abril 10, 2021

Matt Haig: “Usé el trabajo para escapar de la depresión, si paro caeré otra vez”

'La biblioteca de la medianoche' es el segundo acercamiento literario del 'best seller' inglés a la enfermedad que lo arrastró al borde del suicidio. Leer#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura...

Literatura

BAJO REGISTRO

Sábado,
13
marzo
2021

02:20

‘La biblioteca de la medianoche’ es el segundo acercamiento literario del ‘best seller’ inglés a la enfermedad que lo arrastró al borde del suicidio.

Matt Haig.

Matt Haig.
ADN

Nora Seed quiere morir. Cree que no está hecha para la vida y una noche decide zanjarla con alcohol y antidepresivos. Matt Haig (Sheffield, Inglaterra, 1975) también quiso morir. Un día se quedó a un palmo de lanzarse por un acantilado de Ibiza. Tras su suicidio frustrado, Nora aterriza en una biblioteca, un limbo donde cada libro es una vida que podría haber tenido. Hoy, 22 años después de aquel precipicio, Matt Haig es un escritor de éxito mundial, que acaba de publicar en España La biblioteca

de la medianoche

(Alianza de Novelas), el libro protagonizado por Nora,

el mejor título de ficción de 2020

en

Goodreads

, gracias a los votos de más de 500.000 lectores, y del que incluso la increíble Dolly Parton asegura que es su libro de mesilla de noche junto a la Biblia. También Meghan Markle lo tiene en un pedestal.
«Yo tuve una depresión clínica, pero la que tiene Nora es situacional. Su cura depende de superar los sucesos externos. Por eso fui con mucho tiento, una depresión no es algo que puedas resolver sin más», aclara el autor sobre la protagonista de su séptima novela. «¿Estáis confinados en España? ¿Toque de queda? Nunca vi a un español quedarse en casa a partir de las nueve… Espero que nosotros estemos en nuestro último confinamiento, es para volverse loco». Con esa empatía, Haig ha abordado en La biblioteca de la medianoche el problema de la salud mental, «el gran tema de nuestra era».El autor desenreda la depresión desde la ficción fantástica después de que en 2015 la narrase en primera persona con Reasons to stay alive. «Aquel fue un libro que necesitaba escribir, pero estaba limitado por la verdad.

Cuando hablas de tus padres hay cosas que no dices o te preocupa decir.

Aquí, cambié el personaje principal a una mujer de 35 años, después de empezar la escritura con un hombre de mi edad, porque cuanto más ficticio fuese, más realista era».
¿Qué tal la vida, en este presente angustioso? «Antes de que comenzara la pandemia, iba a hacer una gira para un libro infantil, pero la cancelé porque tenía ansiedad. Luego llegó la pesadilla global; llamaba cinco veces al día a mis padres… Pero en verano me di cuenta de que soy un privilegiado: escritor, sin problemas económicos, y

también sé que no quiero volver a la vida anterior.

No necesito ir tres veces a la semana a Londres».
Al otro lado, Nora Seed está agotada; se ha quedado sin su trabajo en una precaria tienda de música y no cuenta con un sostén familiar: sus padres murieron, no se habla con su hermano y su mejor amiga se marchó de la claustrofóbica Bedford a Australia.

Para colmo, se encuentra muerto a su gato en la calle.

Su existencia está desbordada de culpas y arrepentimientos. Se siente agujero negro.
En otra vida, la de los libros, N

ora podría ser nadadora olímpica, conferenciante TED, estrella del rock con amante atormentado, consorte en un encantador pub en un pueblecito…

En esos universos paralelos, cual gato de Schrödinger, se zambulle desde una biblioteca infinita, con ecos de Borges, para descubrir que en cada fantasía toma antidepresivos, arrastra duelos, expectativas que no eran las suyas, un miedo pegajoso… La vida. «El miedo siempre ha formado parte de mi propio drama.

Cuando caí en mi depresión, usaba el trabajo para escapar de ella

. Desde entonces, pienso que si dejo de trabajar caeré de nuevo; soy un adicto al trabajo. El temor es lo que nos impide vivir el presente».
A pesar de la dificultad literaria de sostener a un personaje sin motivaciones,

La biblioteca de medianoche

es absorbente, sencilla, ligera y optimista. «Durante la pandemia, me ha ayudado leer a los estoicos y las Meditaciones de Marco Aurelio», cuenta Haug, cuya narración se despliega como una mano amiga. «Quería que fuese como una fábula, hasta cierto punto predecible, porque trataba que de la reflexión del libro saltase una chispa».
¿Qué chispa? «La falta de imaginación es de lo más perjudicial para el ser humano. También es falta de empatía. Por ejemplo, me fui de Twitter porque creo que es un lugar donde ambas mueren. Estamos todos en nuestras pequeñas tribus políticas y sociales, olvidamos que hay un mundo mayor», termina Haig sin rastro de cháchara positivista.
El autor se presenta sin trampas de gurú de la salud mental que ignora condicionantes de clase social, origen, género o edad para tratar las dolencias psíquicas. “

Estamos todos en la misma tormenta, pero no en el mismo barco.

Unos somos privilegiados y otros no. Pero sí que hay un potencial colectivo que surge de esta experiencia del covid”. Y así reza la novela: estamos vivos y somos todo potencial, sea para crear un puñado de vacunas para el covid en menos de un año, sea para imaginar otros mundos, sea para escapar de esa estadística de la OMS que dice que

en 2030 la depresión será la principal causa de discapacidad

de jóvenes y adultos.

Para seguir leyendo gratis



Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura

A %d blogueros les gusta esto: