diciembre 6, 2021

Los defectos más comunes de los paneles solares

Los paneles solares pueden desarrollar defectos a lo largo de su vida útil, hemos elaborado una lista de los problemas más comunes. #Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...

Los paneles solares son muy fiables, y han demostrado ser no sólo beneficiosos para el medio ambiente, sino también una excelente inversión.

Su fiabilidad se debe principalmente a que son dispositivos sin piezas móviles. Esto elimina casi por completo el riesgo de fallos mecánicos y permite que los paneles requieran muy poco mantenimiento durante largos periodos de tiempo.

Sin embargo, nada es perfecto, y los paneles solares pueden desarrollar defectos a lo largo de su vida útil. Hemos elaborado una lista de los problemas más comunes que pueden surgir en tu sistema solar.

Delaminación.

La laminación de los paneles solares mantiene las células solares protegidas mediante el sellado al vacío y la fusión de la célula solar, la lámina de vidrio y la lámina posterior. Aunque estos sellos suelen ser extremadamente seguros, si el proceso de laminación no se ha realizado correctamente, puede producirse una delaminación, es decir, la separación de la unión entre estos componentes.

La delaminación suele comenzar en el borde del panel y se va abriendo paso hacia el interior. Sin un sellado seguro, la humedad y el aire pueden introducirse en el sistema, causando corrosión y una reducción sustancial del rendimiento del panel. Si ve manchas oscuras en sus paneles, esto podría ser una señal de que sus paneles están sufriendo delaminación y debería ponerse en contacto con su instalador para una inspección in situ.

Microgrietas.

Las microgrietas son grietas extremadamente pequeñas en las células solares que se originan en el envío o la instalación si no con suficientemente cuidadosos, o en defectos de fabricación. Aunque estas microgrietas no provocan una pérdida inmediata de generación de energía, los cambios en el clima y el desgaste general por el uso pueden contribuir a su crecimiento con el tiempo y convertirlas en un problema mayor. Contratar a un instalador experimentado y de confianza ayudará a reducir el riesgo de microgrietas durante la instalación.

Puntos calientes.

Los puntos calientes, uno de los problemas más comunes de los sistemas solares, se producen cuando las zonas de un panel solar se sobrecargan y alcanzan altas temperaturas en relación con el resto del panel. Cuando la corriente fluye a través de las células solares, cualquier resistencia dentro de las células convierte esta corriente en pérdidas de calor.

Las imperfecciones en los paneles, como grietas, soldaduras deficientes o la acumulación de suciedad, pueden hacer que esta resistencia aumente en una zona concentrada, provocando un punto caliente. Es importante solucionarlos de inmediato si aparecen porque, si no se controlan, pueden provocar la degradación de su sistema o incluso hacerlo irreparable.

Baba de caracol.

En ocasiones, los paneles solares pueden desarrollar pequeñas líneas marrones en la superficie, que se denominan “baba de caracol” porque dan la apariencia de que los caracoles han pasado por el panel. Los rastros de caracol suelen aparecer al cabo de unos pocos años y pueden tener múltiples causas, que a menudo se atribuyen a paneles de baja calidad.

Los defectos de estos paneles pueden permitir la entrada de humedad a través de la lámina posterior, lo que provoca la oxidación entre la pasta de plata, un material clave usado en la fabricación, y el material de encapsulado. Esta reacción hace que la parte delantera del panel se descomponga químicamente, reduciendo el rendimiento del sistema y, en última instancia, haciendo que falle prematuramente. Las babas de caracol suelen estar asociadas a microfisuras y pueden crear puntos calientes. La compra de paneles de buena calidad puede reducir sustancialmente el riesgo de que se produzca este tipo de problema.

Degradación potencialmente inducida.

La degradación inducida por el potencial, o PID, se produce debido a la elevada diferencia de voltaje entre la lámina de vidrio conectada a tierra y las células solares. Cuando esto ocurre, el circuito primario de alimentación puede producir una descarga parcial de tensión, lo que reduce el rendimiento y acelera el envejecimiento del panel.

La DPI suele producirse poco después de la instalación de los sistemas solares y puede verse agravada por las largas conexiones, las temperaturas elevadas y la alta humedad. Afortunadamente, si se detecta en una fase temprana se pueden reparar o prevenir este problema.

Problemas eléctricos.

En ocasiones, una mala instalación de tu sistema solar puede provocar problemas eléctricos. Problemas como cables sueltos o daños en el cableado causados por la corrosión o la oxidación pueden acabar reduciendo la producción de tu sistema. Si crees que tu sistema puede estar afectado por problemas eléctricos, lo mejor es que te pongas en contacto con tu instalador. Intentar reparar el problema por ti mismo te hará correr un riesgo innecesario que su instalador o un electricista autorizado están capacitados para solucionar.

Problemas con el inversor.

Un inversor solar ayuda a convertir la energía solar en corriente alterna que poder usar en tu casa. Mientras que los paneles en sí suelen durar entre 25 y 30 años, los inversores son algo menos duraderos y suelen tener que ser sustituidos cada 10 o 15 años en el caso de los inversores de cadena y hasta 25 años en el caso de los microinversores. Asegúrate de llevarlos a revisar si notas un problema con la producción de electricidad de tus paneles en esos periodos.

Fauna no deseada.

Por último, aunque te guste la fauna que visita tu casa, a veces pueden ser una molestia cuando se trata de tu sistema solar. Los pájaros y las ardillas te pueden causar problemas. Al construir sus nidos en el espacio entre los paneles y el tejado, pueden causar estragos en el cableado y otros aparatos electrónicos sensibles. Los protectores para paneles solares son una forma sencilla y eficaz de protegerse contra este problema.

Los paneles solares están hechos para durar.

Los sistemas fotovoltaicos son increíblemente fiables y requieren un mantenimiento mínimo a lo largo de su vida útil.

Sin embargo, como cualquier otro dispositivo eléctrico, son vulnerables a los defectos de fabricación y al desgaste general.

Los costes típicos de reparación de este tipo de problemas pueden variar en función de la gravedad del problema. Si observas alguno de estos problemas, asegúrate de ponerte en contacto con tu instalador para que inspeccione tu sistema lo antes posible.

Los instaladores y equipos de confianza pueden reducir considerablemente el riesgo de sufrir muchos de estos problemas.

Siempre debes hacer revisiones regulares y mantener limpios de residuos los paneles, así te proporcionaran energía limpia y fiable durante décadas.

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/

A %d blogueros les gusta esto: