¿Ludwig Van Gómez?

“Aunque el músico francés Jean-Jacques Perry elaboró sus melodías como experimentación de vanguardia, es uno de los músicos desconocidos más populares en América Latina. Millones conocen su tema The Elephant Never Forgets, versión electrónica de la Marcha Turca de Ludwig Van...

Culturas impopulares

Jorge Pech Casanova

La Asociación de Radiodifusión Francesa tuvo entre sus directivos al teórico en lingüística y comunicación, novelista, experto en medios y administrador del Grupo de Búsquedas Musicales Pierre Schaeffer, quien publicó en 1952 su tratado À la recherche d’une musique concrète (En busca de la música concreta).

Años antes, en 1948, Schaeffer anunció: “acuñé el término música concreta para el propósito de componer con materiales tomados de un sonido experimental ‘dado’ a fin de enfatizar nuestra dependencia, ya no en abstracciones sonoras preconcebidas, sino en fragmentos de sonido que existen en realidad y son considerados como objetos sonoros discretos y completos”.

Con sus escritos y su composición Les paroles dégelées (Las palabras descongeladas), Schaeffer atrajo a un importante grupo de músicos hacia el trabajo con los pioneros sintetizadores de la segunda mitad del siglo. Entre quienes atendieron a sus teorías figuran los reconocidos Olivier Messiaen, Pierre Boulez, Karlheinz Stockhausen, Edgard Varese, Iannis Xenakis y Arthur Honegger.

Menos famoso, pero mucho más importante para el Grupo de Búsquedas Musicales, fue el compositor y percusionista Pierre Henry (1927-2017), con quien Schaeffer creó entre 1949 y 1950 la primera gran obra acusmática: Symphonie pour un homme seul (Sinfonía para un hombre solo). La música acusmática puede integrar sonidos derivados de grabaciones con instrumentos musicales, con voces y del medio ambiente, así como los sonidos creados mediante sintetizadores y procesamiento de señales basadas en señales digitales de computadora.

Entre los empeñosos músicos acusmáticos figura Jean-Jacques Perrey, francés que vivió de 1929 a 2016. En su dilatada carrera (1958 a 2014) realizó 13 discos individuales y 17 en colaboración. En 1966 grabó junto con Gershon Kingsley el disco The In Sound From Way Out (El sonido interno que viene desde muy lejos) y en 1970 el individual Moog Indigo (en el cual liga el sintetizador Moog al conocido título Moon Indigo, de Duke Ellington).

Aunque Perrey elaboró sus melodías como experimentación de vanguardia, es quizá uno de los músicos desconocidos más populares en América Latina. Millones conocen su tema The Elephant Never Forgets, versión electrónica de la Marcha Turca de Ludwig Van Beethoven atribuida falazmente al comediante mexicano Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”. Además, la pieza Barnyard in Orbit (Granero en órbita), de Perrey y Kingsley, quizá fue una de las más conocidas por los televidentes en la década de 1970.

Los latinoamericanos (incluyendo a brasileños y chicanos) suelen ignorarlo, pero los temas Baroque Hoedown y Country Rock Polka, de Perrey y Kingsley, también forman parte de la banda sonora de El Chapulín Colorado, que Chespirito se atribuyó a partir de 1973, cuando su comedia El Chavo del Ocho comenzó a transmitirse con independencia de su fuente original, la serie de sketches Chespirito de 1970.

Para su tema The Elephant Never Forgets, Perrey adaptó la Marcha Turca compuesta por Beethoven como parte de Las ruinas de Atenas, música incidental que acompañó la obra teatral de August von Kotzebue. Esta marcha, la Opus 113 número 4, fue estrenada en 1812, aunque Beethoven la entresacó de sus Seis Variaciones, Opus 76, compuestas en 1809.

Sin darle crédito a Perrey ni a Beethoven, Roberto Gómez Bolaños incluyó como de su propia autoría las composiciones para sintetizador modular Moog del francés. Se las atribuyó durante 37 años, junto con otras composiciones del dúo Perrey-Kingsley, hasta que en 2009 los dos músicos experimentales demandaron a Gómez Bolaños, a Televisa, Univisión y Galavisión por utilizar sin permiso las melodías.

Al año siguiente, los desaprensivos empresarios mexicanos llegaron a un acuerdo millonario con Perrey y Kingsley para pagar los derechos de las canciones que habían utilizado en El Chavo del 8, en El Chapulín Colorado y en la rehabilitada serie de sketches Chespirito en 1980.

Para entonces, Gómez Bolaños estaba retirado de la actuación, de la dirección y la escritura de guiones y canciones, después de haber sido uno de los autores mejor pagados del país, con registro en la Sociedad General de Escritores de México (Sogem). La empresa familiar de Chespirito todavía posee los derechos de los programas basados en sus guiones; por ello, es una de las más boyantes en América Latina y Estados Unidos, así como en otras naciones del mundo.

Gómez Bolaños murió en 2014 sin dejar de recibir enormes ganancias por sus programas televisivos, discos y mercancías. Tuvo también pleitos judiciales con miembros del elenco de sus series, para impedirles utilizar los personajes que le ayudaron a crear. Fue empresario implacable, muy celoso de sus regalías como autor.

En 2002, el reconocido grupo estadounidense Kronos Quartet le rindió un homenaje a Chespirito en el álbum Nuevo. Después de varias visitas a México a partir de 1995, el violinista y fundador del conjunto, David Harrington, lanzó un disco derivado de piezas melódicas mexicanas, que produjo junto con Gustavo Santaolalla, Judith Sherman y Anibal Kerpel. Al año siguiente, Nuevo recibió un Grammy Latino por Mejor Álbum de Música Clásica y otro Grammy por Mejor Álbum Transfronterizo de Música Clásica.

Entre los 14 títulos incluidos en el álbum, el grupo incluyó Chavo Suite, arreglo de Ricardo Gallardo a La Marcha Turca de Beethoven en la versión de Jean-Jacques Perrey, con la integración del tema El Chapulín Colorado y la pieza Roberto Gómez Bolaños. Desde luego, el resultado de este popurrí debe más a Perrey que a Chespirito. Pero los integrantes de Kronos Quartet parecen decirnos, con el título y la ubicación de esa pieza en Nuevo, que consideran mexicana la música que Perrey concibió y grabó en París.

En los Estados Unidos (país de origen de Kronos Quartet), el músico Christopher Tyng deseaba en 1999 adaptar la melodía E. V. A. de Perrey para el tema introductorio de la serie Futurama, creada por Matt Groening. No pudo conseguir Tyng los derechos del tema creado por Perrey para Moog Indigo, por lo que buscó entre compositores franceses similares hasta que dio con la pieza Psyché Rock, de Pierre Henry, con la cual el DJ estadounidense Fatboy Slim preparó en 1997 un remix. Tyng se basó en esa adaptación para establecer el tema introductorio de la popular serie de dibujos animados que, pese a su creatividad, no logró superar la creación previa de Groening, Los Simpson.

Como puede verse y escucharse, la televisión ha logrado que Jean-Jacques Perrey y Pierre Henry, artistas franceses de vanguardia del siglo XX, sean naturalizados como compositores americanos al adentrarse el siglo XXI.

Acaso a los dos músicos galos (por no mencionar al ario Beethoven) les hubiese hecho exigua gracia acabar como americains, pero sin duda que esto le causaría más de una carcajada a Matt Groening, quien, al satirizar en Los Simpson al Chapulín Coloradocon el personaje El Hombre Abejorro, ineludiblemente le asignó la fisonomía de Gómez Bolaños, quien, en sus años postrimeros, agradecía públicamente a su madre no haberse deshecho de él como lo deseaba su acaudalado abuelo oaxaqueño, el cual no le perdonó a su hija el haberse casado con un modesto pintor capitalino de apellido Gómez Linares.

Tomado de https://morfemacero.com/