octubre 12, 2021

‘No tengo nada que hacer aquí’: las contradicciones de Alfaro por Temacapulín

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, causó polémica durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a la entidad, pues fue blanco de críticas y abucheos por parte de los habitantes de Temacapulín, afirmando que ‘no tenía nada que hacer ahí’.

El integrante de Movimiento Ciudadano acompañó al máximo mandatario a la región de Los Altos, en donde este último honró el compromiso adquirido con los habitantes de la población ya mencionada el pasado mes de agosto, para regresar y escuchar sus propuestas sobre la construcción de la presa El Zapotillo.

Minutos antes de que comenzara el evento, cientos de asistentes que se dieron cita en la plaza principal de Temacapulín comenzaron a abuchear al gobernador cuando este se asomó al podio; además, también gritaron consignas como ‘fuera Alfaro’, las cuales fueron acompañadas por pancartas con frases similares.

Antes de comenzar el evento, el propio López Obrador salió en defensa del emecista, pidiendo respeto a los pobladores y manifestando su confianza en que son ‘gente de bien’ y rechazan las expresiones de animadversión.

Sin embargo, la controversia no terminó ahí, ya que, tras ser presentados, a los gobernantes se les regaló un arreglo floral como gesto de hospitalidad; no obstante, Alfaro se retiró el suyo de manera inmediata. De acuerdo con el testimonio de algunos presentes, el jalisciense se habría inclinado para decirle al presidente que ‘no tenía nada que hacer ahí’, a lo que este respondió indicándole que se quedara.

Tras el evento, Alfaro dijo a los medios de comunicación que se sentía decepcionado por lo ocurrido, acusando a Morena de boicotear la presentación y señalando que no está en condiciones de evaluar las propuestas presentadas por los habitantes de la región para que sus pueblos no sean inundados por el embalse, desconociendo algunos de los términos aunque es ingeniero civil.

El proyecto de la presa El Zapotillo data de 2007 y tiene por objetivo crear una represa que abastezca de agua potable a las ciudades de Guadalajara y León, las cuales ya han mostrado problemas para cubrir el abasto necesario para sus poblaciones.

[embedded content]

Sin embargo, el proyecto original y una modificación posterior establecieron que la altura del muro oscile entre los 80 y los 105 metros de altura, lo cual dejaría a Temacapulín, Acasico y Palmarejo bajo el agua; motivo por el cual sus habitantes han emprendido una lucha de trece años para evitar esto.

Originalmente, Alfaro era una de las voces más notorias que se manifestaban en contra del proyecto. Sin embargo, para 2017 –cuando ya era alcalde de Guadalajara- cambió su postura, afirmando que si la obra ya estaba concluida no había motivos para no utilizarla, aunque ello implicara desplazar a cientos de personas.

[embedded content]

Esta no es la única inconsistencia en la que el gobernador ha incurrido. En agosto, aseguró ante los medios de comunicación que López Obrador no lo había invitado a formar parte de esta gira de trabajo y, sin embargo, este domingo se encontraba ahí, afirmando que no tenía ‘nada que hacer’ en el lugar tras ser abucheado.

El titular del Ejecutivo federal, por su parte, se comprometió a que la altura del muro no rebasará los 60 metros, permitiendo que las tres poblaciones se mantengan habitadas. Esto también provocará que las reservas de la presa solo puedan ser utilizadas por Jalisco, otra de las condiciones que estos exigían.

También afirmó que evaluará otras peticiones por parte de los posibles afectados por la obra, como la colocación de un vertedero que permita evitar que la presa se desborde e inunde a sus localidades; así como la búsqueda de soluciones para garantizar el abasto de agua en León.

Imagen: Mariomarlo en Twitter

Tomado de https://www.themexico.news/feed/

A %d blogueros les gusta esto: