febrero 24, 2021

Kafka: La Metamorfosis, un relato aterrador y cotidiano

La Metamorfosis de Franz Kafka es sin duda el texto más popular de su autoría. Es un relato perturbador y directo que, en muchos casos, ha sido el responsable de que numerosos lectores interesados en adentrarse en el mundo kafkiano, desistan...

Puente de San Carlos, en Praga. Foto: ivabalk

La Metamorfosis de Franz Kafka es sin duda el texto más popular de su autoría. Es un relato perturbador y directo que, en muchos casos, ha sido el responsable de que numerosos lectores interesados en adentrarse en el mundo kafkiano, desistan de continuar por este camino.

La obra se publicó en 1915 en alemán con el título “Die Verwandlung” cuya traducción al español es “La transformación”, sin embargo, la palabra “metamorfosis” nos acerca más al contenido místico que envuelve al protagonista y al mundo que lo rodea.

El relato está dividido en tres partes que nos describen la transmutación de Gregor Samsa, un comerciante encargado de mantener a su familia, en un gigantesco insecto y la manera en la que este evento cambia por completo, con un tono absurdo, su existencia. Kafka nos muestra una realidad fantástica con una frase contundente desde el inicio de la obra, lo cual no da lugar a ningún enigma. “Una mañana, cuando Gregor Samsa despertó, después de un sueño intranquilo, se encontró en su cama transformado en un monstruoso insecto.” Gregor va descubriendo su transformación con pesadez y cansancio, observa sus nuevas patas, su abdomen, su caparazón y se da cuenta de la dificultad que tiene para levantarse de la cama.

Para nuestra sorpresa la preocupación más grande de Samsa no es su aspecto monstruoso sino llegar a tiempo a su trabajo. Un colaborador decide pasar a su casa debido a su inusual retraso. Con gran dificultad Gregor se levanta y abre la puerta de su habitación, es entonces cuando su familia se da cuenta de su aterrador aspecto.

Grete, una hermana amorosa y preocupada por Gregor, lo alimenta y limpia su cuarto sin lograr entender la nueva apariencia de su hermano. Sus padres no saben cómo reaccionar a dicha situación y crece cada vez más la preocupación de poder sobrevivir ante la falta de sustento económico, pues es imposible que su hijo pueda ir a trabajar.

Esta dificultad genera que la familia busque nuevas alternativas para subsistir recortando gastos del hogar e incluso deciden alquilar las habitaciones de su casa. Mientras tanto, Samsa vive en su habitación aislado de todo contacto para evitarles una tristeza innecesaria.

Una noche, Grete toca el violín para los invitados y Gregor encantado por la música decide ir al salón. Pronto es descubierto por los inquilinos que enfadados deciden abandonar la casa sin pagar su estancia, ya que les resulta inaceptable compartir su hogar con tan asqueroso insecto.

La situación se vuelve insostenible, Gregor Samsa se convierte en una amenaza a los grandes esfuerzos que hacen todos para conseguir algún ingreso. Lleno de culpa, vuelve a su cuarto y decide dejarse morir.

Si la narrativa es tan directa y nos deja poco espacio para la imaginación, ¿entonces por qué es tan mística? La transformación más escalofriante no es el misterio de un hombre convertido en un insecto, sino la metamorfosis de un hombre que pasa de ser útil a una fastuosa carga. Aislado y lleno de culpa ante su inutilidad decide morir, cosa que es aceptada por su familia y así evitarse la pena de ser los responsables de su desdicha con una acción directa.  

El monte Kafka está lleno de situaciones fantásticas que se desenvuelven en el hastío cotidiano de un mundo moderno que deshumaniza. Aleja al ser humano de sí mismo. El egoísmo, la soledad y la pérdida de la identidad son características tangibles en toda su obra y La metamorfosis no es la excepción. Gregor Samsa nos es presentado como un hombre que sin cuestionamientos acepta cargar con la responsabilidad familiar, sin amigos ni pareja, sin pasatiempos o distracciones que lo conviertan en un ser humano pleno. Renuncia a su propia realización ante las necesidades de los demás y que pierde todo su valor cuando deja de ser útil, despojado de todo propósito en la vida.

En su narrativa, Kafka nos muestra una problemática transcendental para el hombre moderno que es esclavo de la productividad y la utilidad para con su entorno.  Una terrible transformación que nos aleja del ser, reducidos al hecho de ganar dinero sin preocuparse por uno mismo. La transformación de Samsa nos hace cuestionarnos en donde radica el valor real de un ser humano en una sociedad que nos aísla, nos desdibuja haciéndonos perder nuestra identidad y al mismo tiempo nos dirige, sin darnos cuenta, a una vida sin sentido.  

#Sonora #Expresion-Sonora.com Tomado de http://Elfaronorte.com/feed

A %d blogueros les gusta esto: