La tecnología «solar nocturna» ya puede generar energía en la oscuridad

Sin sol, no hay problema. Investigadores han demostrado que el calor infrarrojo radiante de la Tierra puede usarse para generar electricidad solar por la noche. #Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/...

Sin sol, no hay problema. Investigadores de la UNSW han demostrado que el calor infrarrojo radiante de la Tierra puede usarse para generar electricidad solar por la noche.

Una extraña célula solar nocturna genera energía en un proceso inverso.

Una innovadora investigación de un equipo de la UNSW demuestra que el calor infrarrojo radiante de la Tierra puede utilizarse para generar electricidad, incluso después de la puesta de sol.

Los investigadores de la UNSW han realizado un importante avance en la tecnología de las energías renovables al producir electricidad a partir de la llamada energía solar «nocturna».

El equipo de la Escuela de Ingeniería Fotovoltaica y de Energías Renovables generó electricidad a partir del calor irradiado en forma de luz infrarroja, del mismo modo que la Tierra se enfría irradiando al espacio por la noche.

Para generar energía a partir de la emisión de luz infrarroja se usó un dispositivo semiconductor llamado diodo termorradiante, compuesto por materiales que se encuentran en las gafas de visión nocturna.

Aunque la cantidad de energía generada por el momento es muy pequeña, unas 100.000 veces menos que la suministrada por un panel solar, los investigadores creen que el resultado puede mejorarse en el futuro.

Hemos hecho una demostración inequívoca de energía eléctrica a partir de un diodo de termorradiación.

Con las cámaras de imagen térmica se puede ver la cantidad de radiación que hay por la noche, pero sólo en el infrarrojo y no en las longitudes de onda visibles. Lo que hemos hecho es fabricar un dispositivo que puede generar energía eléctrica a partir de la emisión de radiación térmica infrarroja.

Ned Ekins-Daukes, director del equipo.

Flujo de energía.

Según el profesor Ekins-Daukes, el proceso sigue aprovechando la energía solar, que llega a la Tierra durante el día en forma de luz solar y calienta el planeta.

Por la noche, esta misma energía se irradia hacia el vasto y frío vacío del espacio exterior en forma de luz infrarroja, y se ha demostrado que el diodo termodiativo es capaz de generar electricidad aprovechando este proceso.

Siempre que hay un flujo de energía, podemos convertirla entre diferentes formas.

La fotovoltaica, la conversión directa de la luz solar en electricidad, es un proceso artificial que el ser humano ha desarrollado para convertir la energía solar en energía. En ese sentido, el proceso de termorradiación es similar; estamos desviando la energía que fluye en el infrarrojo desde una Tierra cálida hacia el universo frío.

De la misma manera que una célula solar puede generar electricidad absorbiendo la luz solar emitida por un sol muy caliente, el diodo termorradiante genera electricidad emitiendo luz infrarroja en un entorno más frío. En ambos casos, la diferencia de temperatura es lo que permite generar electricidad.

Phoebe Pearce, coautora del trabajo.

El avance del equipo de la UNSW supone la confirmación de un proceso hasta ahora teórico y es el primer paso para la fabricación de dispositivos especializados, y mucho más eficientes, que algún día podrían captar la energía a mucha mayor escala.

El profesor Ekins-Daukes compara la nueva investigación con el trabajo de los ingenieros de los Laboratorios Bell, que demostraron la primera célula solar de silicio práctica en 1954.

Aquella primera célula solar de silicio sólo tenía un rendimiento de alrededor del 2%, pero ahora las células modernas son capaces de convertir alrededor del 23% de la luz solar en electricidad.

Incluso si la comercialización de estas células solares no se lleva a cabo en un futuro próximo, la tecnología de la energía solar puede ser muy eficaz: Aunque la comercialización de estas tecnologías está todavía muy lejos, estar en el principio de una idea en evolución es un lugar muy emocionante para un investigador.

Aprovechando nuestros conocimientos sobre el diseño y la optimización de las células solares y tomando prestados los materiales de la comunidad de fotodetectores del infrarrojo medio, esperamos avanzar rápidamente hacia el sueño de la energía solar nocturna.

Dr. Michael Nielsen, coautor del estudio.

El equipo de investigación cree que la nueva tecnología podría tener una serie de usos en el futuro al ayudar a producir electricidad de formas que no son posibles en la actualidad.

El equipo de investigación espera ahora que los líderes de la industria reconozcan el potencial de la nueva tecnología y apoyen su desarrollo.

Vía unsw.edu.au

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://ecoinventos.com/