a las víctimas en general, pero muy en especial a las víctimas y familiares de personas desaparecidas y no localizadas en el estado de Hidalgo.

La creación de la Comisión de Búsqueda permite al estado contar con las herramientas institucionales que son necesarias para operar dentro del territorio hidalguense, los mecanismos de la Comisión Nacional de Búsqueda, incluyendo la posibilidad de acceder y participar en la integración del Registro Nacional de Personas Desaparecidas; aplicar la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y los lineamientos del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas.

Con la ahora aprobada Ley de Víctimas, se reconocen los derechos de las víctimas a recibir ayuda, asistencia integral y atención. Contempla garantizar recursos de para la ayuda, asistencia, atención y rehabilitación de las víctimas.

Se reconocen derechos de las víctimas durante el proceso penal para garantizar el derecho a la justicia salvaguardando su integridad jurídica, física y emocional. Además, en congruencia con la normatividad nacional, la ley estatal reconoce el derecho a la verdad: las víctimas y la sociedad tienen el derecho a conocer los actos constitutivos de delito y la verdad de los hechos.

La ley reconoce también el derecho a la reparación integral: asienta  que la víctima tiene el derecho de recuperar la forma de vida que tenía antes de convertirse en víctima de algún delito.

Sin duda el trabajo de Susana Ángeles en la LXIV Legislatura del estado quedará para la posteridad como una de las más notables en la historia reciente del estado. Pero con solamente 32 años y un currículum que destaca educación en las mejores universidades del país, junto con esta impresionante capacidad política, hay mucho futuro y buenas noticias por venir para Hidalgo y para México, en los proyectos públicos que participe esta potente representante de la Cuarta Transformación.

Tomado de https://regeneracion.mx/feed

A %d blogueros les gusta esto: