julio 28, 2021

Kamel Nacif queda exonerado por tortura a Lydia Cacho; Marín se queda en prisión

El Tercer Tribunal Colegiado en Quintana Roo exoneró a José Kamel Nacif, al dictaminar que ‘no hay prueba fehaciente’ sobre la existencia de una orden del empresario textilero para torturar a la periodista Lydia Cacho, autora del libro Los demonios del Edén, en donde denunció una red de explotación sexual infantil en la que estaban inmiscuidos varios empresarios y políticos mexicanos.

Por lo anterior, la magistrada Selina Ahidé Avante y la secretaria en funciones de magistrada Graciela Bonilla le brindaron el pasado 15 de julio un amparo liberándolo de toda responsabilidad por este delito, por lo que queda inválida la orden de aprehensión en su contra.

De acuerdo con la organización Artículo 19, los argumentos que dieron las magistradas para dar su decisión a favor de Kamel Nacif fue que en torno a la frase que se usó como prueba en su contra: ‘que le den los coscorrones a esa pinche vieja’, por ‘vieja’ se puede referir a una mujer de edad avanzada o a cualquier otra mujer y que no se refirió nunca a Lydia Cacho.

“Este órgano judicial señala en esta nueva sentencia que los hechos ocurridos los días 16 y 17 de diciembre de 2005, cuando Lydia fue aprehendida y torturada, no tuvieron relación con la publicación del libro Los Demonios del Edén: el poder de la pornografía infantil en México”.

Con esta determinación, advirtieron los abogados de Lydia Cacho, se abrió una gran ventana a la impunidad y un obstáculo para el acceso a la justicia y reparación del daño, pero además se dejo libre el camino para la absolución del resto de los acusados de torturar a la periodista, el 16 de diciembre de 2005, entre ellos el exgobernador de Puebla, Mario Marín.

Por otro lado, el juzgado tercero de distrito, con sede en Quintana Roo, le negó el amparo a Mario Marín, con el que buscaba protegerse del auto de formal prisión dictado en su contra por el presunto delito de tortura en agravio de la también defensora de Derechos Humanos.

Lo anterior, luego de resolver que el Ministerio Público Federal (MPF) había aportado suficientes indicios sobre su posible responsabilidad en los hechos.

El Góber Precioso fue detenido en febrero de este año en un operativo realizado por la Fiscalía General de la República (FGR) en un fraccionamiento de Acapulco, Guerrero.

Cabe señalar que en su caso los despachadores de justicia también desecharon otro amparo con el que buscaba que se le permitiera seguir su juicio en prisión domiciliaria, en razón de su edad y su estado de salud.

El juez consideró que Mario Marín se había evadido de la acción de la justicia por varios años, y también posee un poder económico notable, lo que hace temer que no cumpliría con los términos de la prisión domiciliaria.

[embedded content]

Portada: Especial

Tomado de https://www.themexico.news/feed/

A %d blogueros les gusta esto: