julio 21, 2021

Marina Garcés dimite del MACBA como protesta por el cese de dos altos cargos

Después de anunciar a su nueva directora, Elvira Dyangani Ose, el museo despidió vía burofax a su conservadora jefe, Tanya Barson, y al director de programas públicos, Pablo Martínez, ambos del equipo del saliente Ferran Barenblit. Leer#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura...

Actualizado Miércoles,
21
julio
2021

16:23

Tras anunciar a su nueva directora, Elvira Dyangani Ose, el museo despidió vía burofax a su conservadora jefe, Tanya Barson, y al director de programas públicos, Pablo Martínez, ambos del equipo del saliente Ferran Barenblit.

La filósofa Marina Garcés.
La filósofa Marina Garcés.PERE VIRGILI

Otra crisis institucional en el MACBA. La filósofa Marina Garcés y la antropóloga Yayo Herrera han dimitido esta mañana de la dirección académica del museo como protesta por los ceses fulminantes de Pablo Martínez, director de actividades públicas, y de Tanya Barson, conservadora jefa. Para la filósofa, su renuncia como directora del PEI, junto a Herrera y al saliente Pablo Martínez, es “un paso triste, que una vez más deja a estudiantes y profesores sin consideración”, lamentó en Twitter.

“Ni el enfoque en la nueva organización del MACBA, ni el desmantelamiento del equipo de dirección del PEI, ni desde luego las formas con las que se han producido los ceses de Pablo Martínez y Tanya Barson nos hacen sentir cómodas ni nos permiten desarrollar las tareas que nos correspondían”, critican Garcés y Herrera en un comunicado conjunto.

El pasado viernes el MACBA confirmó a su nueva directora, Elvira Dyangani, un anuncio que suscitó una entusiasta reacción en el sector cultural. Pero, al mismo tiempo, el museo despedía vía burofax a los fichajes estrellas del saliente director Ferran Barenblit, Barson y Martínez. Tras cinco años trabajando como altos cargos del museo, Barson y Martínez recibieron un frío burofax del gerente, Josep Maria Carreté, en el que se les notificaba su despido inmediato. Ambos denunciaron en sus redes sociales que esos ceses fulminantes “no responden a ninguna necesidad objetiva y tienen como consecuencia principal la constitución de un modelo de gestión museística en que la gobernanza neoliberal se sitúe por encima del diseño y desarrollo de contenidos”. Desde el museo se emitió un breve comunicado para defender los cambios en la estructura directiva, que obedecen “a un mandato de los órganos de gobierno de la institución de revisar el organigrama para adaptar la organización en el escenario post-Covid e iniciar así una nueva etapa de nueva dirección, nuevos contenidos y, sobre todo, un museo más cercano a la ciudadanía”.

La reacción en el sector cultural ha sido la contraria y, de nuevo, el museo se aleja cada vez más de la ciudadanía, tras la polémica de 2019 que enfrentó al MACBA con vecinos y asociaciones que clamaban por un nuevo CAP del Raval en un vecino edificio en desuso que había sido asignado para la ampliación del museo. Tras varios vaivenes políticos y movilizaciones vecinales y de sanitarios, el CAP se construirá en el edificio de La Capella de la Misericòrdia y el MACBA ocupará otro en frente de la plaza dels Àngels.

La salida de la respetada Marina Garcés abre una nueva brecha en el museo. “Lo dejamos con la tristeza y el convencimiento de que el hecho de que se hayan hecho estos cambios antes de que se incorpore y decida la nueva directora, Elvira Syangani Ose, elimina lo que creemos que habría sido una buena colaboración”, lamentan Garcés y Herrero. Su gesto de abandonar el museo ya ha sido aplaudido por diversos colectivos artísticos, culturales y vecinales.

¿Cuál es el problema del MACBA? Aunque su modelo público-privado siempre se ha alabado como ejemplo de eficiente colaboración, no está claro qué organización ejerce el poder real en el museo. La privada Fundación Macba, presidida por Ainhoa Grandes, tiene un peso muy importante en el consorcio. Muchos ya apuntaron a presiones de la Fundación -entonces presidida por el todopoderoso empresario Leopoldo Rodés, marido de Grandes- cuando en 2015 el MACBA protagonizó portadas en medios de todo el mundo por censurar una obra en la que aparecía el rey Juan Carlos sodomizado. El director Bartomeu Marí negó presiones externas que le obligaran a retirar la escultura, cesó a sus dos fichajes estrella que habían comisariado la exposición, Valentín Oviedo (hoy, director de La Virreina) y Paul B. Preciado, y dimitió. Dos años después y tras sendos recursos judiciales, el MACBA pagó una indemnización a Oviedo y Preciado de más de 50.000 euros.

El MACBA no ha acabado de lavar esa mala imagen que arrastra desde la censura de 2015, a la que se sumó cierto aura de elitismo por la gestión del conflicto del CAP. Las malas maneras a la hora de despedir a Pablo Martínez y Tanya Barson vuelven a cuestionar el museo. Y en este complejo contexto aterriza Elvira Dyangani, que se presentará mañana delante de los medios de comunicación junto a la plana mayor del museo y los miembros del consorcio: la alcaldesa Ada Colau, presidenta del consorcio; la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, como vicepresidenta; Ainhoa Grandes, presidenta de la Fundación, y, por parte del Ministerio, la directora general de Bellas Artes, María Dolores Jiménez-Blanco.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura

A %d blogueros les gusta esto: