Käthe Kollwitz: una piedad en primera persona del femenino

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: