noviembre 15, 2022

Monarda: la flor que todo el mundo debería tener en su jardín

La Monarda es una candidata a estar en cualquier jardín. Sí cultivas plantas con flores, la Monarda debería estar entre ellas.#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...
Monarda: la flor que todo el mundo debería tener en su jardínMonarda: la flor que todo el mundo debería tener en su jardín
Imagen: Shebeko – Depositphotos.

El bálsamo de abeja o Monarda es una planta candidata a estar en cualquier jardín. Sí cultivas plantas con flores, la Monarda debería estar entre ellas.

El bálsamo de abeja o Monarda, es una flor silvestre nativa de Norteamérica y miembro de la familia de la menta.

Puedes encontrarla creciendo junto a la carretera o en zonas boscosas rocosas, e incluso en el cuidado jardín de tu vecino. Sus flores varían en color desde el burdeos intenso y el fucsia hasta el púrpura pálido, y se asientan sobre un largo tallo tachonado de hojas verde esmeralda.

Son plantas relativamente altas, que crecen entre 60 y 120 cm de altura. Aunque hay muchos híbridos de entre 30-60 cm de altura. Estas plantas perennes vuelven a crecer cada año, formando densos y exuberantes follajes verde oscuro con flores altas y hermosas. Y sus flores pueden durar semanas cada verano.

Las flores tienen un dulce aroma cítrico que recuerda al de la naranja.

¿Por qué cultivar Monarda?

Una de las favoritas de los polinizadores.

Si te gustan los colibríes y quieres atraerlos a tu jardín, querrás tener esta flor. Sus coloridas flores en forma de corona son las favoritas de estas pequeñas aves.

Pero la monarda no sólo atrae a los colibríes, sino que también es uno de los favoritos de abejas y mariposas por su dulce néctar. Si te preocupa la disminución global de polinizadores, piensa en la posibilidad de plantar bálsamo de abeja, una fuente de alimento, en tu jardín.

Es fácil de cultivar

Si buscas formas de reducir el tiempo de mantenimiento del jardín, esta planta debería estar en tu lista. Es una planta de una gran facilidad de cultivo.

No necesita ser abonada; tiene un aroma que repele naturalmente las plagas; no necesitas hacer nada para que florezca, se auto-sembrará y llenará un área por sí sola, y al final de la temporada puedes segarla y darla por terminada.

Setos.

Si tienes una zona del jardín que te gustaría proteger para tener un poco más de privacidad, considera la posibilidad de plantar un borde de monarda.

Muchas variedades crecen hasta los 1-1,20 m de altura, lo que las convierte en una pantalla de privacidad ideal a media altura. Si tenemos en cuenta que su olor repele de forma natural a la mayoría de los insectos, se convierte en un candidato ideal para plantar alrededor de tu porche o patio.

Es útil

Las hojas y las flores son comestibles y constituyen un delicioso (y saludable) té y remedios populares. Incluso si no te interesa comerlas, sus impresionantes flores, con sus largos y robustos tallos, son una buena opción en los arreglos florales. Su aroma dulce y cítrico es un plus.

Cómo cultivar.

Esta planta prefiere un suelo rico y húmedo, pero necesita una buena circulación de aire entre sus hojas.

Florecerá a pleno sol y le va bien la sombra parcial.

En cuanto al pH, prefiere un suelo neutro o ligeramente ácido. Rara vez requiere un suelo enmendado para que le vaya bien; sin embargo, si tu suelo es especialmente pobre, siempre puedes añadir compost cuando lo plantes.

Como la mayoría de las flores silvestres, no tiene necesidades especiales de fertilización. Se necesita muy poco trabajo para que esta planta crezca y florezca y es una planta que prospera en suelos de mala calidad.

Cuando la riegues, mantén el agua en la base, tanto si la cultivas en el suelo como en un macetero, ya que es bastante susceptible al oídio.

Hay muchas variedades de monarda entre las que elegir, aunque la mayoría de las que se venden en los grandes viveros son un híbrido de especies populares, criadas para ser más resistentes al oídio o por el color de sus flores.

Plántala en primavera, después de que haya pasado el peligro de las heladas. Deberá regarse semanalmente hasta que la planta esté bien establecida. Crece rápidamente y suele florecer el primer año, pero no siempre.

Las flores duran casi ocho semanas, y si se eliminan las flores viejas, se puede esperar una segunda tanda de flores más adelante en el verano o a principios del otoño.

A medida que crezca, se extenderá a través de sus rizomas rastreros bajo tierra.

Con la edad, el centro de la planta se vuelve duro y leñoso y es menos probable que florezca. Por eso, para que la floración sea continua, es necesario dividir la planta cada tres o cuatro años.

El mejor momento para dividir las plantas es poco después de que la planta empiece a echar brotes para la temporada, a principios de la primavera. Desentierra una gran parte de la planta con cuidado de mantener el sistema radicular intacto. Divide la planta en macizos con al menos 3-4 hojas fuertes por pieza y replántala de inmediato. Si no puedes replantarlas o tienes intención de regalarlas, envuelve las raíces en una bolsa de papel húmeda o en una toalla de papel.

Plagas y problemas.

Debido a su aroma natural, rara vez tiene problemas de plagas y, en general, es una planta bastante resistente.

El oídio es el problema más común. Sin embargo, se puede prevenir fácilmente plantando la planta en un lugar donde reciba una buena circulación de aire. Regar la planta a ras de suelo también ayuda a prevenir el oídio.

Por supuesto, incluso con la mejor disposición, un año con mucha lluvia, las hojas se inundarán de oídio. Puedes optar por dejarlo pasar y segar tu planta durante el año una vez que las flores se hayan marchitado. O puedes optar por rociar las hojas con aceite de neem.

Si optas por el neem, asegúrate de rociar la planta por la noche, cuando la actividad de los polinizadores es baja, y mantenga el aceite de neem bien alejado de las flores. De todos modos, el oídio suele afectar sólo a la parte inferior de la planta.

Si piensas utilizar las hojas, elige las que no tengan oídio.

Al final de la temporada, una vez que las flores se hayan marchitado, puedes guardar algunas semillas o cortar la planta. Volverá a aparecer en cuanto vuelva el clima más cálido.

Cultivo de monarda en macetas

El cultivo de monarda en macetas es prácticamente igual al que se realiza en el suelo; sin embargo, tendrás que plantarlo en macetas con más frecuencia, ya que crece bastante cada año. Elije un lugar soleado para la maceta para evitar el oídio y riega siempre por debajo en lugar de por encima.

Al final de la temporada de crecimiento, basta con recortarla y trasladarla a un lugar protegido en el exterior. La planta entrará en reposo pero volverá a la vida el año que viene.

Recolección y conservación.

Las flores de monarda pueden recogerse y utilizarse para muchas cosas, desde arreglos florales hasta té seco. Si se cortan las flores, se fomentará el crecimiento de las hojas, que volverán a crecer y florecer a finales del verano.

Las hojas y las flores se pueden secar al aire en un simple estante de secado de hierbas. También puedes utilizar un deshidratador de alimentos para secarlas. Guarda las hojas y flores secas en un frasco hermético en un lugar fresco y oscuro.

División

La forma más fácil de obtener más monarda es dividir las plantas. Dado que es una planta perenne, seguirá propagándose cada año a través de sus rizomas. Puedes desenterrar partes de la planta en primavera, poco después de su aparición, y cortar los macizos por la base de las raíces.

Asegúrate de que cada nueva mata tenga al menos tres o cuatro tallos nuevos y un sistema de raíces decente. Planta estos nuevos esquejes o envuélvelos en una toalla de papel ligeramente húmeda para dárselos a otros.

Dividiendo tu planta cada pocos años de esta manera la mantendrás sana y llena de flores.

Guardar las semillas

Una vez que haya establecido una parcela de monarda, puedes guardar fácilmente las semillas para cultivar más y compartirlas con otros. Sin embargo, recuerda que la mayoría de las variedades de los viveros son híbridas, y la semilla no será la misma que la planta madre.

Vigila las flores, concretamente cuando empiecen a desvanecerse y se caigan los pétalos. Te quedará una cabeza de semilla marrón y espinosa.

Corta algunas de estas cabezas de semilla y guárdalas para que se sequen en una bolsa de papel marrón.

Como las semillas son tan pequeñas, el viento, la lluvia y los bichos las dispersan fácil y rápidamente. Por eso, es importante recogerlas en cuanto se caen los pétalos. Deja que las cabezas se sequen durante una o dos semanas, y luego sacude la bolsa para separar las semillas de la paja.

Vierte la mezcla en un trozo de papel encerado y separa con cuidado la paja de las semillas. Cuando se haya eliminado la mayor parte de la paja, pasa las semillas a un sobre o a un pequeño tarro de cristal. Añade un poco de ceniza de madera para conservar las semillas y a mantenerlas secas. Guarda las semillas en un lugar oscuro, seco y fresco. Las semillas deberían ser viables durante un par de años.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias! Newsletter EcoInventosNewsletter EcoInventos
EcoInventos TelegramEcoInventos Telegram

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/