Kaibiles en el ‘narco’, soldados asesinos sueltos

Reportes de inteligencia militar dan cuenta de efectivos con entrenamiento kaibil al servicio de cárteles del narcotráfico. Estas tropas letales de élite –mexicanas y guatemaltecas– fueron cooptadas por el crimen organizado en sexenios anteriores y un número indeterminado de ellas sigue operando para la delincuencia en el territorio mexicano

El día primero de junio de 2022 “arribaron dos células armadas a Salamanca, Guanajuato, del ‘Grupo Elite’ del ‘CJNG’ [Cártel Jalisco Nueva Generación] con el propósito de hacer frente a grupos antagónicos y tomar el control de las actividades ilícitas en los [municipios] de Salamanca y Villagrán […]. Citados elementos mencionaron que recién habían culminado su adiestramiento tipo ‘Kaibil’, en la zona serrana del [estado] de Jalisco”.

Rotulado como “secreto” –el nivel más alto entre los documentos clasificados–, el informe agrega que estos integrantes de la delincuencia organizada arribaron a la zona para cometer asesinatos y encubrir a los autores intelectuales de las masacres que ejecuten: “los integrantes de las demás células armadas, recibieron la indicación de que en sucesivas ejecuciones que realicen deberán colocar mensajes atribuyéndoselas al ‘CSRL’ [Cártel Santa Rosa de Lima]” (sic).

En los partes militares e informes de inteligencia castrense –ubicados entre los archivos hackeados a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por el grupo de piratas cibernéticos Guacamaya– de manera constante se hace referencia a integrantes de los grupos de sicarios con entrenamiento kaibil. No especifica qué elementos de la delincuencia fueron parte de las Fuerzas Armadas Mexicanas y recibieron el adiestramiento directamente de la Brigada Kaibil de Guatemala y cuáles recibieron el entrenamiento extrainstitucional, por expertos que desertaron de las milicias de alguno de los dos países.

Con clave R.I. No. 2204-4466 y título “Seguimiento del ‘CJNG’ en el Mpio. de Salamanca, Gto.” (sic), el documento secreto identifica a Francisco Juárez García, Paco, como jefe de células armadas de ese cártel en la entidad zacatecana. Mientras, una persona de nombre Julián, del que se desconoce su apellido y se le poda el R15, es el encargado de las células armadas en el municipio de Salamanca. Incluso, informa la dirección exacta donde se albergan las células de élite con entrenamiento kaibil: dos inmuebles en las colonias Villa Salamanca y Arboledas.

De otros partes militares e informes de inteligencia castrense se desprende que no sólo el CJNG contaría con elementos adiestrados como kaibiles. También el Cártel de Sinaloa (CS) y el Cártel del Noreste (CN) tendrían entre sus filas de sicarios efectivos de élite con este tipo de adiestramiento. Sobre el CN, se señala que fue fundado por integrantes de Los Zetas, los cuales contaban con capacitación kaibil, la cual han transmitido a las nuevas generaciones de asesinos. De hecho, se advierte que este Cártel es el más violento del país, por encima del CJNG y el CS.

Otro documento da cuenta de la presencia de kaibiles guatemaltecos en labores de entrenamiento a integrantes de la delincuencia organizada en México. Elaborado por la Séptima Región Militar, bajo el título “Panorama. Situación de la Frontera Sur” y fechado el 3 de mayo pasado, el parte de inteligencia militar señala que no se ha detectado que kaibiles guatemaltecos operen con la delincuencia organizada en la región; pero sí podrían ser contratados eventualmente por cárteles para capacitar a sus sicarios.

“Las Fuerzas de Reacción del [décimo quinto] R.C.M. [Regimiento de Caballería Motorizado] (Comitán, Chis.) y [centésimo primero] B.I. [Batallón de Infantería] (Chicomuselo, Chis.), realizaron reconocimientos en el poblado ‘El Lagartero’ del Mpio. de Frontera Comalapa, Chis., en los cuales se observaron 2 Vehs. tipo Pick-Up, que al ver al personal militar huyeron del lugar con rumbo desconocido, al mismo tiempo 6 personas que portaban armas largas y vistiendo ropa color negro y beige, cruzaron el río hacia el país de Guatemala, C.A. [Centroamérica]” (sic).

En el lugar –agrega el documento– fueron localizados dos campamentos. En uno de ellos se encontraron parapetos, cobijas y, entre distintos tipos de ropa, uniformes tipo militar con la leyenda “Kaibil”.

No se advierte qué grupo del narcotráfico estaría entrenando con kaibiles a sus integrantes. Pero se informa que en la franja fronteriza sur operan células vinculadas al CS, bandas delincuenciales locales y el grupo delictivo guatemalteco conocido como Los Huistas, que es parte de la Mara Salvatrucha. Recientemente un nuevo actor se ha incorporado a las actividades ilícitas en la región: el CJNG.

Agrega que la hegemonía en la zona sigue siendo del CS, cuyos líderes en Chiapas son los hermanos Isidro y Jesús Gilberto Rivera Ramírez. Mientras, de la Mara Salvatrucha se identifica a Luis Alberto Ramírez López, el Chino o la Chinona, como el jefe de la pandilla en la entidad. Y hasta la fecha del informe –19 de junio pasado– no se tenía fichado al líder del CJNG.

La presencia de elementos con entrenamiento kaibil no se circunscribe a estados como Zacatecas y los municipios fronterizos de Chiapas. Prácticamente hay referencia a este tipo de efectivos en todas las regiones del país donde los cárteles se disputan con ferocidad las “plazas”.

Otro parte de inteligencia militar, fechado el 27 de julio pasado con folio GAOI/2344/, advierte de la detención de un importante generador de violencia en el estado de San Luis Potosí. Se trata de Diego Iván Bravo Colorado, apodado el Comander e integrante del CN. Se le identifica como líder de este cártel en la zona metropolitana de la entidad. Fue detenido en León, Guanajuato, por elementos de la Sedena en apoyo a la ejecución de una orden de aprehensión emitida por la fiscalía estatal.

El documento no refiere si este integrante del CN cuenta con entrenamiento kaibil, pero advierte que su jefe, aún libre, sí cuenta con este tipo de adiestramiento: Alejandro Guevara González, apodado el Kuas. Este líder estatal del CN, junto con Bravo Colorado ordenaban y realizaban “homicidios, secuestros y extorsiones en esta Entidad [San Luis Potosí]”.

Otro rastro de la presencia de sicarios con adiestramiento kaibil se ubicó en Baja California. El mismo parte de inteligencia militar da cuenta de la detención del guatemalteco José Ángel Portillo, conocido como el 18. Era el “líder de una célula de sicarios y secuestradores” del CJNG que opera en Playas de Rosarito y el sur de Tijuana y se presume que contaba con adiestramiento de Fuerzas Especiales.

A Portillo se le consideraba uno de los objetivos prioritarios de las agencias de seguridad por el nivel de violencia que estaba generando en la zona. Fue detenido en la colonia Chula Vista, de Tijuana, en una persecución que terminó a pie.

Los documentos también dan cuenta de los mensajes que se mandan entre los grupos antagónicos de la delincuencia organizada. Mediante lonas colocadas en puentes y cruceros o cartulinas dejadas junto a cuerpos de personas que fueron ejecutadas y descuartizadas, los sicarios se amenazan y dejan ver alguna información sobre sus rivales.

Hasta 25 lonas se colocaron en la zona sur de Sonora en abril de 2020. Además de acusar a las autoridades ministeriales de estar supuestamente en contubernio con uno de los bandos delincuenciales en pugna. Se refiere al entonces funcionario de inteligencia policial Alan Jesús Zataraín Castro como exintegrante de la Armada de México con entrenamiento kaibil. Dos meses después sería asesinado a plena luz del día en la zona metropolitana de Guaymas.

Otra manta, esta del 4 de septiembre de 2020, reportado en un informe de inteligencia militar sin folio, señala que el grupo de narcotraficantes conocido como los Talibanes dejó lonas en el estado de Zacatecas, específicamente en la ciudad capital, San Juan, San Marcos y Trancoso. Advierten que se lanzarán contra una serie de liderazgos antagónicos, entre los que identifica a tres con entrenamiento kaibil.

Un documento interno de la Sedena, de carácter confidencial, se titula “Reunión Bilateral México-Guatemala en el Marco de la ‘Conferencia de Comandantes de Ejércitos Americanos’”. Está fechado el 6 de noviembre de 2019. Entre varios asuntos de cooperación militar de ambas naciones, se informa que un efectivo del Ejército Mexicano –el teniente coronel Juan José Antonio Franco–se encontraba adiestrándose en el curso Kaibil Internacional para Oficiales.

FOTO: 123RF

Tal adiestramiento se llevaba a cabo en la Brigada de Fuerzas Especiales “GBPNH”, ubicada en Poptún, Péten, Guatemala, del 5 de octubre al 5 de diciembre de ese año.

Ahí se informa que entre 2012 y 2018, un total de 17 integrantes de la Sedena realizaron cursos en Guatemala, pero no se señala cuántos de ellos eran de tipo kaibil. No se habla de los integrantes de la Secretaría de Marina (Semar) también enviados a adquirir ese adiestramiento.

En 2013, Contralínea reveló (edición 335 https://contralinea.com.mx/portada/kaibiles-mexicanos-al-servicio-de-la-patria/) que entre 2002 y ese año, al menos 53 militares habían sido enviados por el gobierno de México a adiestrarse con las Fuerzas Especiales Kaibil del Ejército de Guatemala. “De ellos, 39 regresaron con la boina púrpura y el parche negro-amarillo que los distingue como kaibiles. Los restantes no superaron el rudo adiestramiento. Uno murió por paro cardiaco mientras recibía la instrucción. Durante el sexenio de Felipe Calderón, sólo fueron considerados para el curso los efectivos de la Semar”.

Ahora, un documento confidencial de la Sedena, fechado el 24 de octubre de 2017, da cuenta de una baja mexicana por causas médicas durante el rudo entrenamiento kaibil. El teniente de infantería Francisco Javier Tejeda Monfil recibió varios golpes en el costado izquierdo que le impidieron continuar.

Entre los casos exitosos de entrenamiento kaibil se encuentra el del general brigadier, diplomado de Estado Mayor, Jorge Enrique Martínez Medina. Además su preparación académica, con varios posgrados y doctorado en administración para la seguridad nacional, muestra en su currículum haber aprobado el Curso de Adiestramiento y Operaciones Especiales Kaibil en la República de Guatemala. Desde el día primero de junio pasado es el coordinador estatal de la Guardia Nacional en Baja California.

En contraste, se recuerda el caso de Óscar Osvaldo García Montoya, la Mano con Ojos, sicario de élite de los Beltrán Leyva, exlugarteniente de Édgar Valdez Villarreal, la Barbie, y quien había creado su propio cártel en la ciudad capital del país. Sin empacho dijo en agosto de 2011 que había matado a 300 personas con sus propias manos, pues era lo que sabía hacer: “Fui capacitado para matar… Soy una persona entrenada para matar y para matar y…” (https://contralinea.com.mx/portada/tropas-de-elite-contra-la-sociedad/).

En un interrogatorio, luego de haber sido detenido en agosto de ese año, aseguró haber sido cabo en el Cuarto Batallón de Infantería de Marina de la Armada de México, con sede en La Paz, Baja California Sur, y haber sido enviado a cursar seis módulos de Fuerzas Especiales: “Fui entrenado en Guatemala; soy kaibil”.

Los kaibiles son reconocidos como los militares de élite de América Latina con más capacidad de resistencia y ferocidad; pero también por ser, en el pasado, autores de ejecuciones sumarias, violaciones y torturas cometidas contra insurgentes y población civil.

Una de ellas, ocurrida en la comunidad Las Dos Erres, del Petén, Guatemala, entre el 6 y el 8 de diciembre de 1982, se encuentra entre los actos más brutales cometidos por Fuerzas Armadas contra población civil. Ahí fueron asesinados atrozmente alrededor de 500 hombres, mujeres y niños inermes. Los infantes, incluso, fueron despedazados frente a sus madres sólo porque se sospechaba que en esa comunidad había simpatizantes de la guerrilla.

La dureza del entrenamiento kaibil es distinguido por poner en el límite de sus capacidades físicas y sicológicas a los soldados. Implica la ingesta de animales crudos y es famosa por despojar al entrenado de todo sentido de compasión y clemencia. Aquellos que concluyen el adiestramiento serán capaces de sobrevivir en condiciones extremas, privados incluso de armas y sabrán desempeñarse con destreza en una guerra irregular, hacer demoliciones, detectar y desactivar minas, efectuar ataques de aniquilamiento, maniobras de inteligencia, penetraciones en territorio enemigo y reabastecimiento aéreo.

Las tropas Kaibil tiene como lema: “Si avanzo, sígueme; si me detengo, aprémiame; si retrocedo, mátame”. Se trata de una adaptación moderna de una arenga de guerra utilizada por Henri du Vergier, conde de la Rochejaquelein, en el siglo XVIII. El nombre “Kaibil” busca hacer honor a un mítico gobernante maya, Kaibil Balam, quien nunca habría sido capturado por el conquistador Pedro de Alvarado en el siglo XVI. El Centro de Adiestramiento y Operaciones Especiales Kaibil (ahora Brigada de Fuerzas Especiales Kaibil), del Ministerio de Defensa de Guatemala fue fundado el 5 de marzo de 1975.

Un documento clasificado, titulado “Anexo ‘A’ del Msje. C.E.I. No. Complan/080” está fechado el 21 de abril de 2020. Ahí se propone el empleo de las Alas Aeromóviles y Puentes de Fuerzas Especiales para distinguir a las tropas con este tipo de capacitación.

Se señala que el Cuerpo de Fuerzas Especiales del Ejército estaba próximo a cumplir 30 años. Rinde un reconocimiento a los “primeros instructores que impartieron adiestramiento táctico y técnico de Fuerzas Especiales”, quienes “adquirieron los conocimientos en diversos Ejércitos del mundo, trayendo consigo una gran innovación y evolución tanto al adiestramiento como al equipo, material diverso e insignias y puentes de los cursos de combate, tales como: Ranger, Air Bone, Special Forces (Estados Unidos), Kaibil (Guatemala), Lancero (Colombia), Comando Chileno (Chile) y Comando Peruano (Perú), entre otros”.

Te puede interesar: AMLO: fue un engaño, la guerra contra el narcotráfico de Calderón

Tomado de https://contralinea.com.mx/feed/