abril 19, 2021

La Auditoria Superior de la Federación y el gran error (Parte II)

Por Carlos Germán Palafox Moyers En la entrega anterior señalamos que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) es el órgano técnico especializado de la Cámara de Diputados, dotado de autonomía técnica y de gestión, que se encarga de fiscalizar el...

Por Carlos Germán Palafox Moyers

En la entrega anterior señalamos que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) es el órgano técnico especializado de la Cámara de Diputados, dotado de autonomía técnica y de gestión, que se encarga de fiscalizar el uso de los recursos públicos federales en los tres Poderes de la Unión, y en general cualquier entidad, persona física o moral, pública o privada, que haya captado, recaudado, administrado, manejado o ejercido recursos públicos federales.

Esto sale a colación después de que el fin de semana se dio a conocer el Informe del resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2019, en el que se estima que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) costó 331 mil 996.5 millones de pesos, cifra que representa un incremento de poco más de 232%, en relación con los costos de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional, lo que significa que el “error” fue de poco más de 232 mil millones de pesos con respecto al monto total.

Anotamos que para algunos especialistas el cálculo del error cometido equivale a poco más del presupuesto que se otorga a las universidades públicas y a la educación media superior, más aún, señalan algunos que la cifra equivale al uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Estos datos y el informe presentado ante el Congreso de la Unión encendieron las alarmas de que algo raro debió haber pasado para cometer tan tremendo error. Es cierto que se pueden tener ciertas discrepancias metodológicas sobre los tiempos en que se ejercieron los gastos, las licitaciones y sus dimensiones; sin embargo, la sorpresa fueron los errores tan elementales en los resultados.

El 22 de febrero la ASF reconoció que existen inconsistencias en la cuantificación realizada en el marco de la auditoría, por lo cual su contenido está siendo objeto de una revisión exhaustiva, en particular en relación con la metodología utilizada para determinar el costo de cancelación del proyecto, reconociendo que el monto es menor a lo estimado inicialmente, debido a una deficiencia metodológica.

En esta entrega se analizarán los pasos que se darán en torno a las inconsistencias presentadas en las auditorías, así como el ente responsable de abordar la temática.

¿Quién es responsable de abrir la investigación sobre este caso tan polémico?

Quien atenderá la lamentable situación de la ASF es la Cámara de Diputados. Al interior de la Cámara hay una Comisión de Vigilancia, cuya función es precisamente vigilar e investigar el desempeño de la propia Auditoría y, para ello, cuenta con un órgano técnico que es la Unidad de Evaluación y Control, la famosa UEC. Este lunes 1 de marzo los integrantes de la Comisión de Vigilancia de la ASF del Congreso externaron sus comentarios respecto de la tercera entrega de resultados de la Cuenta Pública 2019, que presentó el pasado 20 de febrero David Colmenares, titular de la ASF. En esa reunión la ASF informó a la Comisión de la Cámara de Diputados que separó de su cargo, de manera temporal, al auditor especial Agustín Caso, autor de la auditoría con “errores metodológicos” sobre el costo de la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

Agustín Caso Rafael era el responsable del informe final “Auditoría a la Suspensión y Cierre del Proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (Texcoco)”, donde notificó que la cancelación del proyecto tuvo un costo 232% superior al esperado por el gobierno federal. Sin duda, la estrategia, muy vieja, de David Colmenares era el de entregar la cabeza del auditor especial y cerrar el caso. Sin embargo, la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados acordó citar a comparecer en breve al auditor especial Agustín Caso para que responda a las acusaciones en su contra de su posible “actuación política” en las auditorías al NAIM.

El planteamiento central de la reunión fue que la separación del cargo de ninguna manera lo excusa de poder estar en mesas de trabajos, ya que el objetivo central es confrontar la metodología con la que se realizó dicho trabajo.

Falso y tendencioso el informe de ASF

El presidente López Obrador sostuvo que el informe inicial de la Auditoría Superior de la Federación en torno a un sobrecosto en la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue falso y tendencioso, que generó un daño a la imagen del gobierno, y dio elementos a la oposición para tratar de señalar, falsamente, que es un gobierno corrupto e ineficiente.

El informe hace parecer que en el gobierno federal hay un desorden administrativo, falta de planeación y una ejecución no muy pulcra de los programas sociales y los proyectos de infraestructura.

Además, los medios de comunicación a nivel nacional, estatal y municipal, y de una manera sincronizada, insisten no solo en lo relacionado a la costosa cancelación, sino en otros temas, como el pago irregular en Pemex, la falta de cumplimiento de requisitos para construir obra pública, los proyectos como el del Tren Maya y el del aeropuerto que, según la oposición, no son rentables, atribuyendo también errores en la adquisición de medicamentos. Sin embargo, a muchos de ellos les cayó como un balde de agua fría las correcciones en los cálculos del sobrecosto de la cancelación del aeropuerto. Por otra parte, mucho de estos periodistas, especialmente los locales, mostraron una falta de conocimiento sobre los aspectos financieros y de inversión en la fiscalización del gasto público.

Así, el informe presentado por la ASF parece más un informe político que técnico, y la apreciación de muchos sectores de la sociedad es que se está perdiendo la confianza en la ASF como un órgano técnico apartidista, desprovisto de fines políticos.

Escenarios sobre lo que pueda suceder

Un primer escenario es que la mayoría de los diputados pidan la renuncia de David Colmenares, titular de la ASF.

Un segundo escenario es que los legisladores pidan su separación del cargo e inicien una denuncia de juicio político en su contra.

El tercer escenario, que es difícil que se cumpla, es que, en lugar de la renuncia de David Colmenares, pidan la renuncia de Agustín Caso, el auditor especial de desempeño.

Sonora y la Auditoria Superior de la Federación

Sin duda esa grave situación, de realizar mal los cálculos de la auditoría, ponen en riesgo la credibilidad de la noble institución, así como de los resultados de informes anteriores. Todos queremos instituciones fuertes, que señalen y fiscalicen la mala utilización de los recursos públicos, sin embargo, en este caso al parecer se está autodestruyendo y está perdiendo la confianza de la sociedad.

La Auditoría Superior de la Federación, encabezada por David Colmenares Páramo, entregó el informe individual de fiscalización 2017 en el cual Sonora ocupa el primer lugar a nivel nacional, junto a Querétaro, con menos monto observado en la cuenta pública de ese año, con tan sólo el 0.1 por ciento de observaciones. Es decir, para la institución hubo cero observaciones en el manejo de los recursos federales en el estado. En aquel momento el auditor señaló que la entidad logró el primer lugar a nivel nacional en el Índice del Desempeño del Gasto Público por el “buen uso de los recursos públicos”.

Más aún, según la ASF, el gobierno del Estado de Sonora obtuvo un primer lugar por tercer año consecutivo en menos montos observados en la utilización de los recursos federales en el período 2017-2019. La duda que se genera, ante la desastrosa actuación de la ASF, es si esos resultados van de la mano con acuerdos políticos, ¿desviándose de la perspectiva técnica financiera en la utilización de los recursos federales? Solo se sabrá si el próximo 6 de junio llega al gobierno del Estado una fuerza política diferente a la que actualmente lo controla; y ya sabemos que la alianza PRI-PAN-PRD solo incrementaría esa duda, y quizá peor, confirmaría las sospechas sobre esa institución.

*Docente e investigador del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora, y presidente del Observatorio Ciudadano de Seguridad y Convivencia del Estado de Sonora. Correo institucional: german.palafox@unison.mx

Notas relacionadas:

La Auditoria Superior de la Federación y el gran error (Parte I)

 

 

#Sonora #Expresion-Sonora.com —> Tomado de https://sonorainclusiva.com/

A %d blogueros les gusta esto: