octubre 8, 2021

La transición a un huerto sin labranza

¿Ha oído hablar de los beneficios ecológicos del huerto sin labranza? Cambia viejos hábitos para una transición exitosa. #Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...

¿Ha oído hablar de los beneficios ecológicos del huerto sin labranza? Cambia tus viejos hábitos con estos pasos esenciales para una transición exitosa.

¿Ahorra tiempo el jardín sin labranza?

Muchos jardineros piensan que sin la tarea de labrar, seguramente tendrán menos trabajo que hacer. Si bien es cierto a largo plazo, una transición exitosa requiere algunos otros hábitos para empezar bien.

Estos hábitos de no labranza requieren un cambio de mentalidad sobre la gestión de la tierra.

El laboreo se usa para romper y aflojar el suelo, arrancar las malas hierbas e incorporar rápidamente las enmiendas del suelo. La idea es que mientras el suelo esté suelto y libre de malas hierbas, algo debería crecer.

Sin embargo, el laboreo destruye las redes de hongos y los exudados pegajosos de los organismos del suelo que lo mantienen unido.

La labranza también destruye el humus, el componente orgánico del suelo que es necesario para la vida de las plantas.

El resultado es la necesidad de añadir más fertilizantes al suelo para compensar lo que la naturaleza habría hecho gratis.

Mucha gente se pasa al método de siembra directa porque quiere aprovechar los beneficios de los microorganismos del suelo. Estos organismos beneficiosos del suelo hacen el trabajo de mantener el suelo sano, suelto y lleno de materia orgánica.

Las siguientes acciones fomentarán que los microorganismos del suelo se instalen en su jardín y se multipliquen.

Sin embargo, para que quede claro, no será un fenómeno de la noche a la mañana. De hecho, pueden pasar algunos años antes de que empieces a notar todos los beneficios.

Jardinería sin labranza.

Paso 1: fertilizar el suelo con hierbas.

Muchas personas hablan de su lucha por la transición a un jardín sin labranza. Se quejan de que las malas hierbas estaban fuera de control, lo que hizo que muchos de ellos volvieran a labrar el suelo porque no parecía valer la pena.

Aunque es alarmante, es importante tener en cuenta que las malas hierbas son comunes en el primer año después de dejar de cultivar.

Las malas hierbas simplemente intentan hacer el trabajo que la naturaleza les ha encomendado: Fertilizar el suelo.

Ahora bien, no cabe duda de que siempre habrá malas hierbas en cierta medida, sea un jardín sano o no. Pero una sobreabundancia de malas hierbas es una indicación de que el suelo carece de materia orgánica y necesita nutrición.

Si puedes soportarlo, deja que el jardín pase un año. Aprovecha la capacidad de la naturaleza para dar al suelo lo que necesita sin mucho trabajo por tu parte.

Revisa el jardín una vez a la semana, cortando y dejando caer las malas hierbas. Este es un paso muy importante. De lo contrario, las malas hierbas se extenderán por todas partes.

Las malas hierbas cortadas y tiradas fertilizarán el suelo al descomponerse. Sus raíces en descomposición alimentarán a los organismos beneficiosos del suelo.

Paso 2: fertilizar el suelo con cultivos de cobertura.

Después de quitar las malas hierbas, pon un buen mantillo con plantas picadas de todo tipo. Las plantas y hierbas también fertilizan el suelo. La consuelda es un buen ejemplo, pero la mayoría de las hierbas culinarias o medicinales funcionan bien.

Si te inquieta dejar que el jardín vaya así, siembra un cultivo de cobertura en lugar de deshierbar y cubrir con mantillo.

Después de un año de permitir que las malas hierbas, los cultivos de cobertura y/o las hierbas fertilicen el suelo, realiza una prueba de suelo. Esto determinará qué nutrientes, si es que hay alguno, le faltan a su suelo.

Las enmiendas son digeridas por los organismos del suelo, que luego ponen esos nutrientes a disposición de las plantas. Por lo tanto, cuantos más organismos del suelo atraigas, mayor será la tasa de absorción y menos fertilizantes tendrás que comprar.

Por eso, añadir fertilizantes al suelo es un paso que viene después de gestionar el suelo en barbecho.

La agricultura industrial aún no ha aprendido esta lección. Los fertilizantes sintéticos se aplican sistemáticamente en exceso, incluso con cálculos y equipos muy técnicos. Ello se debe a que los suelos industriales carecen de la vida edáfica necesaria para digerir adecuadamente lo que se ha aplicado.

Los fertilizantes no digeridos son arrastrados por la lluvia, contribuyendo a la contaminación del agua.

Todas las actividades mencionadas anteriormente equilibrarán las cosas para que las malas hierbas sean menos en los años venideros.

Paso 3: Prepararse para plantar.

Cuando estés listo para plantar, usa una horquilla para hacer agujeros por todo el lecho del jardín para aflojar la tierra, mejorar el drenaje y quitar las malas hierbas suavemente sin remover la tierra. Es mucho menos trabajo que escardar con herramientas manuales.

Aunque se quiere dejar la tierra intacta en la medida de lo posible, los pocos centímetros superiores se removerán suavemente para desherbar, plantar y cosechar. Esta actividad permite un poco de aireación sin destruir el hábitat de los organismos del suelo o las redes de hongos beneficiosos.

Con el tiempo, tus plantas cultivadas sin labranza regularán mejor el agua, lo que les permitirá soportar periodos súper húmedos o secos.

5 formas de apoyar y proteger un suelo sano.

1. Rotación de cultivos.

Con el laboreo, las enfermedades y plagas del suelo quedan expuestas al aire y a los elementos, reduciendo así su viabilidad.

Por un lado, la próspera ecología del suelo en un jardín sin labranza puede reducir la posibilidad de que un organismo (por ejemplo, una plaga) se convierta en un problema. Sin embargo, como el suelo no se remueve con regularidad, las enfermedades y plagas que aparecen pueden persistir.

Para combatirlo, toma buena nota del jardín y rota los cultivos cada año, especialmente después de un brote de plagas o enfermedades.

Tu suelo ya estará más sano con un mayor número de organismos beneficiosos del suelo, pero esta es una forma más de preparar tu jardín para el éxito.

2. Siembra cultivos de cobertura.

Los cultivos de cobertura protegen el suelo como un mantillo, fertilizan el suelo con nitrógeno y otros micronutrientes, y atraen a los organismos del suelo. Dado que no vas a labrar el cultivo de cobertura antes de plantar en primavera, es importante seleccionar cultivos de cobertura que mueran con las heladas de invierno o que sean de corta duración.

Prueba las plantas que rompen la arcilla. El trigo sarraceno, el rábano daikon y el mijo son algunos ejemplos.

Los cultivos de cobertura pueden ayudar a mejorar la salud de su suelo después de años de labranza.

3. Evita caminar en los lechos.

En un jardín labrado, el suelo se afloja cada año mecánicamente. Sin embargo, para mantener la tierra suelta en el huerto sin labranza, hay que evitar la compactación.

La compactación destruye los organismos beneficiosos del suelo, sus túneles que permiten que el aire y el agua se filtren en el suelo, y la textura naturalmente suelta y desmenuzable del suelo sano.

Construye parterres y caminos permanentes para evitar tener que caminar en los parterres o descompactar los caminos del año anterior.

En los parterres permanentes, basta con seguir mejorando su fertilidad año tras año. Esto también ahorra tiempo.

4. Añade materia orgánica.

Añade materia orgánica, en gran cantidad, tan a menudo como puedas.

Haz tu propio compost casero. El compost de lombrices hecho en casa es una enmienda esencial en cualquier huerto o jardín. Aprende a hacer tu propio abono casero.

5. Mantillo, mantillo, mantillo.

El mantillo da sombra al suelo (hábitat para los organismos beneficiosos del suelo) y reduce la germinación de las semillas de las malas hierbas. Coloca el mantillo entre las filas de verduras, evitando el contacto con los tallos de las plantas. Puedes usar recortes de hierba o mantillo de hojas.

Las virutas de madera son un excelente complemento. Sólo asegúrate de mantenerlas sobre la tierra como mantillo y lejos de los tallos de las plantas. No las mezcles con la tierra como enmienda, ya que esto puede reducir el vigor de tu jardín.

Deja que las astillas se descompongan de forma natural sobre el suelo. En invierno, intenta cubrir el suelo con hojas trituradas.

Al principio, el huerto sin labranza es simplemente cambiar una actividad (la labranza) por otra (el apoyo a un ecosistema del suelo). Sin embargo, obtendrás más alegrías y satisfacción si aprendes a fertilizar, apoyar y proteger tu suelo.

Respeta el papel de los microorganismos y estarás en camino de tener un jardín o huerto exitoso y abundante.

¿Has hecho la transición a un huerto sin labranza? ¿Cómo ha sido tu experiencia?

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/

A %d blogueros les gusta esto: