abril 17, 2021

La tragedia de Maria Callas: drogada por Onassis, chantajeada por sus padres y estafada por su marido

Maria Callas fue drogada, maltratada y sometida sexualmente por su amante, Aristóteles Onassis, según una nueva biografía Leer#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura...

Actualizado Miércoles,
14
abril
2021

11:55

Maria Callas fue drogada, maltratada y sometida sexualmente por su amante, Aristóteles Onassis, según una nueva biografía

Maria Callas y Aristóteles Onassis, durante una gala en 1960.
Maria Callas y Aristóteles Onassis, durante una gala en 1960.

Maria Callas vivió la tragedia dentro y fuera de los escenarios. Drogada, maltratada y sometida sexualmente por su amante, Aristotle Onassis, que la abandonó por Jackie Kennedy, chantajeada económicamente por sus padres y estafada por su marido, Giovanni Battista Meneghini, la Divina pasó una vida repleta de penurias causadas por quienes más debían quererla. Adorada, eso sí, por el público, la diosa del bel canto tuvo una relación tormentosa con el amor que, 44 años después de su muerte, sale a la luz de la mano de la historiadora norirlandesa Lyndsy Spence.

A través de una nueva biografía titulada Cast a diva: The hidden life of Maria Callas, Spence, que ha tenido acceso durante los últimos tres años a una gran cantidad de documentos personales de la soprano, relata por ejemplo cómo Aristotle Onassis, el hombre más rico de su época y una de los hombres más importantes de la vida de la artista, llegó a drogarla para mantener relaciones sexuales con ella. “La información está sacada del diario de uno de sus amigos más íntimos. Hoy en día lo llamaríamos violación”, explica la historiadora sobre unos documentos que hacen referencia a 1966, once años antes del fallecimiento de la artista.

De hecho, Onassis, que debía su fortuna a su imperio naviero en Grecia, habría llegado a maltratar físicamente a la artista hasta el punto en que ella llegó a temer por su propia vida. La obsesión de él habría llegado hasta tal punto que, en un determinado momento, Callas escribió el siguiente mensaje a su secretaria: “No quiero que vuelva a llamarme para que empiece a torturarme de nuevo”.

Tampoco le fue mejor con quien le puso un anillo en el dedo. Giovanni Battista Meneghini, su marido, al que ella terminó definiendo como “una sabandija” que “se pasea por ahí como un millonario cuando no tiene un penique”, le estafó gran parte de la fortuna que había conseguido sobre los escenarios. “Mi marido todavía sigue molestándome, y eso que me robó más de la mitad de mi dinero al poner todo a su nombre desde el momento en que nos casamos. Fui una tonta… y todo por confiar en él”, lamenta ella en uno de los documentos a los que ha tenido acceso la historiadora.

La tormentosa relación de Callas con algunos de los hombres de su vida tampoco acabó ahí. Durante los primeros pasos de la joven inmigrante griega, Peter Menin, presidente en aquel momento de la Juilliard School de música de Nueva York, no se tomó demasiado bien que la soprano le rechazase, y empezó a poner a todo el conservatorio en su contra para intentar lastrar su carrera profesional. “Se ha enamorado de mí, y, como yo no siento lo mismo por él, se ha puesto en mi contra”, escribió ella en una carta dirigida a su padrino.

Si los hombres no se portaron bien con ella, tampoco lo hicieron el hombre y la mujer que más deberían haber cuidado de ella. “Callas estaba resentida con su madre, que había sido prostituta durante la guerra, por el hecho de haber intentado ofrecerla sexualmente a los soldados nazis“, apunta Spence sobre la infancia que la artista pasó en Europa. Cuando la soprano empezó a cosechar sus primeros éxitos, su madre, que había vendido historias sobre ella a la prensa, pasó a exigir su parte del pastel: “¿Sabes qué es lo primero que hacen las estrellas de cine de orígenes humildes cuando se hacen ricas? Con su primer sueldo compran una casa para sus padres y les cubren de lujos. ¿Qué tienes que decir a eso, Maria?”.

Su padre, tampoco se portó mucho mejor. “Le escribió una carta diciéndole que se estaba muriendo en un hospital de mala muerte solo para intentar que ella le diese algo de dinero”, asegura la biógrafa, que aporta documentos en los que la soprano se queja amargamente de ellos. “Estoy harta del egoísmo de mis padres y de su indiferencia hacia mí… No quiero seguir manteniendo una relación con ellos. Solo espero que los medios de comunicación no se enteren, porque si no sí que maldeciré el momento en que tuve padres”.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura

A %d blogueros les gusta esto: