abril 17, 2021

Ken Follett: “No he tenido la sensación de peligro actual desde la crisis de los misiles de Cuba”

El escritor británico presenta en Londres su nueva novela 'Never', un thiller con la sombra de la Primera Guerra Mundial, una de sus obsesiones, como atmósfera Leer#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura...

Actualizado Jueves,
15
abril
2021

19:03

El escritor británico presenta en Londres su nueva novela ‘Never’, un thiller con la sombra de la Primera Guerra Mundial, una de sus obsesiones, como atmósfera

El escritor británico Ken Follett
El escritor británico Ken FollettE. M.

Ken Follett (Cardiff, 1949) tiene una sensación de urgencia que se ha agudizado durante la pandemia. Como no tenía otra cosa que hacer en el confinamiento, se puso a escribir. Y aunque estaba aún muy reciente Las tinieblas y el alba, decidió sorprender a sus editores con un novelón de casi mil páginas ambientado en el presente. O más bien en un futuro inquietante y acaso inminente…

Never se titula el libro que habría querido “no escribir nunca”, pero que llegará inevitablemente a las librerías en otoño para dar tiempo a sus lectores. El autor de Los pilares de la Tierra despacha por zoom con un grupo de periodistas extranjeros, consciente del interés anticipado que está provocando su última criatura, fruto por su preocupación ante el rumbo que está tomando el mundo en el siglo XXI

“Vivimos en unos momentos de altísima tensión política y social”, advierte Follett. “Yo creo que no he tenido en mi vida una sensación igual, de peligro inminente. Tal vez durante la crisis de los misiles de Cuba, en 1962, pero entonces era todavía un niño. Creíamos que lo peor había quedado atrás con la Guerra Fría, pero ahora vivimos con la idea de lo peor puede ocurrir en cualquier momento”.

La chispa no fue la pandemia, sino más bien la Primera Guerra Mundial. Una de las obsesiones históricas de Ken Follet ha sido siempre “esa guerra que nadie quería y que desató de un modo accidental”. Siguiendo la misma lógica -de “cómo un suceso menor puede acabar convirtiéndose en un incidente mayor” y arrastrar a las grandes potencias a una gran conflagración- acabó ideando la trama de Never, que ocurre en un mundo muy real aunque con líderes ficticios.

Para empezar, Estados Unidos tiene finalmente a su primera presidenta. Una mujer, agente de la CIA (“espléndida y dura al mismo tiempo”), es la protagonista de la acción que arranca en Chad. Hay también un espía chino “bien conectado con la elite de su país”. Y finalmente otro agente encubierto que descubre una trama de terrorismo en el norte de África.

“He usado el mismo rigor que con mis novelas históricas, le he dedicado bastante tiempo a la investigación y me he asesorado por expertos a los más altos niveles”, asegura Follett. “Uno de ellos, lo puedo decir, ha sido Larry Summers, que estuvo en la Adminstración Clinton y fue asesor de Obama. Mi objetivo era que todo lo que cuento en la novela sea creíble, como si estuviera pasando en tiempo real”.

Advierte el autor galés que eso que llamamos “tiempo real” es en el fondo una ficción, “pues siempre hay un lapso, aunque sea muy pequeño, entre las imágenes que rebota un satélite y el momento en que las recibimos”. Su novela avanza en cualquier caso sin artificios, “de una manera muy lineal, con un suspense que va a más en cada línea”.

Y aquí lo dejamos ya, por no destripar el final. Digamos, eso sí, que el primer borrador le llevó mucho menos de lo normal: tres meses intensos, de diez a doce hora diarias, sin apenas un día de descanso. Trabajando infatigablemente a partir de las seis de la mañana. Y a falta de cines y teatros, “reservando las noches para el champán”.

A diferencia de otros autores, a Follett -que fue periodista antes que novelista- le gusta recrearse en la reescritura “porque siempre puedes mejorar el libro y reparar en errores de los que no eres consciente sobre la marcha”. Sus editores de Pan Macmillan recibieron el manuscrito el pasado mes de noviembre, y la sensación de urgencia se hizo contagiosa.

Su pesimismo relativo, para un hombre enérgico y positivo por naturaleza, ha ido a más desde entonces, aunque no hasta el punto de definir los años en que vivimos como “la nueva Edad Oscura”… “En la Edad Media, las casas eran frías, la comida era detestable y los asesinatos eran el pan de cada día. Hoy es horriblemente fácil matar a alguien, pero la violencia era entonces diez veces mayor, no había medicinas, las pandemias eran terribles”.

La peste negra acabó con una tercera parte de la población europea y fue mucho peor que el Covid“, recuerda Follett, que recreó aquel trágico contexto histórico en Un mundo sin fin, la segunda parte de Los pilares de la Tierra. “Muchos de los protocolos que todos hemos padecido este año lo inventaron en realidad las monjas en el siglo XIV”.

Vacunado ya a sus 71 años, habituado como un mal menor al “distanciamiento social” pero deseando “volver a la vida normal en un mes o así”, Follett espera que su novela llegue a las librerías a salida de este período de reflexión y que tenga un largo calado, tal vez con versión en la gran pantalla: “Ojalá que Never sea mucho más que un thriller, al igual que El Padrino es mucho más que una novela del hampa”.

Y a sus queridos lectores europeos vuelve a decirles lo que ya les dijo en aquel peculiar Friendship Tour, cuando recorrió el continente junto a Jojo Moyes, Lee Child y Kate Mosse en aquellos lejanos meses pre pandemia: “El Brexit ha sido un error, un modo de meter el palo en el ojo a nuestros vecinos y decirles con despecho: no queremos pertenecer a vuestro club… Pues bien, ahora estamos pagando las consecuencias: de los graves problemas de la compañías para exportar a Europa a los disturbios en Irlanda del Norte, porque la gente siente allí y con razón que les han dejado fuera del Reino Unido”.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

#ExpresionSonoraNoticias Tomado de http://estaticos.elmundo.es/elmundo/rss/cultura

A %d blogueros les gusta esto: