abril 13, 2022

La inútil revocación solo para satisfacer el ego de AMLO

...

“Es inútil, no hace falta. El presidente fue elegido por seis años y debería cumplirlos, segundo, porque nadie ha pedido que se revoque el mandato. Yo no he visto a ninguna organización pidiendo que se revoque el mandato y no sé si tuviera efecto porque esta ley no puede aplicarse retroactivamente”.

Así opinó el tres veces candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas, el jueves pasado, al presentar su libro “Por una democracia progresista. Debatir el presente para un mejor futuro”.

Y tiene toda la razón quien fuera el primer jefe de gobierno electo de lo que fue el Distrito Federal.

Más bien lo que hoy estamos viendo es al aparato gubernamental dominado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y sus morenistas promover una ratificación de su mandato, gastando quién sabe cuántos millones de pesos en la impresión de mantas, papelería, carteles, y la contratación de innumerables carteleras espectaculares y de un buen número de personas para que, a través de las redes sociales, inviten al pueblo a que el domingo entrante acudan a las urnas para decirle que “no está solo”.

Pareciera ser que a AMLO ya se le olvidó lo que dice la constancia de presidente electo que el 8 de agosto de 2018, en la sede del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, recibió de manos de la entonces presidenta y actual magistrada de ese órgano judicial, Janine Otálora Malassis: “El ciudadano Andrés Manuel López Obrador satisface los requisitos de elegibilidad establecidos en los artículos 82 y 83 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que se le declara Presidente Electo de los Estados Unidos Mexicanos al ciudadano Andrés Manuel López Obrador para que desempeñe el cargo del primero de diciembre del año dos mil dieciocho al treinta de septiembre del año dos mil veinticuatro”.

Es decir que fue electo para el periodo que se señala en la constancia. En ningún lugar dice “o hasta el día en que se separe del cargo en caso de que el pueblo le revoque el mandato”.

Y no lo puede decir porque la reforma constitucional que autorizó la Revocación de Mandato se hizo el 20 de diciembre de 2019, casi 18 meses después de la elección del 1 de julio de 2018, y que la Ley Federal de Revocación de Mandato se publicó en el Diario Oficial de la Federación hasta el 14 de septiembre de 2021, poco más de 38 meses después de la elección presidencial que llevó a AMLO al poder.

Por eso Cárdenas dijo que “El presidente fue elegido por seis años y debería cumplirlos” y “no sé si tuviera efecto porque esta ley no puede aplicarse retroactivamente”.

En realidad fue elegido por cinco años y 10 meses y al realizarse el proceso de Revocación del Mandato dentro de unos días se estará violando lo que dice el Artículo 14 de la Constitución: “A ninguna ley se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna”.

El domingo 10 de abril serán perjudicados los 55 millones 39,913 mexicanos que el 1 de julio de 2018 votaron por un candidato presidencial bajo la idea de que gobernaría cinco años y 10 meses.

Todo para satisfacer el ego del actual presidente de México que, tal vez, el 10 de abril entre triunfante al Zócalo de la CDMX, emulando al Cristo Jesús que tanto admira, quien un domingo hace más de 2000 años entró a Jerusalén.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Tomado de https://www.eleconomista.com.mx/